el problema de la despoblación

Zara triunfa en el mundo... pero falla en la austera Castilla y León

El cierre de la única tienda Zara en Palencia pone en evidencia el modelo de negocio de la cadena en zonas despobladas: Soria, Segovia y Ávila tampoco tienen este escaparate

El cierre de cualquier tienda de Zara siempre es noticia. Todavía más, cuando deja a una capital de provincia sin ningún escaparate de la multinacional marca. Esto es lo que está a punto de ocurrir en Palencia, ciudad donde este lunes se comunicó a la plantilla la decisión del grupo de clausurar el próximo 26 de julio el establecimiento que tiene en la calle Mayor, el único de la castellana urbe.

[Lea aquí: 'Inditex gana el 6% más en su primer trimestre con el 12% más de ventas']

La noticia, adelantada ayer por 'El Norte de Castilla', es un auténtico jarro de agua fría tanto para los clientes como, sobre todo, para los 21 empleados del establecimiento, a quienes Inditex ha ofrecido ser recolocados en otros establecimientos del grupo en localidades cercanas. Un guante tendido que la plantilla ha rechazado, quizá porque esta alternativa suponga para la mayoría de ellos tener que recorrer cada día las heladas carreteras de Castilla y León.

La opción de recolocación es harto complicada en la comunidad más hostil para los intereses del gigante de la moda, hasta el punto de que el 30% de las capitales castellanoleonesas carece de una tienda Zara. Ni Segovia, ni Soria, ni Ávila tienen un solo escaparate del buque insignia de Inditex, vagón de cola al que podría terminar uniéndose Palencia si la compañía echa el cierre el próximo mes.

Palencia se enfrenta al cierre de su única tienda Zara.
Palencia se enfrenta al cierre de su única tienda Zara.

Desde el grupo controlado por Amancio Ortega insisten en señalar que "Zara lleva desde 1981 en Palencia y quiere continuar en la ciudad, tiene la mejor disposición de quedarse en Palencia y así se lo hemos comunicado al alcalde". Sin embargo, esquivan aclarar si la decisión de cerrar el establecimiento de la calle Mayor se debe a la imposiblidad de llegar a un acuerdo con el propietario del local, y tampoco especifican si tienen ya localizada alguna otra ubicación para abrir una nueva tienda.

A la espera de acontecimientos, la realidad es que la austera Castilla es un punto negro en el inmaculado currículo de Zara, un auténtico expediente X que convierte a esta comunidad en una especie de irreductible aldea de Astérix incapaz de ser conquistada por el imperio gallego. De hecho, solo hay otras tres capitales de provincia en toda España que carecen de un escaparate de Zara: la también castellana Cuenca, aunque en este caso manchega, y las aragonesas Huesca y Teruel.

El problema de la despoblación

¿Por qué el grupo de moda, que cuenta con 2.002 tiendas repartidas por todo el mundo, apenas tiene presencia en Castilla y León? "Probablemente se trate de un problema de falta de población, tanto de la capital como de su área de influencia, ya que las áreas despobladas son zonas complicadas para todos los negocios de volumen", explica Francisco Fernández Reguero, consultor experto en temas de distribución.

Las capitales de provincia menos pobladas de España son, por este orden, Teruel, Soria, Huesca, Segovia, Cuenca y Ávila, todas ellas urbes sin tienda Zara; mientras que si la clasificación se amplía a su área de influencia, es decir, a toda la provincia, la peor nota es para Soria, seguida de Teruel, Cuenca, Huesca, Zamora, Cáceres, Ávila y Palencia.

La cadena Kiddy's sí logra estar presente en las capitales donde no consigue entrar Zara.
La cadena Kiddy's sí logra estar presente en las capitales donde no consigue entrar Zara.

Esta ausencia no es por falta de interés, a tenor de los constantes rumores que sacuden a ciudades como Segovia, donde la prensa local ha publicado en repetidas ocasiones el afán tanto de Inditex como del brazo inmobiliario de Amancio Ortega, Pontegadea, por encontrar un local donde poder abrir una tienda Zara. Ubicación nada fácil de localizar, a tenor de los resultados, ya que el mimo con el que cuida el grupo gallego los escaparates de su principal insignia, unido a su estricta política de control de costes, le hacen ser especialmente exigente.

Palencia es un ejemplo, ya que mientras la elitista calle Mayor era la pasarela de la gran cadena de moda, su hermano menor Pull & Bear está alojado en el centro comercial Las Huertas. Algo parecido ocurre en Segovia, donde Inditex tiene presencia a través de sus marcas Oysho, Stradivarius y Kiddy's Class en el centro comercial Luz de Castilla; mientras que en el soriano Camaretas cuenta con establecimientos de Pull & Bear, Bershka, Stradivarius y Kiddy's Class.

Llama la atención que la enseña infantil del grupo gallego, que el 'holding' aloja dentro del paraguas de Zara, sí que cuenta con establecimiento propio en todas las capitales de provincia donde su 'madre' todavía no lo ha conseguido, con la única excepción de Teruel, donde tampoco está, un vacío absoluto al que también se enfrenta Palencia si, finalmente, se clausura el establecimiento de la calle Mayor.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios