quiere ampliar la investigación

El rival mexicano de OHL aterriza en España para empujar el caso en Anticorrupción

Paulo Díez, representante legal de Infraiber, ha decidido crear su propia estructura en España para denunciar directamente en la Fiscalía Anticorrupción el caso de OHL México

Foto: Sede de la Fiscalía Anticorrupción en Madrid
Sede de la Fiscalía Anticorrupción en Madrid

Paulo Díez Gargari continúa con la campaña de acoso y derribo. Gargari es el representante legal de Infraiber, sociedad que lleva meses denunciando presuntas irregularidades de OHL México, y ha estado esta semana en España con un doble objetivo. Por una parte, el abogado ha decidido contratar los servicios de una asesoría jurídica "para hacerle llegar a Anticorrupción toda la documentación" relacionada con esta trama, y por otra, ha dedicado todo su tiempo a sentarse con diversos medios de comunicación para darles a conocer de primera mano sus argumentos.

La disputa entre Infraiber y OHL tiene su origen en el contrato que el estado de México hizo a la primera para que instalara su sistema de medición del tráfico, SIVA, en ocho concesiones aztecas, de las cuales, dos son del grupo controlado por Juan Miguel Villar Mir. Sin embargo, las propias autoridades públicas decidieron rescindir este contrato antes de que se instalara en todas las autopistas, momento a partir del cual Infraiber comenzó un duro enfrentamiento con OHL México y el Gobierno mexicano.

El conflicto se había mantenido al otro lado del Atlántico hasta que, hace un año, unas grabaciones entre directivos de la constructora y miembros de la Administración azteca se filtraron a través de YouTube, golpeando seriamente tanto a OHL como a su filial mexicana, y sembrando el terreno para que la Fiscalía Anticorrupción española enviara una rogatoria a México, como adelantó este medio y terminó reconociendo la Procuraduría General de la República (PGR). En el grupo español, siempre se ha sospechado que Infraiber está detrás de estas escuchas.

Josep Piqué, Juan Miguel Villar Mir y Juan Villar-Mir de Fuentes. (EFE)
Josep Piqué, Juan Miguel Villar Mir y Juan Villar-Mir de Fuentes. (EFE)

Uno de los frentes que Díez está pidiendo investigar es el presunto pago de funcionarios públicos por parte de OHL para lograr concesiones, inflar ingresos y evitar que un tercero (Infraiber) las audite, porque eso echaría por tierra todo el negocio. El problema es que centra toda la trama en Conmex, y esta es solo una de ocho concesionarias que México le encargó auditar. Las otras pertenecen a importantes hombres como Carlos Slim, David Peñaloza, Héctor Ovalle, o la familia Hank-González. Todo ello sin olvidar a la constructora ICA, cuya reciente quiebra ha cogido de lleno a Santander, BBVA y Caixabank.

Cuando se le pregunta a Díaz por qué no está tomando las mismas acciones contra todas las concesionarias, el abogado se muestra esquivo y trata en varias ocasiones de llevar la entrevista en otra dirección, hacia la manera que tiene OHL de contabilizar sus ingresos futuros, aunque termina admitiendo que "cuando se enteran de que van a ser auditadas, no le hace gracia a ninguna".

Siempre centrado en Conmex, el representante de Infraiber denuncia, con papeles encima de la mesa, que la inversión pendiente de recuperar que aparece en los estados contables de OHL México duplica a la oficial, a la realmente reconocida por las autoridades aztecas. "No hemos detectado este problema en las otras concesionarias", responde ante la insistente pregunta de por qué no toma las mismas acciones contra todas las empresas.

Autopista Urbana Norte en México. (OHL)
Autopista Urbana Norte en México. (OHL)

Caso distinto es la presunta corrupción que Infraiber deja entrever que hay detrás del progresivo incremento que México reconoce a OHL como inversión pendiente de recuperar. "A partir de 2011 no hay más inversión y, sin embargo, esta cifra sigue creciendo", denuncia. ¿Y con el resto cómo lo hace, por qué no lo denuncia? "No voy contra el resto porque no tengo estos elementos [papeles públicos donde aparece cómo se reconoce a OHL cada vez más cantidad]", no porque pueda afirmar que estén actuando diferente.

"Hay todo un tema de corrupción que debe resolverse en este y en todos los casos, pero creo que lo importante es que hay unas cuentas que no cuadran, que se investigue, que se sancione", insiste, tratando de dirigir todo el rato la entrevista hacia la manera que tiene OHL de contabilizar los ingresos de sus autopistas.

Acusaciones mutuas

El hecho de que vaya solo contra ellos es uno de los argumentos que siempre ha esgrimido el Grupo Villar Mir para restar credibilidad a Infraiber, empresa a la que también acusa de intento de extorsión, e incluso de que en agosto de 2014, el propietario de la empresa azteca, Pedro Topete, viajó a Madrid para ofrecer a OHL que le comprara el SIVA por 300 millones de dólares. "No tengo confirmación de que Topete se haya reunido con el señor Villar Mir", afirma Díez al respecto. ¿Y tiene constancia de lo contrario? "Tampoco", es su respuesta. 

¿Y sabe quién realizó las grabaciones a OHL? "Esa es la pregunta de los 64.000 pesos", responde con humor. "Este es un elemento distractor terrible, mientras que el tema que yo he defendido [la contabilidad de OHL] es un tema de aritmética". Dando a entender que OHL, lejos de ser un damnificado, resulta beneficiado de estas filtraciones, ya que alejan la atención de sus cuentas. De hecho, Díaz llega a afirmar que "si hay alguien que es un maestro en el manejo de los medios, de crisis, de todo esto... es el señor Villar Mir".

A pesar del fuerte enfrentamiento que mantiene con el grupo español, insiste en que "no es interés de Infraiber generar un daño a nadie, pero sí evitar un daño muy importante al Estado de México, a los usuarios y a los inversionistas", argumentos de fondo que Paulo Díez esgrime para defender su intención de llegar hasta el final y tratar de abrir las puertas de Anticorrupción, fiscalía que, a pesar de haber enviado una rogatoria a México, "no se ha puesto nunca en contacto conmigo".

Tampoco la CNMV, cuya única respuesta a todas las cartas y 'mails' que le ha enviado el representante de Infraiber ha sido "un escrito pidiendo que le enviara mis poderes", es decir, que acreditara ser quien decía ser. Ahora, con estructura propia en nuestro país, va a intentar que sus reclamaciones sean escuchadas mejor.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios