se quedará con las 45 oficinas del norteamericano

Popular negocia con Centerbridge la venta conjunta de sus tarjetas y las de Citibank

Banco Popular tiene preparada una segunda operación tras la compra del negocio minorista de Citibank en España: va a unir el negocio de tarjetas

Foto: El presidente del Banco Popular, Ángel Ron. (EFE)
El presidente del Banco Popular, Ángel Ron. (EFE)

Banco Popular tiene preparada una segunda operación tras la compra del negocio minorista de Citibank en España: va a unir el negocio de tarjetas del banco norteamericano con el suyo propio en un solo paquete, cuya venta negocia con varios fondos internacionales; Centerbridge tiene todas las papeletas para ser el comprador, pero todavía no se ha cerrado el acuerdo, según fuentes conocedoras de la operación. Este 'pase' al más puro estilo de Emilio Botín en el Santander tendrá un impacto muy positivo en el capital de la entidad que preside Ángel Ron, que sí se quedará con las 45 oficinas que vende Citi junto a las tarjetas.

El Popular reconoció la semana pasada que negocia la compra del negocio minorista de Citi, que comprende tanto la red de oficinas como las tarjetas, por el que pagará entre 400 y 650 millones, como ha informado El Confidencial. Las fuentes consultadas explican que la inclusión del negocio de tarjetas –que inicialmente estaba fuera de la operación cuando Citi la planteó en septiembre– se debe precisamente a esta operación de compraventa, puesto que había varios inversores interesados en este paquete. Un portavoz de Popular declinó hacer comentarios sobre esta información.

"Popular tenía su negocio de tarjetas en mercado desde hace tiempo para intentar una venta como la de su plataforma inmobiliaria, los cajeros o la unidad de recuperaciones. Pero se ha dado cuenta de que, si incluía las tarjetas de Citi, el valor de la unidad se disparaba y podía hacer un negocio redondo", explica una de las fuentes consultadas. Según dijo el propio Ron en la junta de accionistas de la semana pasada, "Citi es más pequeño que el Popular en balance en España y en el negocio de medios de pago, pero controla el 10% del negocio de crédito revolving en su propia tarjeta". Popular cuenta aproximadamente con 3,7 millones de tarjetas y Citi, con 1,1 millones.

Esto explica que haya encontrado mucho interés en esta operación por parte de varios fondos. De ellos, Centerbridge es el que se encuentra "en negociaciones más avanzadas", aunque otra de las fuentes no lo da todavía por acabado: "Lo más probable es que sea Centerbridge, pero no está cerrado y siempre existe el riesgo de que pase como con la plataforma inmobiliaria, que estaba casi hecho precisamente con Centerbridge y en el último minuto se llevaron el gato al agua Värde Partners y Kennedy Wilson".


Esta operación tendrá un impacto muy positivo en las ratios de capital del banco en un momento en que todas las entidades se están reforzando al máximo por temor a unos test de estrés que amenazan con ser durísimos. Este impacto vendrá por dos lados: por el numerador, con la plusvalía que se genere entre el precio al que coloque el paquete y el que pague a Citi por su negocio; y por el denominador, con la reducción de activos ponderados por riesgo (APR) que implica la salida de la actividad de tarjetas del propio Popular.

Una operación que recuerda la de Antonveneta

La operación recuerda, a pequeña escala, la compraventa del italiano Antonveneta por parte del Santander en noviembre de 2007. El banco que preside Emilio Botín adquirió la entidad italiana como parte del troceo de ABN Amro por 6.600 millones y tres semanas después le dio 'el pase' al Monte dei Paschi por 9.000 millones, es decir, con un beneficio de 2.400 millones. Además, segregó su filial de banca corporativa Interbanca, que vendió por otros 1.000 millones aproximadamente. No obstante, la fiscalía italiana ha acusado al banco español y al Monte dei Paschi de tener un acuerdo previo para repartirse las ganancias. 

La otra parte de la venta consiste en una red de 45 sucursales con buenas localizaciones en España –otro de los atractivos de la operación–, que incluyen más de 300 empleados; el Popular sí se quedará esta red y la integrará con la suya. Estas sucursales tienen 2.300 millones de euros en cuentas y depósitos y otros 2.100 millones en activos fuera de balance, principalmente fondos de inversión. Agrupan entre 105.000 y 110.000 clientes del segmento denominado mass affluent (banca personal), de los que unos 20.000 están considerados Citi Gold por el banco norteamericano, lo que significa que cuentan con un patrimonio superior a 75.000 euros.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios