FINALISTAS EN LA VENTA DE CASTELLANA 200

Perella, Pimco y Anchorage se disputan la subasta inmobiliaria más 'loca' de España

El mercado inmobiliario está viviendo un repunte de actividad desconocido en años. Casi ni en tiempos de la burbuja se recordaba un momento tan caliente.

Foto: Castellana 200. (Wikipedia)
Castellana 200. (Wikipedia)

Irracional. El mercado inmobiliario está viviendo un repunte de actividad desconocido en años. Casi ni en tiempos de la burbuja se recordaba un momento tan caliente. El último ejemplo de está situación tiene como protagonista la venta de Castellana 200, el inmueble situado al norte del madrileño Paseo de la Castellana que formó parte de Reyal-Urbis. Hasta 22 inversores han participado en la primera fase de ofertas no vinculantes, de los cuales ha quedado una terna finalista inusual, compuesta por los fondos Pimco, Perella y Anchorage.

Los inversores internacionales están como locos por entrar en el mercado inmobiliario español. Tras un ajuste en precios de más del 50%, fondos institucionales y grandes fortunas buscan activos en venta a través de los cuales tomar posiciones en el ladrillo de España. Nuestro país está de nuevo de moda, aunque sólo sea por un simple cambio en la percepción del riesgo y de las expectativas, pues ninguno de los fundamentales (niveles de ocupación y subida de rentas) es todavía una realidad incuestionable. Eso parece no ser lo más importante.

La venta de Castellana 200 resume a la perfección el "momento caliente" que atraviesa el mercado. En sólo un mes, las firmas CB Richard Ellis y Knight Frank han recibido 22 ofertas ajustadas en tiempo y forma para pujar por este edificio, que aglutina cuatro productos en un mismo espacio: oficinas, zona comercial, parking y hotel cinco estrellas. Con todo, el inmueble lleva menos de un año en funcionamiento, no dispone siquiera de plena ocupación de inquilinos y una parte de la galería comercial pertenece al hotel cinco estrellas, todavía sin construir.

Foto: Castellana 200.
Foto: Castellana 200.

El furor por la operación ha sido tal que los tres finalistas son cuasi debutantes en el mercado inmobiliario español. Por un lado, está el fondo oportunista Anchorage, protagonista hace más de un año de la Operación Copérnico (edificios de Eurohypo/Monteverde en Madrid y Barcelona). Por otro lado, figuran las gestoras de fondos estadounidenses Perella Weinberg Partners y Pimco, esta última acaba de formalizar su compromiso como inversor ancla (50 millones de euros) de la sociedad de inversión inmobiliaria (socimi) promovida por Grupo Lar.

El precio ha marcado el corte de los tres finalistas. Los coordinadores de la venta han podido alcanzar el umbral de los 150 millones de euros que habían prometido a los bancos accionistas de Castellana 200 (Bankia, Sabadell, Santander, BBVA y Caixa). Eso sí, esa referencia sigue quedando muy lejos de los lejos de los 320 millones invertidos en pleno boom para desarrollar este complejo de lujo ideado por el promotor Rafael Santamaría, todavía hoy presidente y máximo accionista de Reyal Urbis, declarada en concurso de acreedores desde hace un año.

A falta de que los finalistas ajusten sus ofertas definitivas (informe técnico), el resto de aspirantes busca ya nuevas oportunidades. Algunos de ellos habían confiado a Castellana 200 su debut en nuestro mercado, como el fondo soberano de Singapur (GIC), mientras que otros candidatos como el fondo IBA Capital, uno de los más agresivos en precio (ABC Serrano, Mesena, Plaza de Cataluña…), se ha quedado en esta ocasión fuera. Aún así, todo este furor hace que algunos inversores consideren que, en caso de oportunidad, es mejor estar del lado vendedor.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios