Fairmont, Marriott, Hyatt... Las cadenas de lujo aceleran su desembarco en Madrid
  1. Empresas
quieren entrar este 2015

Fairmont, Marriott, Hyatt... Las cadenas de lujo aceleran su desembarco en Madrid

Las grandes cadenas hoteleras del mundo mantienen negociaciones a varias bandas para entrar en Madrid este mismo año atraídas por el nuevo impulso de la capital

Foto: Marriot y Fairmont están en liza por comprar el Ritz.
Marriot y Fairmont están en liza por comprar el Ritz.

Madrid está de moda. La capital de España se ha convertido en el nuevo objeto de deseo de los grandes nombres internacionales, ya sean fondos de inversión, sobre todo inmobiliarios, firmas de ropa u hoteles. En realidad, todos estos negocios van de la mano, ya que se trata de sectores que se retroalimentan bajo la luz del turismo, especialmente del dirigido a los viajeros de clase más altaque, lejos de buscar sol y playa, son atraídos por una buena oferta combinada de compras, cultura, ocio ygastronomía.

La reactivación del centro histórico de Madrid, con proyectos como Plaza de España, Canalejas o todo el impulso que está viviendo Gran Vía, unido al ajuste de los precios inmobiliarios en la capital, y a la recuperación del turismo, han creado el caldo de cultivo perfecto para que las grandes cadenas hoteleras pongan sus ojos en la ciudad.

Fairmont, Marriot, Hyatt, Rosewood o Mandarin son algunos nombres que están buscando activamente emplazamiento en alguno de los mejores inmuebles de Madrid, según confirman diversas fuentes de mercado. Su aterrizaje definitivo se espera para este mismo 2015y supondrá seguir los pasos de Four Seasons, que hace dos años llegó a un acuerdo con OHL Desarrollos para poner en marcha un establecimiento de 5 estrellas gran lujo en el Complejo de Canalejas, con 215 habitaciones.

Marriott ya estuvo el pasado ejercicio a punto de adquirir el Hotel Ritz de la capital, con una oferta que rondó los 130 millones de euros, pero en el último momento la operación se torció. No obstante, la cadena sigue interesada en comprar el establecimiento, ya que es el peaje que necesita pagar para poder recuperar la marca Ritz Carlton en la Península Ibérica, y esto abarca el hotel Arts de Barcelona, elde Abama, enTenerife, y el dePenha Longa, en Portugal.

No obstante, sus planes son muy ambiciosos y también está preparando su desembarco tanto con la marca Marriott como con JW Marriot. Un plan B que, además, ganará cuerpo si algún rival le gana la mano en la puja por el Ritz, que también ha despertado el apetito de Fairmont, otra gran cadena cuyo aterrizaje en España se espera para los próximos meses, ya sea en esta ubicación o en otra.

Como explica Jordi Schoenenberger, socio de Deloitte, "Madrid es una ciudad donde las cadenas hoteleras de lujo quieren entrar desde hace años, dada la importancia de España como tercer destino turístico mundial, y ahora se está dando la perfecta combinación que supone la búsqueda de oportunidades por parte de los grandes fondos internacionales, aprovechando el descenso de precios de los activos durante la crisis, los bajos tipos de interés, lo que convierte estos activos en unainversión con un potencial superior, en un contexto derecuperación de la economía y el turismo, y el impulso de verdaderos proyectos de desarrollo de la ciudad".

Como explica su compañera Cristina Panizo,"la mayoría de operaciones potenciales por parte de las cadenas hoteleras internacionales se centran en la reconversión de edificios, proyectos que requieren importantes inversiones, alrededor de los 200.000 y 300.000 euros por habitación y hasta un millón de euros, en función de la categoría".

Un reciente informe de Irea eleva a más de 1.000 millones el importe de las operaciones que se cerraron el pasado ejercicio dentro del mercado hotelero español, el mejor dato en 20 años que, sin embargo, apenas tuvo protagonismo entre las grandes cadenas de lujo, ya que los activos de categoría superior (5 estrellas y 5 estrellas gran lujo) perdieron importancia en 2014, concentrando el 34% del valor frente al 60% del año 2013. En cambio, se elevó el protagonismo de los segmentos de tres y cuatro estrellas, que incrementaron su peso relativo hasta el 62,3% del volumen total de inversión.

Se prevé que dichos números cambien este año en la capital, con establecimientoscomo los hoteles Miguel Ángel y Villa Magna, ubicados en el Paseo de la Castellana, o la antigua sede de la Compañía Asturiana de Minas, situada en Plaza de España, como principales candidatos a protagonizar operaciones.

Llama la atención que una de las grandes firmas que han están analizando el mercado sea Hyatt, que hace seis años decidió poner pies en polvorosa y salir de España, donde, entre otros activos, gestionaba el Villa Magna. Pero el contexto ha cambiado, como demuestra el récord marcado en 2014 con casi 65 millones de turistas en el país,y ahora es una de las cadenas más activas en la búsqueda de una gran ubicación en Madrid, según confirman varias fuentes de mercado.

En esta labor se verá las caras también con Mandarin, firma asiática de establecimientos de lujo que se ha marcado como objetivo entrar en la capital, y Rosewood, cadena que está manteniendo una mayor discreción, pero que también ha puestos sus ojos en España, y puede dar noticias pronto.

Turismo Marriott Mandarin Fairmont Hotel Ritz Hyatt Hoteles
El redactor recomienda