operativo ANTES DE FINALES DE AÑO

Aena negocia con Japan Airlines la puesta en servicio de un vuelo directo Madrid-Tokio

El vuelo directo con Tokio consolidará el liderazgo de Barajas dentro de la red de Aena y supone un respaldo institucional para mejorar la imagen de marca España en los mercados exteriores

Foto: Un avión de Japan Airlines despega desde el Aeropuerto de Haneda en Tokio. (EFE)
Un avión de Japan Airlines despega desde el Aeropuerto de Haneda en Tokio. (EFE)

Ahora o nunca. La reactivación del tráfico aéreo en toda España y el crecimiento sostenido que experimenta el Aeropuerto de Barajas a lo largo del último año y medio constituyen el momento propicio para recuperar una de esas viejas asignaturas pendientes desde hace más de tres décadas en el mercado de transporte aéreo. El vuelo directo entre Madrid y Tokio está sobre la mesa de las negociaciones que el Ministerio de Fomento, a través de Aena, está ultimando con Japan Airlines y podría ser una realidad como servicio regular antes de que termine este año 2015.

La última referencia de conexiones aéreas sin escalas entre España y Japón datan de finales de los años 70 cuando una delegación formada por representantes de Iberia, el antiguo Instituto Nacional de Industria (INI) y la Dirección General de Transporte Aéreo se entrevistó en Tokio con miembros del Gobierno nipón y de su compañía de bandera. Japan Airlines acordó entonces con Iberia un convenio aéreo para gestionar conjuntamente vuelos permanentes por parte de ambas aerolíneas que empezaron a comunicar ambos países de forma directa en abril de 1980.

La experiencia, por desgracia, no se prolongó por mucho tiempo ya que el servicio no fue capaz de movilizar un mercado ni siquiera potencial que permitiera asegurar un ratio de rentabilidad a futuro. La situación geográfica de España en el extremo occidental de Europa influyó de manera negativa al no ofrecer nuestro país un enclave interesante para una escala con destino a Japón. En consecuencia los que han tenido que hacer largas y tediosas escalas han sido los pasajeros que embarcan en nuestro país con destino a la tierra del Sol Naciente.

La conexión sin escalas con Tokio podría tener una frecuencia de tres días a la semana y ha sido ofrecida también a Iberia por el Ministerio de Fomento

Treinta y cinco años después el panorama es muy diferente porque el progreso de España es indudable en todo el mundo y las vinculaciones exteriores son cada vez más estrechas tanto desde un punto de vista económico como social. Japón constituye un objetivo irrenunciable y una prueba excelente para proyectar la imagen de marca a nivel internacional. La posibilidad de recuperar el vuelo directo a Tokio se inscribe también dentro de la estrategia desplegada por Aena tras la salida a bolsa y que pretende convertir al gestor aeroportuario en una multinacional puntera a nivel global.

Las gestiones auspiciadas por la ministra Ana Pastor han avanzado en las últimas semanas y aunque faltan algunos flecos por perfilar todo hace indicar que Japan Airlines pondrá en marcha la ruta entre Madrid y Tokio antes de finales de año. Fuentes oficiales no han querido precisar la frecuencia de esta operación que en todo caso no deberá ser inferior a tres veces por semana en ambos sentidos, con el fin de maximizar los costes de explotación. El vuelo directo supondrá una mejora sustancial de la oferta área entre ambos países y reducirá sustancialmente los tiempos de conexión que en la actualidad alcanzan una media de 20 horas.

Imagen de archivo del Aeropuerto de Barajas. (Reuters)
Imagen de archivo del Aeropuerto de Barajas. (Reuters)

El Ministerio de Fomento también ha lanzado el guante a Iberia con el fin de que la aerolínea integrada en el Grupo IAG explore la posibilidad de incorporar este servicio a su planificación comercial. La compañía de bandera ha empezado a recuperar algunas de las rutas que fueron cerradas a raíz de la crisis y no parece, de momento, muy proclive a nuevas aventuras que puedan poner en riesgo el plan de transformación adoptado hace poco más de dos años y que ha permitido volver a la senda de los beneficios al cierre del pasado ejercicio 2014.

El vuelo directo entre Madrid y Tokio favorecerá las expectativas del Aeropuerto de Barajas como gran beneficiado de un convenio que permitirá también incrementar las cifras de tráfico internacional que están siendo claves en la mejora experimentada a lo largo de los últimos 16 meses. El Aeropuerto Adolfo Suárez ha registrado incrementos sostenidos de actividad durante todos este periodo, alcanzando en mayo pasado un total de 3,99 millones de pasajeros, de los que 2,9 corresponden a viajeros de vuelos internacionales. La buena nueva de Japan Airlines será decisiva para que el aeródromo de Madrid consolide en los próximos meses su liderazgo dentro de la red de Aena.    

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios