Es noticia
Menú
Redada de Hacienda contra el capital riesgo: sanciona a Ibersuizas y a Portobello
  1. Empresas
por las plusvalías de la venta de FCC

Redada de Hacienda contra el capital riesgo: sanciona a Ibersuizas y a Portobello

La Agencia Tributaria ha encontrado en el private equity un nuevo hilo del que tirar para evitar que el sector financiero esquive el pago de impuestos.

Foto: Cristobal Montoro, junto a Soraya Sáenz de Santamaría tras el pasado Consejo de Ministros. (Efe)
Cristobal Montoro, junto a Soraya Sáenz de Santamaría tras el pasado Consejo de Ministros. (Efe)

Las firmas de capital riesgo españolas se han convertido en el último objetivo de la Agencia Tributaria, muy preocupada por las estructuras fiscales que han permitido a estas sociedades de inversión y a sus directivos ganar mucho dinero reduciendo a la mínima expresión el pago de impuestos. A modo de ejemplo, Hacienda ha impuesto una sanción de un millón de euros a Ibersuizas y otra de 300.000 euros a los socios de Portobello.

Según consta en las cuentas de la firma participada por Dolores Ortega, sobrina de Amancio Ortega, el dueño de Inditex, y por los García Baquero ente otros empresarios de postín, la Agencia Tributaria le abrió varias inspecciones entre 2011 y 2012 por el Impuesto sobre Sociedades, Impuesto sobre el Valor Añadido y Retención/Ingreso a cuenta de Rendimientos del Trabajo Profesional de los periodos 2006 y 2007.

Ibersuizas, que en su día también tuvo como inversores a Fernando Martín (Martinsa) y a los hermanos Salazar, imputados por un presunto desfalco de más de 200 millones en la antigua Sos Cuétara, firmó un acta de disconformidad en concepto de Impuesto sobre Sociedades de los ejercicios indicados, de la cual no se desprendía deuda a pagar, pero sí la eliminación y la compensación de deducciones y bases imponibles.

La firma recurrió el acta ante el Tribunal Económico Administrativo Regional (TEAR), pero ya ha derivado una sanción por importe de 712.000 euros, la cual también se encuentra en fase de reclamación ante el citado organismo. Además, Ibersuizas protestó por otra inspección paralelo por el IVA, lo que se ha saldado con una deuda a pagar de 258.000 euros.

Por si no fuera poco, la Agencia Tributaria ha revisado las plusvalías que Ibersuizas obtuvo con la venta en 2006 del 5% de FCC por 381 millones de euros, con unas plusvalías brutas de 200 millones, por lo que ha revisado los impuestos de sociedades de los años 2008, 2009 y 2010. El informe de los inspectores obliga a Ibersuizas a eliminar las compensaciones fiscales (créditos fiscales) que tenía pendiente de aplicar. A cierre de 2013, esta cifra asciende a 6,6 millones.

Pasar por caja

Precisamente, la operación de venta del 5% de FCC es la que, seis años después, les ha dado un dolor de cabeza a los antiguos gestores de Ibersuizas, que tras la abrupta ruptura de la relación contractual con los García Baquero y la sobrina de Ortega, crearon Portobello. La Agencia Tributaria ha impuesto una sanción de hasta 300.000 euros a Ramón Cerdéiras, Iñigo Sánchez Asiáin, Juan Luís Ramírez y Fernando Chincurrieta.

Los cuatro son los dueños de Ballestrinque Management, la sociedad a través de la cual facturaban sus honorarios anteriormente a Ibersuizas y posteriormente a Portobello. Fuentes oficiales de estos gestores aseguran que han decidido pagar la penalización para estar al día con Hacienda y evitar una batalla legal que manchase la reputación de la firma. Todo lo contrario que Luis Chicharro, un ex gestor del private equity que ha decidido hacer frente a la acusación de la Agencia Tributaria.

Además de pagar la multa, Cerdéiras, Sánchez Asiaín, Ramirez y Chinchurrieta, que acaban de levantar el mayor fondo de capital riesgo desde el estallido de la burbuja, han decidido desmontar la estructura societaria a través de la cual cobraban sus emolumentos y que había sido puesta en cuarentena por Hacienda. Un movimiento que ha provocado mucha incertidumbre en el sector, ya que la mayoría de los profesionales tienen instrumentos similares.

Las firmas de capital riesgo españolas se han convertido en el último objetivo de la Agencia Tributaria, muy preocupada por las estructuras fiscales que han permitido a estas sociedades de inversión y a sus directivos ganar mucho dinero reduciendo a la mínima expresión el pago de impuestos. A modo de ejemplo, Hacienda ha impuesto una sanción de un millón de euros a Ibersuizas y otra de 300.000 euros a los socios de Portobello.

Capital riesgo
El redactor recomienda