Los 'santos inocentes' de Bankia
  1. Empresas
LOS ÚNICOS QUE NO UTILIZARON LA TARJETA 'BLACK'

Los 'santos inocentes' de Bankia

Son cuatro de 86. Los únicos cuatro consejeros honestos de Caja Madrid y Bankia que no gastaron ni un euro con sus tarjetas black, mientras el resto se fundía alegremente 15 millones de euros

Son cuatro de 86. Los únicos cuatro consejeros honestos de Caja Madrid y Bankia que no gastaron ni un euro con sus tarjetasblack, mientras el resto se fundía alegremente 15 millones en todo tipo de gastos, desde un metrobús hasta arte sacro y megaviajes por todo el mundo, pasando por lencería femenina, masajes y clubes. SonFrancisco Verdú, Íñigo Aldaz, Esteban Tejera y Félix Sánchez Acal.Este viernes declararon los tres primeros (el cuarto ha fallecido) ante el juezFernando Andreude la Audiencia Nacional para explicar por qué no las usaron y dejar así en evidencia las excusas presentadas por los que lasquemaron.

Una declaración que no estuvo exenta de sombras. Aldaz y Tejera no aludieron precisamente motivos éticos ni dudas sobre la legalidad del instrumento, sino directamente que a ellos no se las dieron. Sólo teníanla tarjeta de representación normal ('blanca') para los gastos en que debían incurrir por su cargo y que tenían que justificar ante la entidad. Quién sabe quéhabrían hecho si se las hubieran dado. Pero como eso es hipotético, no tuvieron que responder al juez sobre ello.

El único que sí alegó motivos de conciencia fue el consejero delegado ya de la entidad fusionada (Bankia), Verdú, que fue fichado por Rodrigo Rato en julio de 2011, en vísperas de la salida a bolsa. Según su declaración, fue el propio exvicepresidente del Gobierno el que le entregó un sobre con la tarjeta opaca, pero él prefirió guardarlo en un cajón sin abrirlo, para evitar tentaciones. Es más, según le dijo ayer a Andreu, advirtió a Rato de que era una "mala praxis bancaria" porque "en 30 años de profesiónjamás he visto algo semejante".

El exconsejero delegado explicó que lablackno estaba contemplada dentro de su contrato de retribución y por eso la rechazó, de hecho ni siquiera llegó a abrir el sobre que le entregó. “No se puede usar una tarjeta sin ningún tipo de justificación. No entendía por qué me daban otra tarjeta”, explicó Verdú, tras aclarar que sí disponía de una tarjeta de representación, por la que se entregaban los justificantes correspondientes.De hecho, la declaración de Verdú desmiente la que hizo el propio Rato en octubre y en la que se reiteró ayer, según la cualél no le dio ninguna tarjeta a Verdú.

No obstante, aquí entramos en las zonas de sombra. En la causa figura un contrato de la tarjeta firmado por el número dos de Bankia en esa época, pero él asegura que la firma estampada en el mismo no es la suya.Y hay cosas más oscuras en la declaración de Verdú: es cierto que él no utilizó la tarjeta, que pensaba que era una mala paxis y tenía dudas de su legalidad...pero sabía que los demás consejeros y ejecutivos sí la usaban con fruición y no dijo esta boca es mía. De hecho, no la ha abierto hasta que ha tenido que declarar en sede judicial.

Verdú: pecar por omisión

Ese es el problema de Verdú: que no pecó por acción pero sí por omisión, y por esose ve ahora imputado (por la salida a bolsa, no por las tarjetas). Fue fichado por Rato justo antes de la OPV porque una sociedad cotizada debíacumplir las normas de buen gobierno que exigen tener un consejero delegado. Pero se decantó por alguien sin verdadero peso -en la línea habitual de la banca española, por otro lado- y prácticamente desconocido en el mundillo, ya que venía de una entidad pequeña y especializada como Banca March. La razón formal de su incorporaciónfue su experiencia en integración de redes en la fusión de BBV y Argentaria.

En el sector, Verdú es muy respetado por su integridad. De hecho, fue el único ejecutivo de Rato que mantuvoGoirigolzarrien su organigrama cuando tomó las riendas de Bankia, hasta que dimitió cuando fue imputado en julio de 2012. Es cierto que no fue responsable de la gestión, pero sabía dónde se metía cuando fichó por la entidad (y se embolsó 2,9 millones por ello), avaló la información del folleto de la OPV cuya autenticidad cuestionan los peritos, y firmó las cuentas de 2011 en las que Bankia ganaba 309 millones. Cuentasque fueron reformuladas por Goirigolzarrí para arrojar unas pérdidas de 3.000 millones.

Aldaz y Tejera, relacionados con Bankia

Como sostiene el fiscal del caso, "ser miembros de un consejo de administración es un asunto serio y no se trata de rellenar el consejo con personas dispuestas a ser plegables instrumentos en manos de ejecutivos". Es decir, no basta con no participar en los desafueros; avalarlos o callar también es perseguible. Y ése es el caso del 'honesto' Verdú.

En cuanto a Aldaz y Tejera, ambos han conseguido colocarse en empresas ligadas a Bankia. Aldaz es director general de Realia, la inmobiliaria que fundaron a medias Caja Madrid y FCC, aunque la participación de la entidad fue traspasada a Sareb. Y Tejera es ahora vicepresidente primero de Mapfre, la aseguradora socia y accionista de Bankia cuando salió a bolsa (de hecho, fue el inversor institucional que más copró en la OPV, 280,5 millones), a la que conocía bien desde sus tiempos de presidente de Caja Madrid Seguros Generales.

Rodrigo Rato Audiencia Nacional Miguel Blesa Caso Bankia Noticias de Bankia Fernando Andreu
El redactor recomienda