pero deberán sacar más de 90 euros

ING reacciona y no trasladará a sus clientes las comisiones de Bankia y Bankinter

ING Direct ha reaccionado tras el revuelo montado por su decisión de trasladar a los clientes las comisiones por sacar en otros cajeros. Así, no repercutirá la que le cobren Bankia y Bankinter

Foto: Sede de ING en Ámsterdam. (EFE)
Sede de ING en Ámsterdam. (EFE)

ING Direct ha dado marcha atrás en su decisión de repercutir a sus clientes la comisión que le han empezado a cobrar los demás bancos por sacar dinero en sus cajeros, tras el revuelo originado por la noticia y el riesgo de fuga masiva de depósitos. Así, aparte del acuerdo con Banco Popular y Banca March, esta tarde el banco holandés ha anunciado que no repercutirá las comisiones de Bankia Bankinter, pero solo si el cliente saca más de 90 euros. Asimismo, también será gratis sacar dinero fuera de la Comunidad de Madrid en cualquier entidad, pero con un mínimo de 200 euros.

El banco naranja tenía que elegir entre susto o muerte: entre repercutir el coste a la clientela o asumirlo como ha anunciado EVO Banco, lo que haría saltar por los aires su beneficio en España. Inicialmente, se decidió por la primera opción, pero las quejas de los clientes y las colas en los cajeros del Popular que se han registrado este miércoles en Madrid le han forzado a replantearse una solución intermedia: asumir el coste en algunos casos, pero con condiciones: el mínimo de 90 euros en Bankia y Bankinter o el de 200 fuera de la comunidad madrileña. Siempre que cumplan esas condiciones, los clientes pasan de tener 3.224 cajeros gratis a 44.000.

Ofrecer solo el recurso del Popular y Banca March tenía dos problemas: su reducido número de terminales y su fuerte concentración geográfica, en Madrid en el primer caso y en los archipiélagos en el segundo. Por tanto, necesitaba una fórmula para ampliar la red gratuita fuera de estas regiones (de ahí la gratuidad en todas las entidades fuera de Madrid a partir de 200 euros) y también para evitar colas en los cajeros del Popular de la capital como las que se han registrado a lo largo de este miércoles. Bankia y Bankinter son las entidades que menos comisiones cargan a ING (0,98 y 1 euro, respectivamente), de ahí que sean las que va a asumir.

Colas de clientes de ING pasa sacar dinero de un cajero de Banco Popular esta mañana en Madrid. (EC)
Colas de clientes de ING pasa sacar dinero de un cajero de Banco Popular esta mañana en Madrid. (EC)

Con esta polémica culmina el año más difícil desde que ING Direct irrumpió en España en 1999, ya que ha perdido las dos señas de identidad que lo llevaron a romper el 'statu quo' de la banca nacional y a captar 3,2 millones de clientes en nuestro país. Por un lado, la posibilidad de sacar dinero gratis en prácticamente todos los cajeros del país, un 'chollo' para los clientes -con un coste de 20 millones, según el banco- que llega a su fin con la imposición de las nuevas comisiones. Por otro, la remuneración de cuentas y depósitos por encima del mercado (la archifamosa cuenta naranja), que ha caído a niveles similares a las que ofrece cualquier entidad con una mayor red de cajeros gratis y que se ha quedado a años luz de la cuenta 1, 2, 3 del Santander,

Un hombre anda por delante del logo de ING en una oficina de Ámsterdam. (Reuters)
Un hombre anda por delante del logo de ING en una oficina de Ámsterdam. (Reuters)

La solución salomónica adoptada por el Gobierno en octubre para las comisiones por sacar dinero en los cajeros de otros bancos no resolvió la papeleta del holandés -el principal perjudicado por este pago-. Aunque el real decreto-ley impedía cobrar esta comisión directamente a los clientes, permitía cargársela a su banco, y este decidiría si se la trasladaba o si la asumía él. Lo cual dejaba al banco naranja en la misma tesitura en que se encontraba antes. Algunos informes estiman que el impacto de asumirla en sus cuentas podría alcanzar 30 millones de euros solo este año, lo que hacía imposible asumirla íntegramente. De ahí que inicialmente decidiera trasladarla (lo que dejaba como únicos recursos gratuitos para sus clientes los de Popular y March), hasta que ha decidido rectificar esta tarde.

La Caixa encontró el punto débil

La guerra de las comisiones en los cajeros procede del deseo de la banca española de buscarle las cosquillas a su competidor extranjero más molesto, y en febrero de este año La Caixa encontró la fórmula, como adelantó El Confidencial: cobrar a los clientes de la entidad que dirige Almudena Román en España por sacar dinero de sus cajeros; y además, un importe lo suficientemente elevado (dos euros) para que le doliera a quien estaba acostumbrado a no pagar nada.

Almudena Román, directora general de ING Direct en España. (El Confidencial)
Almudena Román, directora general de ING Direct en España. (El Confidencial)

Por supuesto, la medida se aplicaría a los clientes de cualquier otra entidad, no solo a los de ING, y la que preside Isidre Fainé la justificó porque había invertido 500 millones en instalar 8.500 cajeros de nueva generación. Su argumento era que esa inversión iba destinada a sus clientes y no quería regalársela a los de otras entidades: o se hacían de La Caixa, o pagaban. La idea rápidamente gustó a los dos grandes, Santander y BBVA, como también adelantó este medio, y posteriormente al resto del sector.

Ante las quejas de las entidades más perjudicadas y de las asociaciones de consumidores, el ministerio de Luis de Guindos decidió tomar cartas en el asunto y buscar un intermedio entre ambas partes, ya que a los dueños de las principales redes de cajeros de España, en principio, les da lo mismo que pague la comisión el cliente o su banco. Por tanto, decidió que la comisión se cobrara al banco en vez de al cliente; eso sí, el expendedor deberá informar por pantalla al cliente en el momento de la retirada de la comisión máxima que se le va a cobrar a su banco y que este podrá repercutirle posteriormente, aunque este cobro no se ejecute directamente. Todas las entidades han empezado estos días a cobrar un cargo de entre 1,5 y dos euros.

EVO no trasladará el coste a sus clientes

La actitud inicial de ING contrastaba con la de EVO, el banco que creó a imagen y semejanza del holandés su introductor en España, César González-Bueno, cuando era consejero delegado de Novagalicia. Posteriormente, fue segregado de la matriz y vendido al fondo Apollo, antes de que la entidad rescatada procedente de las antiguas cajas gallegas fuera vendida al venezolano Banesco. EVO ha anunciado esta semana que asumirá íntegramente las comisiones que paguen sus clientes, por lo que estos podrán seguir sacando gratis en todos los cajeros, como hasta ahora. Lo mismo ha anunciado este miércoles Mediolanum.

ING Direct no ha conseguido hasta ahora sumarse a ninguna de las alianzas que han firmado varias entidades para no cobrarse comisiones entre sí

Aparte de la rectificación de esta tarde, ING está intentando negociar un acuerdo con otras entidades para ampliar el parque de terminales gratuitos para sus clientes. Cuando estalló la guerra, ya intentó sumarse a la alianza formada por Sabadell, Bankia y la red Euro 6000 (Unicaja, Ibercaja, Kutxa, Liberbank, Abanca y BMN), que va a compartir de forma gratuita 17.800 cajeros, pero estas entidades rechazaron al banco holandés porque apenas aportaba cajeros. Tampoco entró en otro grupo surgido recientemente con Bankinter, el propio Popular, Cajamar, Deutsche Bank y las cajas rurales y cooperativas.

Seducir a más entidades con el volumen

El argumento del banco holandés que ha convencido al presidente del Popular, Ángel Ron, es el del volumen: le interesa más cobrar menos -la comisión tradicional de 0,60 euros que ING no repercute al cliente- a mucha gente, al convertirse en banco de referencia de los citados 3,2 millones de usuarios del banco naranja, que cobrar dos euros a muchas menos personas que, además, solo van a pagar esa comisión una vez porque no van a volver al Popular o se van a cambiar de banco. Y es posible que esta fórmula les interese a otras entidades (ha habido rumores sobre el Sabadell), algo que Román va a seguir buscando en los próximos meses.

El logo de ING en su cuartel general de Ámsterdam. (Reuters)
El logo de ING en su cuartel general de Ámsterdam. (Reuters)

Por cierto, ING también ha impuesto una comisión en sus escasos cajeros para los no clientes de la entidad. Pero se trata de un arma de 'marketing', ya que la ha fijado en 0,50 euros, para lanzar el mensaje de que ese es el importe que debería cobrar todo el mundo porque no hace falta más para cubrir los costes de la red. Asimismo, Popular ha aprovechado la avalancha de clientes de ING para hacer marketing en sus cajeros, mediante un mensaje en que les informa de que la operación tiene un coste de 0,65 euros pero que su banco no se la repercutiría.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
58 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios