URO property saltará al continuo próximamente

El casero de Santander ultima la venta de 400 sucursales y otra refinanciación

Uro Property, nombre con el que se ha rebautizado a la antigua Samos, empezará a cotizar en el MAB con el mínimo legal exigible, ya que su objetivo es saltar al Mercado Continuo

Foto: Entrada al cuartel general de Santander en Boadilla del Monte.
Entrada al cuartel general de Santander en Boadilla del Monte.

Otro gigante de las socimis cuenta las horas para salir a cotizar. Uro Property, nombre con el que se ha rebautizado a Samos, sociedad a través de la cual varios fondos de inversión asesorados por Oleguer Pujol compraron un tercio de las oficinas de Banco Santander, saltará al MAB en los próximos días y pondrá en marcha toda una maquinaria que tiene como objetivo cotizar en el Mercado Continuo con una estructura financiera más saneada.

Con ese reto, la sociedad presidida por Carlos Martínez Campos y dirigida por Simon Blaxland ultima la venta de 400 sucursales de las 1.136 que tiene en total, operación que le permitirá amortizar anticipadamente parte de sus 1.424 millones de préstamos y que está negociando ya con un inversor institucional. Esta deuda ya fue refinanciada el pasado ejercicio, cuando las entidades acreedoras de Samos, con Santander y CaixaBank a la cabeza, se hicieron con el control de la empresa, al capitalizar los 424 millones de deuda mezzanine, y crearon Uro.

Esta ejecución convirtió a Santander en el primer accionista de la socimi, con el 24% del capital, mientras que CaixaBank se hizo con 14,98%, BNP Paribas con el 8,81% y Société Générale, con un 3,14%. Además, varios hedge fund y entidades como Barclays o Bayerische Landesbank se han quedado con participaciones en todos los casos inferiores al 1%; mientras que los antiguos accionistas, Sun Capital, ahora bautizada Atisha Holding, y Pearl Group, ahora Phoenix Life, poseen el 21,7% y el 14,38%.

Todos los accionistas se han comprometido a mantenerse en el capital durante un periodo mínimo de 12 meses, plazo durante el cual Uro Property confía en cerrar una nueva financiación que le permita abaratar su actual diferencial de 300 puntos básicos a otro más próximo a los 200 enteros.

De hecho, la salida al MAB es vista como un paso más dentro de todo este proceso, ya que por ley todas las socimis están obligadas a salir a cotizar en un plazo de dos años. Aunque Uro tenía todavía este 2015 de plazo, ha optado por hacerlo cuanto antes, precisamente porque considera que ser una entidad cotizada facilita su refinanciación.

Oleguer Pujol abandona su casa al volante de su automóvil. (Atlas)
Oleguer Pujol abandona su casa al volante de su automóvil. (Atlas)

Esto explica que el casero de Santander vaya a limitar al mínimo de dos millones de euros que dicta la ley el importe de su colocación, un número irrisorio, teniendo en cuenta que sus activos han sido valorados por CB Richard Ellis en 2.000 millones y que se prevé que su valor de mercado ronde los 500 millones.

Auditoría para desligarse de Pujol

Renta 4 ha sido fichada como proveedor de liquidez, mientras que EY ha realizado la valoración de la sociedad de cara a la colocación. Consciente de que todos los ojos estarán pendiente de ella, debido a sus lazos pasados con Oleguer Pujol, la compañía encargó una auditoría independiente a Deloitte (el censor de las cuentas de la socimi es PwC) en la que ha certificado que la inversión máxima que tuvo el hijo del expresidente de Cataluña en la socimi fueron 67.000 euros.

La socimi ha firmado un nuevo acuerdo de arrendamiento con Santander, quien se compromete a permanecer en los inmuebles un mínimo de 25 años, pero en un tercio de los activos, que el banco presidido por Ana Botín ha identificado como más estratégicos para su negocio, se podrá prorrogar hasta 14 años más. A cambio, a la entidad se le ha concedido la flexibilidad de revisar cada año la cartera y poder canjear algunos por otras sucursales, permutas que en ningún caso representarán más del 1% anual.

Los alquileres que pagará Santander a Uro se sitúan en 125 millones de euros netos, ya que será el propio banco el que corra con todos los costes relacionados con los inmuebles. Esta garantía de ingresos, sumada a la refinanciación del pasado ejercicio, ha permitido a la socimi volver a beneficios en 2014. Además, con la nueva estructura financiera que negocia, que busca también ampliar los actuales seis años de vencimiento, confía en mejorar notablemente sus resultados, algo clave para un vehículo como éste, cuyo principal atractivo radica en que está obligado a repartir la mayoría de la ganancia en dividendos.

Será a partir de 2016 cuando Uro pueda empezar a trabajar con la vista puesta ya en saltar al Mercado Continuo y en ampliar su cartera de activos, en línea con los pasos que están dando otros competidores como Merlin, que adquirió las oficinas de BBVA.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios