Es noticia
Menú
La Generalitat se opone al pacto del Gobierno y ACS por el almacén Castor
  1. Empresas
nace un nuevo foco de tensión con cataluña

La Generalitat se opone al pacto del Gobierno y ACS por el almacén Castor

La Generalitat se opone al proyecto porque el almacén esté pegado a la frontera sur de Cataluña y por cómo se ha estructurado la solución económica

Foto: El almacén Castor (Efe)
El almacén Castor (Efe)

Por si faltaban puntos de fricción entre la Generalitat y el Gobierno central, ahora se sumanla crisis del almacén gasista Castory el pacto que ha alcanzado el Gobierno con ACS, accionista del 66% del almacén submarino,para integrarlo en el sistema gasita y así cubrir los costes de inversión de esta infraestructura. La Generalitat se opone al proyecto y no sólo porque el almacén esté pegado a la frontera sur de Cataluña, sino por cómo se ha estructurado la solución económica.

El secretario general de Empresa y Ocupación,Pere Torres,atacó frontalmente esta semana esta solución alegando que "estamos ante una amenaza que puede afectar negativamente a nuestra competitividad, ya que sobre ella se va a cargar la factura de esta instalación"

En este sentido, el número dos deFelip Puigen la conselleria añadió que “la Generalitat ya ha manifestado que va a oponerse a que recaiga o en los presupuestos del Estado o en las tarifas de los usuarios".

Hace meses que la Generalitat está molesta por cómo el secretario de Industria,Alberto Nadal, ha ninguneado a la administración catalana en este procesoy cómo se les ha negado información de cómo iba a afrontarse la problemática deuna inversión de más 1.400 millones de eurosque ahora no puede entrar en funcionamiento después de que la inyección de gas provocase una oleada de seísmos en el norte de Castellón y el sur de Cataluña.

Apoyo al almacén en Cataluña

El secretario de industria catalán ha apoyado a este almacén que geológicamente no tiene nada que ver con Castor, ya que se hace en unas antiguas minas de sal, porque “hay que avanzar en incrementar de nuestras capacidades de reservas estratégicas de gas; pero nos preocupa de manera muy significativa todo el fenómeno vinculado al almacén Castor”. Y ha añadido que “nos inquieta porque entendemos queintroduce elementos graves, entre ellos, la constatación de que se pueden hacer obras de esta magnitud sin las garantías necesarias y sin la debida colaboración institucional”.

placeholder
Florentino pérez en la junta de accionistas de acs

"Nos preocupa también la mala prensa que puede generar para este tipo de instalaciones, cuando son necesarias. Cataluña necesita, a medio y largo plazo, disponer de depósitos de gas natural que incrementen sus reservas”, defendió Pere Torres en alusión al almacén gasista que proyecta Gas Natural en Balsareny y cuyo rechazo social ha aumentado por culpa de la crisis de Castor.

Entrar en el sistema

Tras este malestar de la Generalitat, no sólo está el ninguneo en esta cuestión sino también la solución aplicada. La reforma gasista que prepara Nadal ya incluye el pago completo de la retribución a Castor. Si la indemnización es menor de los 1.700 millonesque exigeFlorentino Pérez, presidente de ACS, bajarían los peajes pero no la retribución. En todo caso, este encarecimiento de los peajes lo soportarán las empresas y los particulares que son clientes de gas, y por eso Pere Torres advierte del daño a la competitividad, porque suben los precios de la energía.

Otralectura más política que se hace desde la administración catalana es que al cargar los costes de Castor al sistema son los ciudadanos de las CCAA más gasificadas las que acabarán pagando el pato, o lo que es lo mismo, serán catalanes y madrileños los que acaben asumiendo la factura del almacén gasista fallido.

Por si faltaban puntos de fricción entre la Generalitat y el Gobierno central, ahora se sumanla crisis del almacén gasista Castory el pacto que ha alcanzado el Gobierno con ACS, accionista del 66% del almacén submarino,para integrarlo en el sistema gasita y así cubrir los costes de inversión de esta infraestructura. La Generalitat se opone al proyecto y no sólo porque el almacén esté pegado a la frontera sur de Cataluña, sino por cómo se ha estructurado la solución económica.

Florentino Pérez Generalitat de Cataluña
El redactor recomienda