MODELO ‘DUAL TILL’ DE CAJA DOBLE

La CNMC plantea un ajuste de costes en Aena que restará 750 millones de valor en bolsa

El regulador cuestiona el sistema 'dual till' que utiliza a Aena para separar los ingresos regulados de sus servicios aeronáuticos de los ingresos comerciales que generan las tiendas de los aeropuertos

Foto: José María Marín Quemada, presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) (EFE)
José María Marín Quemada, presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) (EFE)

Aena (ver cotización) no termina de sacarse la ‘china del zapato’ en que se ha convertido la CNMC para el gestor aeroportuario. Las autoridades de competencia no se resignan tampoco a dejar pista libre para que la nueva sociedad cotizada se mueva con la libertad que caracteriza a sus competidores en el mercado global. El nuevo capítulo de fricción afecta ahora al modelo de caja doble o ‘dual till’ que la empresa dependiente del Ministerio de Fomento emplea para distinguir sus costes regulados de los que se originan por las actividades comerciales.

La cuestión que se ventila dentro del organismo de supervisión puede tener consecuencias directas no sólo en la cuenta de resultados de la compañía sino que afectaría, de entrada, a la valoración que Aena está obteniendo en los mercados después de la oferta pública de venta (OPV) llevada a cabo el pasado mes de febrero. La CNMC ha sometido a consulta pública un informe que pone en cuestión el sistema ‘dual till’, cuya implantación gradual podría obligar a un incremento de los costes que repercutiría finalmente en una subida de los billetes de avión.

A partir de esta consideración previa los padres de la ‘sagrada competencia’ tratan de buscar argumentos legales, con apoyo de todos los agentes interesados, para ajustar los costes que se deben imputar a las actividades comerciales y los que corresponden al puro negocio aeronáutico de la red de aeropuertos de Aena. Las primeras corresponden a los distintos servicios de tiendas, duty frees, bares y cafeterías que se realizan en las instalaciones de los aeropuertos. Las segundas se refieren a las funciones de handling, seguridad o repostaje de combustible que se financian con las tasas que pagan las aerolíneas.

De acuerdo con los dictámenes que circulan en el sector, la metodología de la CNMC supone una disminución de la base de los costes regulatorios de 100,1 millones de euros. En otras palabras la entidad tendría que reducir esta cifra de sus ingresos regulados, lo que equivale a bajar las tarifas a las compañías aéreas para que éstas puedan ofrecer precios más competitivos a sus clientes. El recorte implica para Aena un ‘agujero’ en la línea de flotación de su negocio que afecta directamente al beneficio bruto operativo o ebitda.

La compañía que preside José Manuel Vargas generó un resultado de explotación de 1.875 millones de euros en 2014 y su cotización actual se traduce en una capitalización de más de 14.000 millones de euros. Con estos indicadores, Aena tiene una valoración de casi 7,5 veces su ebitda, por lo que los 100 millones largos de reducción de ingresos equivalen a una pérdida de 750 millones de euros en el precio de mercado. Todo un golpe duro que, sin comerlo ni beberlo, deteriora la posición de la nueva sociedad cotizada después de su extraordinaria acogida en bolsa.

Nuevo pulso con el Ministerio de Fomento

La propuesta de la CNMC debe ser ultimada a lo largo de este mes de abril y no es de extrañar que la resolución provoque un nuevo enfrentamiento con el Ministerio de Fomento. La ministra Ana Pastor ya tuvo que salir al quite de los planteamientos iniciales del regulador cuando hace un año el organismo que encabeza José María Marín Quemada planteaba la conveniencia de trocear Aena como condición previa para aprobar su salida a bolsa. El Gobierno hizo caso omiso de la sugerencia del supervisor pero replanteó la OPV para garantizar que el Estado mantuviera siempre y en todo caso la mayoría de capital de la empresa que opera los aeropuertos en España.

La ministra de Fomento, Ana Pastor. (EFE)
La ministra de Fomento, Ana Pastor. (EFE)

Pocos meses después, cuando el Consejo de Ministros se disponía a aprobar la colocación en bolsa del 49% de Aena, llegó el segundo disparo de la CNMC con un informe en el que criticaba la congelación de las tasas pactadas con las aerolíneas y alertaba de un eventual déficit de tarifa para los próximos años. La tercera en la frente se produce ahora curiosamente con la negativa explícita al modelo ‘dual till’ que, según el propio organismo regulador, genera una rentabilidad de la empresa española muy  por encima de la que obtienen el resto de los grandes operadores aeroportuarios en Europa.

Los servicios técnicos de la CNMC calculan que Aena habrá incrementado su rentabilidad más de 2,5 puntos porcentuales de aquí a 2018, un dato que parecen haber corroborado los inversores en bolsa y que demuestra la puesta a punto llevada a cabo dentro de la compañía durante estos dos últimos años de reestructuración y saneamiento. La cuestión ahora estriba en definir si los beneficios de esta gestión deben trasladarse a los accionistas que han confiado en la empresa, incluyendo al Estado, o son el punto de partida para forzar una mejora de precios en el mercado del transporte aéreo de pasajeros. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios