TANTO PARA LA ABOGACÍA DEL ESTADO

Segunda victoria de España en un arbitraje internacional por el recorte renovable

Isolux pierde en su reclamación contra el Gobierno por la rebaja de primas a la fotovoltaica. La empresa española utilizó una filial en Holanda para demandar en Estocolmo

Foto: Una planta fotovoltaica de Isolux.
Una planta fotovoltaica de Isolux.

Segunda victoria para España en un arbitraje internacional por los recortes a las renovables. La Cámara de Comercio de Estocolmo ha desestimado la reclamación de Isolux para compensarle por la rebaja de primas del PSOE y por el impuesto del 7% a la generación renovable que fijó el Gobierno del PP, según ha podido saber El Confidencial. El laudo, sujeto a condiciones de confidencialidad, da la razón a la Abogacía del Estado, que creó un grupo específico para defender a España de los 30 arbitrajes que tiene en contra, en que fondos internacionales reclaman miles de millones. En enero, España ya ganó el primer caso

En 2013, Isolux Infrastructure Netherlands presentó una de las primeras reclamaciones contra España. Aunque la compañía es española, utilizó una firma en Holanda para poder acudir a un arbitraje internacional. Las empresas españolas solo podían recurrir el recorte ante los tribunales nacionales, pero hubo firmas -como Isolux y Abengoa- que consideraron que en un arbitraje internacional tenían más opciones de ganar y utilizaron filiales en el exterior para ir contra España.

Isolux, que anoche no quiso comentar la resolución, reclamó bajo la Carta de la Energía, un tratado creado para garantizar las inversiones internacionales en el sector. Este marco prevé tres foros para demandar: el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi), la Cámara de Comercio de Estocolmo (SCC) y Uncitral, las reglas de derecho mercantil de la ONU. Isolux acudió a Estocolmo, donde las reglas de confidencialidad son mayores.

Fondos internacionales han planteado 30 arbitrajes en los que reclaman miles de millones

En enero pasado, la SCC rechazó el primer arbitraje interpuesto por Isolux mediante Charanne y Construction Investments, empresas a través de las que Luis Delso y José Gomis controlan Isolux. Estas reclamaron en Estocolmo unos 17 millones de euros. Después de años de peritajes, vistas y densa pugna jurídica, los árbitros designados en ese primer caso fallaron que había jurisprudencia previa en España del Supremo e informes de la Abogacía del Estado como para que los inversores supieran que la normativa no era inmutable y que existía el riesgo de que las primas a las renovables cambiasen. Además, obligaron a Isolux a pagar 1,3 millones en costas. El Constitucional español también avaló los recortes.

El primer arbitraje lo llevó la Abogacía del Estado junto al despacho Herbert Smith Freehills, que ganó un concurso para defender a España en los primeros casos. Conforme se multiplicaron las reclamaciones, la Abogacía del Estado creó un grupo específico para defender los recortes aprobados primero por el Gobierno del PSOE y del PP después. Había en juego miles de millones de euros en reclamaciones y lo habitual era contratar despachos internacionales. Hasta entonces, solo Canadá se defendía en estos casos. Fondos soberanos del Golfo, empresas públicas alemanas, fondos de pensiones de EEUU, multitud de inversores internacionales invirtieron en renovables en España con el Boletín Oficial del Estado como garantía y pedían compensación por los recortes sucedidos desde 2011.

La peculiaridad del segundo caso es que Isolux incluyó allí una reclamación por el impuesto del 7% a la generación que aprobó el Gobierno del PP. Con ese impuesto, Hacienda quería evitar nuevos recortes de primas por el temor a perder estas demandas. En estos arbitrajes, cada una de las partes designa un ponente y el órgano donde se dirime pone al presidente. La terna decide y las partes se someten a su decisión.

España ha intentado sin éxito que casos como este, planteados por empresas de la UE, fueran vistos por la justicia europea y no por arbitrajes regidos por la Carta de la Energía. Aunque sus decisiones no crean jurisprudencia y hay tres órganos de arbitraje distintos, lo frecuente es que se guíen por casos anteriores. De hecho, dos de los árbitros designados en este arbitraje, Guido Tawil y Claus von Wobeser, designados por Isolux y España respectivamente, ya estaban entre los árbitros del primer laudo

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios