el dueño de banesco contrata a kpmg

Escotet investiga la compra de inmuebles de Novagalicia por parte de sus directivos

El nuevo dueño de Novagalicia ha encargado a KPMG un informe exhaustivo de la cartera inmobiliaria ante las sospechas de irregularidades de los anteriores gestores.

Foto: El presidente del grupo Banesco y vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (EFE)
El presidente del grupo Banesco y vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (EFE)

Nunca mejor dicho. Juan Carlos Escotet quiere remover los cimientos de la antigua Novagalicia para convertirla en una entidad bancaria rentable. El deseo del inversor venezolano dueño de Banesco es tal que ha encargado un informe a KPMG para que le haga una recopilación de todos los inmuebles que tiene la nueva Abanca, algunos de los cuales se sospecha que no están registrados en la cartera del grupo o han sido vendidos a precios por debajo de su valor contable.

Los técnicos de KPMG han dedicado parte del verano a cruzar datos de solares, pisos y urbanizaciones que estaban bajo la tutela de las ya inexistentes Caixa Galicia y Caixanova, las cajas de La Coruña y Vigo cuya fusión dio lugar a Novagalicia. Sin embargo, tras el rescate del grupo resultante, con la aportación de más de 9.000 millones por parte del Estado y la posterior compra por parte de Banesco por apenas 1.000, la gestión del banco quedó en una zona de nadie que ha derivado en situaciones inquietantes.

Aunque la antigua Novagalicia traspasó a la Sareb, el banco malo participado por el resto de bancos privados y el Estado, 5.100 millones en activos y créditos a promotores, al banco le quedaron más de 6.000 inmuebles. La administración de estas casas, garajes y locales comerciales se fue abandonando conforme Escotet renovó a toda la cúpula de la entidad gallega, la mayoría de la cual dejó la institución en los primeros meses de 2014.

La sospecha de Escotet es que, entre 2012 y finales de 2013, el banco hizo ventas de inmuebles “irregulares”, según fuentes internas de la entidad financiera. Las sospechas se extienden a parte del antiguo equipo directivo surgido de la fusión de las dos cajas de ahorros, que se quedaron con algunas propiedades a precios inferiores a como esos activos estaban contabilizados en el balance de Novagalicia.

El informe de KPMG también va a servir para poner en orden la cartera inmobiliaria que aún posee la nueva Abanca, cuyo valor oscila entre los 600 y los 1.000 millones de euros, según distintas fuentes. Escotet quiere saber la tasación real de estos inmuebles para ponerlos a la venta dentro del plan de desinversiones con las que el empresario venezolano quiere poner en orden las cuentas del grupo.

Un investigador de la casa

En el primer semestre del año, Abanca obtuvo unos beneficios antes de impuestos de 440 millones de euros, siete veces más que en el mismo periodo de 2013. El banco explicó en un comunicado que el resultado de la primera mitad del ejercicio contabiliza algunas partidas extraordinarias, sin las cuales el beneficio antes de impuestos es de 134 millones. Aun así, superaría ampliamente los 66,5 millones del mismo periodo de 2013 cuando José María Castellano trataba de reanimar el banco surgido de las antiguas cajas de ahorros gallegas tras una inyección de dinero público de unos 9.000 millones

El presidente de Banesco visita las oficinas de Novagalicia Banco en A Coruña. (EFE)
El presidente de Banesco visita las oficinas de Novagalicia Banco en A Coruña. (EFE)

Lo que no ha cambiado entre una etapa y otra es la confianza en KPMG. Escotet considera que esta firma es la que mejor se conoce el banco, ya que fue el asesor financiero del proyecto de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova. Aunque sus cálculos de ese informe solicitado por la Xunta de Galicia (cobró un millón de euros) fueron totalmente erróneos, ya que se estimaban beneficios desde el primer año de la integración, la auditora fue nuevamente contratada por el Ministerio de Economía para evaluar el agujero del balance y la cuantía del rescate.

Debido a que ya ha exprimido las cuentas un par de veces, el banquero venezolano considera que KPMG es quien mejor se conoce todas las interioridades de Abanca y quien tiene más capacidad para encontrar las posibles irregularidades. Un informe que tiene en vela a los antiguos directivos, algunos de los cuales se enfrentan a una causa judicial abierta por su gestión. Una juez de La Coruña ha embargado a varios de ellos.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios