LOS NOZALEDA GANAN TIEMPo

El juez de Nozar paraliza la liquidación y cambia a los administradores judiciales

La suspensión de pagos de Nozar, una de las llamadas inmobiliarias por la excelencia, se ha convertido en un verdadero jeroglífico judicial. El juez rechazó el convenio, pero ahora ha paralizado la liquidación

Foto: Edificio de viviendas de Nozar en venta.
Edificio de viviendas de Nozar en venta.

El juzgado mercantil número 2 de Madrid, que tutela el magistrado Andrés Sánchez Magro, ha paralizado el proceso de liquidación de Nozar, una de las grandes promotoras inmobiliarias que entró en suspensión de pagos en el año 2008. La decisión se fundamenta en la admisión a trámite del recurso que los representantes legales de la empresa presentaron ante la Audiencia Provincial de Madrid contra el auto judicial que rechazó la propuesta de convenio formulada por  la compañía.

Los hermanos NozaledaLuis y Juan Carlos, consiguen de esta forma ganar tiempo en uno de los procesos concursales más complejos de la historia corporativa en España. No en vano, el juzgado mercantil echó por tierra inicialmente y con cajas destempladas las expectativas de rescate de la empresa con una resolución demoledora en contra del convenio de acreedores. De ello hace menos de dos meses y en la misma sentencia el juzgado se negó, además, a sustituir a los dos administradores concursales, tal y como solicitaban también los accionistas fundacionales de la empresa.

La situación ha cambiado sensiblemente en los últimos días porque ahora el juez ha decidido retrotraer el procedimiento bajo el amparo del recurso de la familia Nozaleda con el añadido de que los administradores del concurso, Cristina Jiménez Savurido y Luis Aurelio Martín Bernardo, han presentado su renuncia hartos de un enfrentamiento que estaba poniendo en tela de juicio su reputación profesional. No en vano, los dueños de Nozar habían presentado una querella criminal acusando a ambos de obstaculizar “con finalidad espuria” la viabilidad del convenio de acreedores.

Nozar presentó suspensión de pagos con carácter voluntario en noviembre de 2009 con una deuda de 700 millones de euros: ahora es de 1.500 millones

En un sentido estrictamente jurídico, la ofensiva de los hermanos Nozaleda, llevada cabo en compañía con una rama de la familia Masaveu, no ha terminado de prosperar porque el juzgado de instrucción número 46 de Madrid acaba de archivar las diligencias que fueron abiertas a finales del pasado año por presunta administración desleal y estafa. En su acuerdo de sobreseimiento, la titular del juzgado, Caridad Hernández García, reitera que los hechos denunciados sólo pueden tener trascendencia en el ámbito concursal, por lo que otorga plena legitimidad y responsabilidad sobre el litigio al juez mercantil que lleva la suspensión de pagos.

Otra cosa diferente es el efecto real que todo el contencioso está produciendo en la evolución del concurso de Nozar. El cambio de los administradores supone, a la postre, un triunfo para los Nozaleda, que mantienen el control de la compañía inmobiliaria cuando menos mientras se sustancia todo el procedimiento en los tribunales de justicia. La liquidación decretada por el juez no es ahora efectiva y la deriva procesal que se inicia en la Audiencia Provincial puede alargar el desenlace de la compañía durante un plazo que no se estima menor a dos años.

Siete años en suspensión de pagos

Nozar presentó suspensión de pagos con carácter voluntario en noviembre de 2009 con una deuda de 700 millones de euros, que ahora se ha incrementado hasta los 1.500. En 2010 el juzgado mercantil declaró el concurso como necesario a instancia de la Audiencia Provincial de Madrid y además anticipó la fecha de la suspensión al año 2008 teniendo en cuenta las peticiones formuladas previamente por los acreedores. A finales de 2013 la compañía presentó su convenio con adhesiones que superaban el 75% de los acreedores, incluyendo entre los mismos a la Agencia Tributaria con la que Nozar mantenía deudas de 180 millones.

La liquidación decretada por el juez no es ahora efectiva y la deriva procesal que se inicia puede alargar el desenlace de la compañía dos años más

Pese al respaldo institucional de Hacienda, los Nozaleda no consiguieron atraer a los grandes bancos acreedores, entre los que figuran BBVA, Santander, Popular y CaixaBank. Las principales entidades de crédito no están dispuestas a aceptar quitas de hasta el 75% de la deuda con esperas para el cobro pendiente que se extienden a un periodo de 15 años. Después de intensas negociaciones, prolongadas a lo largo de casi dieciocho meses, el juez rechazó también a mediados de mayo la propuesta de la empresa, evidenciando así la escasa confianza en su viabilidad de futuro.

La liquidación de Nozar se consideraba hasta hace unos días un hecho consumado y, de hecho, las perspectivas de negocio no parecen tampoco las mejores para garantizar el rescate de la compañía. Sin embargo, desde un punto de vista procesal se ha abierto un compás de espera que otorga a los dueños de la empresa un margen imprevisto para seguir negociando o, en el peor de los casos, para retrasar la disolución de una de las principales promotoras que dieron nombre al desparecido o mal llamado G-14 de 'inmobiliarias por la excelencia'.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios