uro properties cotizará en el mab este mes

Santander saca a bolsa parte de sus oficinas y evita pagar el Impuesto de Sociedades

El banco, dueño del 25% de Uro Properties, la saca a cotizar al MAB tras quedársela por el embargo de la empresa a fondos vinculados a Oleguer Pujol.

Foto: Santander saca a bolsa parte de sus oficinas y evita pagar el Impuesto de Sociedades

A grandes males, grandes remedios. Esta fórmula es la que va a aplicar Banco Santander al problema surgido con los fondos de inversión a los que en 2007 les vendió una red de 1.152 sucursales bancarias con la llama rojaLa entidad, que se tuvo que quedar con las oficinas por la quiebra de la sociedad en la que estaba entre otros Oleguer Pujol, va a sacar a bolsa esta firma en las próximas semanas a través de una socimi, una fórmula con la que conseguirá no pagar el Impuesto de Sociedades.

Este es el objetivo principal de la operación por la que Santander y el resto de acreedores que embargaron a Samos Servicios por el impago de un crédito de 2.000 millones van a sacar a la rebautizada como Uro Properties al Mercado Alternativo Bursátil (MAB). De hecho, ninguno de los actuales accionistas, entre los que se encuentran el propio Santander –el mayor, con cerca de un 25% del capital–; CaixaBank, que entró por la puerta de atrás, y BNP Paribas como prestamistas principales, van a vender o reducir su participación en la socimi.

La operación consiste únicamente en listar la sociedad con la colocación de un máximo del 2% del capital, el mínimo exigible. Al tener tan poco capital flotante o free float, Uro Properties sólo puede cotizar en el MAB, pese a que sus activos están valorados en 1.600 millones de euros. Es decir, sería la sociedad inmobiliaria más grande de la Bolsa española. Ninguna de las que recorrieron el mismo camino en 2013, como Hispania, Lar, Axia y Merlin Properties, tiene un tamaño similar.  

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)
La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)

Como ni los accionistas van a vender títulos viejos ni se va a proceder a colocar acciones nuevas para captar dinero e invertirlo posteriormente, como sí han hecho las socimis mencionadas anteriormente, el único propósito de Uro Properties es beneficiarse del régimen fiscal de este tipo de compañías. Según la Ley 11/2009 de 26 de octubre, estas empresas inmobiliarias pagan un 0% en el Impuesto de Sociedades.

Para maximizar todavía más el coste fiscal, los accionistas de Uro Properties Holding SA han creado una cabecera en Luxemburgo bajo el nombre de Ziloti Holding SARL. Los accionistas ya han solicitado al MAB la autorización para cotizar, si es posible, antes de acabar el presente mes de febrero.

Del éxito al fracaso

La historia de Uro Properties se remonta a 2007, cuando Emilio Botín se inventó una operación que después otras grandes multinacionales pusieron de moda en España: la venta de las sedes centrales a fondos de inversión para obtener jugosas plusvalías a cambio de quedarse como inquilinos mediante el pago de un alquiler. Es lo que se llamó sell and leaseback. Los compradores de las 1.152 oficinas del Santander fueron Pearl Insurance, Sun Capital y Drago Real Estate, el fondo asesorado por Oleguer Pujol, ahora imputado por un delito contra la Hacienda pública, y Luis Iglesias, cuyo fue detenido tras el registro de su domicilio, pero no imputado, según un portavoz oficial.

Los tres fondos pagaron 2.040 millones y el Santander obtuvo unas plusvalías de 850 millones. Pero el desplome de la valoración de los activos inmobiliarios y la pérdida de calificación crediticia del banco provocaron un ajuste de la tasación de las oficinas –las garantías del préstamo– de más de 400 millones, lo que llevó a los compradores a no poder pagar los créditos con los que financiaron la compra.

Ante la quiebra de Samos Servicios, Santander, que había asumido el mayor riesgo en la financiación a través de la concesión de deuda mezzanine, tuvo que convertir ese préstamo en capital, tal y como adelantó El Confidencial en noviembre de 2013. Es decir, pasó de ser acreedor a un accionista de la rebautizada como Uro Properties. Lo mismo hicieron BNP Paribas, CaixaBank, Société Générale, Royal Bank of Scotland, Barclays y un grupo de bancos alemanes y austriacos entre los que se encuentra Bayerische y Raiffessen.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios