Es noticia
Menú
Deloitte deja a Castor al filo de la suspensión de pagos ante los vencimientos de deuda
  1. Empresas
LOS BONOS DE LA FILIAL DE ACS SE DESPLOMAN

Deloitte deja a Castor al filo de la suspensión de pagos ante los vencimientos de deuda

Watercraft Capital debe cobrar el 30 de junio 21 millones correspondientes a los intereses y una parte del capital de la emisión de 1.400 millones de bonos

Foto: Fabra, Soria y Margallo visitan las instalaciones del almacenamiento subterráneo de gas Castor. (EFE)
Fabra, Soria y Margallo visitan las instalaciones del almacenamiento subterráneo de gas Castor. (EFE)

Quedan seis días y a los bonistas del proyecto Castor no les llega la camisa al cuello. La sociedad luxemburguesa Watercraft Capital debe cobrar el próximo 30 de junio 21 millones de euros correspondientes a los intereses y una parte del capital de la emisión de 1.400 millones de bonos con los que se financió la construcción del almacén gasista submarino de Castor, en aguas de Castellón. Pero Deloitte, el auditor de la firma, ya ha advertido de que hay “una gran incertidumbre” en la capacidad de pago del proyecto.

En la memoria anual de Watercraft Capital, a la que ha accedido El Confidencial, Deloitte apunta con “especial énfasis” que, como consecuencia de la paralización de la inyección de gas, “Escal UGS no está generando suficientes ingresos para cubrir sus obligaciones a corto plazo, más específicamente para cumplir con el próximo pago del principal de los bonos y los intereses correspondientes en 2014”.


Escal UGS es la promotora del proyecto controlada en un 66% por la constructora ACS, que preside Florentino Pérez. En la memoria anual de Watercraft Capital se recuerda que en caso del impago la responsable es, precisamente, la propia ACS. Portavoces de ACS han sido consultados sobre la situación concreta del proyecto, pero la compañía ha declinado hacer declaraciones.

“La capacidad de Watercraft Capital para continuar como un negocio en marcha en el futuro inmediato depende de la satisfactoria resolución de la suspensión del proyecto de Escal UGS, mediante la obtención del permiso de puesta en marcha definitiva”, advierte Deloitte. Y no parece que la misma vaya a llegar en los próximos seis días.

Sin ese permiso, el almacén de Castor no puede incluirse en el conjunto del sistema gasista español y, por tanto, garantizarse una retribución pública. El proyecto fue paralizado por una oleada de terremotos en el norte de Castellón y el sur de Cataluña en otoño del pasado año.

Pinche para leer el documento.
Un tercer informe propio

Deloitte concluye que “la condición anterior indica la existencia de una incertidumbre relevante que puede proyectar una duda importante sobre la capacidad de la compañía para continuar como un negocio en marcha”.

En su informe anual se reconoce que ha habido dos estudios contrarios a que se siga inyectando gas y que responsabilizan a dicha inyección en el subsuelo marino a los movimientos sísmicos, los del Instituto Geográfico Nacional y el del Instituto Geológico y Minero Español. Por ello, se apunta que “un tercer organismo puede producir un informe adicional en nombre de Escal UGS”, con lo que la filial de ACS estaría intentado contrarrestar estos dos informes con un tercero de cosecha propia.

Derrumbe de los bonos

En medio de esta incertidumbre, la cotización de los bonos de Castor se ha derrumbado. Han caído un 6% en dos días y la rentabilidad que ofrecen se ha disparado proporcionalmente, superando el 6,4%. Con las últimas cifras los bonos cotizan a un 86,6% del valor nominal. Fitch ha rebajado la calificación del rating de los títulos de Castor al nivel de bono basura, BB+.

Hasta ahora, los bonistas de Castor se encuentran a corriente de pago. En 2013 cobraron 33 millones. Y en 2014 han de percibir otros 42, de los que el primer tramo, 21 millones, vence el próximo 30 de junio.

En la memoria se enumeran las garantías con las que cuentan los bonistas en caso de impago: créditos derivados de la concesión, la propia concesión de Castor o incluso créditos de ACS o hipotecas o bienes inmuebles de la propia constructora, según se señala en la memoria.

La incertidumbre de los bonistas de Castor podría despejarse si finalmente el Gobierno opta por introducir el almacén de gas submarino en el conjunto del sistema gasista, aprovechando la reforma del mismo.

Quedan seis días y a los bonistas del proyecto Castor no les llega la camisa al cuello. La sociedad luxemburguesa Watercraft Capital debe cobrar el próximo 30 de junio 21 millones de euros correspondientes a los intereses y una parte del capital de la emisión de 1.400 millones de bonos con los que se financió la construcción del almacén gasista submarino de Castor, en aguas de Castellón. Pero Deloitte, el auditor de la firma, ya ha advertido de que hay “una gran incertidumbre” en la capacidad de pago del proyecto.

Deloitte Florentino Pérez
El redactor recomienda