pide alargar el pago de la deuda de urbaser

ACS busca 500 millones para financiar la recogida de basuras de los ayuntamientos

La compañía presidida por Florentino Pérez se ha puesto en marcha para refinanciar la deuda de Urbaser, dedicada a la recogida de residuos urbanos.

Foto: El presidente de, ACS Florentino Pérez (d), y el vicepresiente, Pablo Vallbona. (EFE)
El presidente de, ACS Florentino Pérez (d), y el vicepresiente, Pablo Vallbona. (EFE)

ACS sigue dando pasos con el objetivo de tener lo más limpio posible su balance. A las emisiones de bonos convertibles con acciones de Iberdrola y a los pagarés lanzados desde Irlanda, la compañía presidida por Florentino Pérez se ha puesto en marcha para refinanciar la deuda de Urbaser. Una filial, dedicada a la recogida de basuras, que ha tenido graves problemas de circulante por el impago de los ayuntamientos.

Fuentes financieras han confirmado que ACS ha reabierto las negociaciones con sus bancos acreedores para alargar el vencimiento de un crédito sindicado de 500 millones, que ya fue novado en mayo de 2012. Tras aquella firma, se determinó que la nueva fecha de vencimiento fuera el próximo 28 de noviembre, por lo que la compañía dispone de algo más de seis meses para cerrar las conversaciones con Société Générale, el banco agente de esta línea de financiación.

La extensión del plazo de pago es vital porque la amortización consiste en un único vencimiento el día de autos. Por ello, Florentino Pérez no quiere que le ocurra como hace dos años, cuando la crisis financiera provocó que la renovación se produjese in extremis. El cierre de los balances de los prestamistas habituales de ACS –una decena de bancos no continuaron en el sindicado– y las dificultades por las que atravesaba Urbaser por los impagos de las Administraciones llevaron a esta filial a una situación muy complicada.

La coyuntura era tan dramática que la compañía, especializada en la recogida de basuras para su posterior tratamiento, así como en la gestión de las zonas verdes y el agua, tuvo que financiar a sus propios contratatistas. Así, dio créditos a los ayuntamientos de Candelaria, Cona del Río, Turre y Chiclana, después de haber tenido que asistir con anterioridad a los municipios de Jerez, Villanueva del Pardillo, Lebrija, Almonte, Alcalá de Henares, Alcalá del Río, Mora, Lantejuela, Fuengirola, Camarma de Esteruelas, Algeciras, el Complejo Medioambiental Sur de Europa y la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol. En varias de estas localidades, como Jerez y Chiclana, hubo intensas huelgas por parte de los empleados de Urbaser.

Una mujer pasa cerca de varios contenedores en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera. (EFE)
Una mujer pasa cerca de varios contenedores en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera. (EFE)

La situación ha cambiado radicalmente para bien. La constructora ha vuelto a recuperar la confianza de las entidades financieras tras reducir sensiblemente su endeudamiento –las emisiones de bonos han sido sobresuscritas con amplitud– y Urbaser ha retornado a la normalidad tras cobrar las facturas gracias a los distintos planes de pagos a proveedores. En 2012, últimas cuentas publicadas, la subsidiaria de ACS cobró atrasos por cerca de 600 millones, lo que le permitió pasar de tener un circulante negativo de 152 millones a uno positivo de 248.

No más huelgas de cobro

Unos ingresos extraordinarios que fueron destinados a “la liquidación de créditos con terceros que mantenía la sociedad”. Esta amortización facilitó que Urbaser pudiera cumplir con los ratios financieros (deuda neta sobre ebitda y apalancamiento) a los que se comprometió con la veintena de instituciones financieras, tanto nacionales como extranjeras. No obstante, su beneficio disminuyó ostensiblemente, desde los 140 millones de 2011 a los apenas 10,1 millones de 2012, debido a los números rojos de los resultados financieros. La facturación también bajó, pero más suavemente, desde los 886 a los 830 millones.

Aunque la mejoría es sustancial, ACS no las tiene todas consigo con este negocio dependiente al 100% de las Administraciones. De hecho, hasta hace bien poco ha seguido sufriendo paros parciales de sus empleados, como ha sucedido con los de Almería, que se niegan a aceptar una rebaja del sueldo después de que el ayuntamiento haya reducido el importe de la contrata. Lo mismo le ocurrió en Elche, Santiago de Compostela, León y Roquetas.

Quema de contenedores como consecuencia de la huelga de los trabajadores de Urbaser. (EFE)
Quema de contenedores como consecuencia de la huelga de los trabajadores de Urbaser. (EFE)

Por ello, Florentino Pérez ha decidido dejar de ofrecer sus servicios en las comunidades autónomas y municipios donde ha tenido serios problemas para cobrar sus facturas. Así lo dijo a finales de febrero el presidente del holding de construcción y servicios medioambientales en la presentación de los resultados de 2013 cuando avisó de que “vamos a reestructurar la cartera de clientes en España por la experiencia de dificultades de cobro que hemos tenido en los últimos años”. El directivo añadió que el grupo buscaría en el extranjero la seguridad que no tenía en las Administraciones Públicas nacionales de las que, eso sí, había vivido durante muchos años.

No le falta razón, porque ACS tiene pleitos como el que le enfrenta a la Comunidad de Murcia por una desaladora levantada en Escombreras en la que invirtió 140 millones. La compañía solicitó otros 430 millones de deuda bancaria a la que no puede hacer frente porque no cobra lo prometido por el Gobierno regional. 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios