se reúne con la alta dirección y las koplowitz

El 'ingeniero' Carlos Slim visita España y pone patas arriba el cuartel general de FCC

El hombre más rico del mundo estuvo la semana pasada en Madrid para pasar revista la constructora, cuyo directivos y accionistas quedaron impresionados de su capacidad de gestión

Foto: Carlos Slim, en una imagen de archivo. (Reuters)
Carlos Slim, en una imagen de archivo. (Reuters)

El rescate de FCC (ver cotización) duró casi año y medio. El tiempo que Juan Béjar, el todavía consejero delegado, necesitó para convencer a los grandes bancos españoles para que le prestasen 500 millones a una compañía que estaba en impago, le refinanciasen posteriormente 4.500 millones adicionales y perdonasen la ejecución de los créditos por 1.000 millones de la familia Koplowitz.  Sin embargo, el desembarco de Carlos Slim como primer accionista de la constructora se coció en una reunión de apenas cinco horas en un hotel de lujo de Madrid, como adelantó El Confidencial el 3 de noviembre.

Fue en el Santo Mauro, el mismo establecimiento cinco estrellas superior en el que supuestamente David Beckham compartía la noche de la capital con celebrities cuando jugaba en el Real Madrid. Allí, el hombre más rico del mundo solo necesitó 300 minutos sentado mano a mano con Béjar y la familia Koplowitz para decidirse a comprar una participación mayoritaria en FCC. Pura intuición de un tipo que creció en la calle.

No necesitó asesores, ni bancos de inversión que le aconsejaran, ni abogados que le advirtieran de los riesgos fiscales. No hizo ni una auditoría o due diligence, algo sagrado para cualquier inversor que se precie y que suele durar al menos dos meses. De hecho, si George Soros perdió la puja por controlar FCC contra Slim fue porque, tras alcanzar un principio de acuerdo con Esther Koplowitz y sus hijas el 14 de noviembre para negociar en exclusividad, pidió 48 horas más el día 24 para analizar un informe sobre los riesgos legales en que estaba involucrada la compañía. La dueña se negó a darle más tiempos a Soros, llamó a Slim y éste le confirmó que el dinero lo tendría al día siguiente por la tarde.

Ahora, el ingeniero, como se conoce a este hombre hecho a sí mismo, ha venido a Madrid para inspeccionar cómo evoluciona la mayor inversión que ha hecho en España con la adquisición del 24% de FCC por 650 millones. Slim estuvo la semana pasada en nuestro país para conocer con detalle cómo iba la compañía. Se reunió con toda la cúpula directiva, que le hizo una presentación área a área de los negocios. También con la familia, a la que impresionó por su conocimiento y su capacidad para retener los mensajes.

Juan Béjar, en la presentación de resultados. (Reuters)
Juan Béjar, en la presentación de resultados. (Reuters)

“Sólo he visto otro hombre como él a los 75 años, Emilio Botín”, reconoce uno de los principales ejecutivos de FCC que estuvo presente en estas reuniones maratonianas, algunas de las cuales se engulleron la hora del almuerzo. “Preguntaba por todo. Cuando creía que le decían algo que era incongruente con el principio, interrumpía al directivo para que se lo explicara de nuevo”, aseveran distintas fuentes.

La exhaustividad de Slim fue tal que exigió conocer una por una las obras en las que estaba implicada FCC y la rentabilidad que obtenía. Le costó entender cómo era posible que apenas se ganara un 3 o un 4% en una obra de 1.000 millones cuando la constructora que él tiene en Latinoamérica obtiene márgenes del 20 o del 25%. Una impresión que coincidía con la de Béjar, que cuando cogió la cartera de proyectos de la constructora no comprendía cómo se podían hacer obras a pérdidas con el único fin de engordar falazmente el volumen de pedidos.

Un mal endémico de las compañías españolas, muchas de las cuales están abandonando proyectos porque en el exterior no les reconocen los sobrecostes que habitualmente les concedían las administraciones españolas cuando una obra se encarecía un 30% sobre el presupuesto inicial. “Si la cifra de negocio no se convierte en Ebitda, esto no es un negocio, nos vino a decir”, admiten algunos de los asistentes.

"Que se preparen en FCC"

Slim vino acompañado de sus dos hombres de confianza, Alejandro Abounrad y Gerardo Kuri, dos jóvenes especialistas en construcción e inmobiliaria que son los que después ejecutan sus órdenes. Personas cercanas a la familia Koplowitz admiten que solo habían visto una persona que, con esa edad, 75 años, tuviera tal capacidad para analizar una compañía: Juan Miguel Villar Mir, el presidente de OHL, que todavía sigue dirigiendo la constructora y presentando los resultados a los analistas a sus 83 años y tras varios achaques físicos.

“Ahora sabemos que nuestro patrimonio está en buenas manos”, sostienen personas vinculadas a los Koplowitz, quienes confían plenamente en que la gestión de los hombres de Slim haga subir la cotización de  FCC y, por ende, el patrimonio familiar. En cinco años tendrán que devolver 1.000 millones a la banca. "Que se preparen en FCC y la familia", advierten personas cercanas a Slim, que también está sentado en el consejo de la Fundación de La Caixa y tiene intereses en Prisa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios