DENUNCIA PENAL DE la AGENCIA TRIBUTARIA

Un juez investiga a Delso y Gomis (Isolux) por repatriar dinero de Holanda sin declarar

Hacienda acusa a los empresarios y a sus esposas de delito fiscal. La denuncia afirma que simulaban préstamos de 19 millones al año para no pagar impuestos por los dividendos de la firma

Foto: Luis Delso, expresidente de Isolux Corsán.
Luis Delso, expresidente de Isolux Corsán.

Luis Delso y José Gomis (dueños de un 52% de Isolux-Corsán) tienen un nuevo frente en los tribunales. A sus problemas en la Gürtel y en el caso Pujol, se une que la Agencia Tributaria les denunció hace unos meses en un juzgado de plaza de Castilla por un delito fiscal, según fuentes próximas al caso. Delso y Gomis tienen sus acciones de Isolux en firmas en Holanda, donde no se tributa por los dividendos. La Agencia Tributaria sostiene que de ahí sus propias firmas prestaban dinero a los dueños en España y esos préstamos eran condonados mediante ingeniería fiscal. Hacienda considera que son operaciones simuladas con el único fin de eludir el pago de impuestos, y como la cantidad supera los 120.000 euros por ejercicio, supone delito fiscal. Llegaban a traer a España con este sistema unos 19 millones de euros al año. La defensa no ha querido comentar la información.

La operación de Delso, Gomis y sus esposas era un clásico de la ingeniería fiscal. Son los principales accionistas de Isolux, un grupo especializado en infraestructuras, concesiones y renovables que "cerró el primer semestre del año con una cifra de negocio de 768 millones de euros, un beneficio bruto operativo (ebitda) de 50 y unas pérdidas de 272 millones", según la empresa. En 2015, facturó 2.189 millones.

Ya usaron sus matrices en Holanda para plantear arbitrajes internacionales contra España por los recortes de las primas a las renovables

Pero sus acciones eran formalmente de la holandesa Charanne BV y de la luxemburguesa Construction Investments SARL, que a su vez depende de otra BV en Holanda. Construction Investmenst SARL valoraba a final de 2014 sus acciones de Isolux (el 52%) en 329,5 millones de euros. Estas sociedades son las que reciben los millonarios dividendos que Isolux transmitía cada año a sus máximos accionistas. En Holanda y en Luxemburgo, al contrario que en España, no se tributa por los dividendos de las acciones. Esto es perfectamente legal, siempre que el dinero luego se invierta ahí o se declare si vuelve a España.

Pero Hacienda ha rastreado qué pasaba con esos dividendos. Y tras salir de España emprendían viaje de vuelta. Las sociedad holandesa (de Delso y Gomis y sus familias) daba préstamos a Delso y Gomis y sus familias en España. Cuando había que devolver el préstamo, la sociedad holandesa reducía capital. En una reducción de capital normalmente se da a los socios parte del activo de la compañía, pero en este caso lo que hacían era condonar la deuda (en otra operación exenta de impuestos). La reducción de capital coincidía con la cantidad prestada a los dueños. Todo cuadraba. Es decir, Delso, Gomis y sus familias se prestaban dinero de Holanda a España y luego se lo perdonaban a sí mismos.

Hacienda considera que todo esto era una simulación y que han cometido delito fiscal. Por eso los denunció hace unos meses. El caso ha recaído en el juzgado de instrucción 38 de plaza de Castilla. La instrucción acaba de comenzar y la defensa corre a cargo del exmagistrado de la Audiencia Nacional Carlos Bueren, hoy socio en Uria Menéndez. Este diario ha intentado, sin éxito, obtener la versión de Delso a través de su defensa. Su estrategia se basa en sostener que sí pagaron impuestos por el préstamo, aunque esos son infinitamente menores que si hubieran declarado directamente los dividendos en España. Luis Delso fue relevado como presidente de Isolux el pasado verano ante la difícil situación que atraviesa la compañía, con una deuda de unos 4.000 millones. Fue sustituido por Nemesio Fernández-Cuesta.

Llegaban a repatriar alrededor de 20 millones al año en dividendos de Isolux sin tributar por ellos

Delso y Gomis ya utilizaron sus matrices holandesas para ir contra España por los recortes a las renovables. Plantearon dos arbitrajes internacionales contra España ante la Cámara de Comercio de Estocolmo, algo reservado a inversores extranjeros. Otra empresa española como Abengoa realizó una operación similar. Presentarse como inversor extranjero les permitía no ir al Supremo sino a arbitrajes internacionales, donde pensaban que tendrían más oportunidades. Sin embargo, los dueños de Isolux han perdido los dos arbitrajes que plantearon en Estocolmo. En el primero de ellos fue condenado a pagar 1,3 millones en costas.

El uso de una sociedad instrumental en Holanda para plantear un arbitraje contra España generó malestar en el Ministerio de Industria, que consideró el caso como extremadamente desleal. Isolux, una empresa española, recibía millonarias primas de los consumidores españoles y se las llevaba a Holanda para pagar menos impuestos. Luego usaba eso para presentarse como un inversor internacional y acogerse al tratado internacional de la Carta de la Energía. Ahora no solo han perdido los arbitrajes sino que tendrán que explicar ante un juez esas operaciones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios