Abril-Martorell revoluciona por cuarta vez la cúpula directiva de Indra
  1. Empresas
tras volver a los beneficios

Abril-Martorell revoluciona por cuarta vez la cúpula directiva de Indra

El presidente de la empresa participada por el Estado y los March aprueba cambios significativos en las direcciones generales y en el comité de dirección

placeholder Foto: El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell. (EFE)
El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell. (EFE)

Fernando Abril-Martorell ha decidido renovar la cúpula directiva de Indra por cuarta vez en el año y nueve meses que lleva al frente de la compañía. Según aseguran fuentes próximas a la empresa participada mayoritariamente por el Estado, el consejo de administración aprobará cambios significativos en las principales direcciones generales del grupo, con la salida de Juan Tinao, un histórico de la empresa, y el fichaje de un directivo de Cap Gemini.

Se trata de Hitesh Chaturvedi, ex responsable de la consultora para Latinoamérica. Chaturvedi llega a Indra con los galones de director general y como responsable de Servicios Globales, Producción y Medio. Sustituye a Tinao, que deja la multinacional española en la que empezó a trabajar en 1990. Veintiséis años en los que ha desarrollado funciones directivas en el área de Estrategia y Desarrollo corporativo, en la división de Energía, Telecomunicaciones y media y en la expansión del grupo al otro lado del Atlántico.

Chaturvedi, que ha trabajado el último año y medio en Cap Gemini, formará parte de la primera línea directiva de Indra tras desarrollar gran parte de su carrera profesional en Tata Consultancy. Su incorporación coincide con un relevante movimiento de piezas en la cúpula ejecutiva de la compañía participada en un 20% por el Estado y en un 11,32% por Corporación Financiera Alba, el 'holding' de inversiones de los March.

Según aseguran distintas fuentes, Abril-Martorell ha decidido que José Manuel Pérez-Pujazón deje la codirección general de Defensa y Seguridad, el principal área de negocios de Indra, para hacerse responsable de la división de Transporte. En consecuencia, Carlos Suárez se queda al frente del negocio militar, el más estratégico del grupo tras año y medio compartiendo una bicefalia que no ha terminado de funcionar. En el área de Gestión de Tráfico Aéreo, Gonzalo Gavín pasa a codirigir la dirección general con Rafael Gallego. Gavín será responsable de Tráfico Aéreo Internacional y de Indra Navia, mientras que Gallego se responsabilizará de la gestión de los programas europeos.

Por otra parte, David Heredero se incorporará a Indra en enero de 2017 como responsable del área de TGP/Tecnología de Gestión de Producto, que pasa a depender del consejero delegado. Heredero llegará a Indra tras haber ocupado los cargos de 'chief operating officer' y 'chief technology officer' de la empresa energética TECSIS - Clean Power for the World. Anteriormente ocupó puestos de alta dirección en compañías como TPI Composites, Gamesa o LM Glasfiber.

Estos cambios llegan después de que en febrero de este año la compañía anunciara la tercera revolución de la organización directiva con el objetivo de perseguir “una mejor planificación de los recursos, un aumento de la eficiencia y un mayor enfoque en comercial”. A principios de este año, Indra reestructuró la división de Defensa en cuatro unidades, mientras que la Dirección General de Tecnología de la Información se organizó en cinco áreas. Por otra parte, la Dirección General de Producción, que ahora estará en manos de Chaturvedi, pasó a depender directamente del consejero delegado, Javier de Andrés.

Esta revolución fue la tercera que acometió Abril-Martorell desde su desembarco en la empresa participada por el Ministerio de Defensa hace justo 21 meses. El 30 de abril de 2015, ya tomó medidas para mejorar el control de la gestión, simplificar la estructura y agilizar la toma de decisiones. Después, en septiembre, anunció la destitución de tres directores generales, los cuales fueron bonificados con suculentas indemnizaciones. Una limpieza que prosiguió en octubre con el cambio del director financiero.

La compañía alcanzó un beneficio neto de 31 millones de euros en el primer semestre de 2016, frente a las pérdidas de 436 millones registradas en el primer semestre de 2015. Los ingresos en el primer semestre del año sumaron 1.332 millones de euros, un 5% menos que en el mismo periodo del año anterior (un 1% menos en moneda local), mientras que el beneficio bruto de explotación (ebitda) se situó en 100 millones, cinco veces más que en el mismo periodo de 2015.

Noticias de Indra Fernando Abril-Martorell Carlos Suárez Ministerio de Defensa Javier de Andrés
El redactor recomienda