HABRÁ QUE COMPARTIR PLANTAS

Guerra de despachos en la Asamblea: PSOE con Vox y Errejón con sus ex de Podemos

Por primera vez en la historia del Parlamento madrileño hay seis grupos, que tendrán que repartirse en las cinco plantas del edificio de despachos

Foto: El pleno de la Asamblea de Madrid.
El pleno de la Asamblea de Madrid.

Por primera vez en la historia de la Asamblea de Madrid, seis grupos parlamentarios tendrán representación en la Cámara: PSOE, PP, Ciudadanos, Más Madrid, Podemos-IU y Vox. Y a los problemas políticos que se avecinan, pactos, alianzas y desencuentros, hay que añadir los logísticos, es decir, cómo ubicar a todos los partidos para que tengan sus espacios de trabajo y reunión. En el hemiciclo no hay problema. Aunque el número de diputados ha subido de 129 a 132 esta legislatura por el crecimiento de la población madrileña, el pleno tiene de momento asientos de sobra para sus señorías (todavía quedarán 11 vacíos). Una distribución que hubo que cambiar tras las primeras quejas de Vox.

Otra cuestión son los despachos asignados a los grupos, en un edificio anexo al del pleno. Ya en 2015, al inicio de la X Legislatura, con cuatro partidos en el Parlamento, hubo que hacer obras para distribuir a las cuatro formaciones en las cinco plantas en este inmueble: los 27 diputados de Podemos ocuparon la primera planta, los 17 de Ciudadanos se instalaron en la segunda, dejando una pequeña parte de esa planta al PP (48 parlamentarios), que también ocupó la tercera planta por completo y parte de la cuarta. El PSOE (37) ocupó la mitad de la cuarta y toda la quinta. En las plantas compartidas hubo que habilitar dos accesos distintos.

El problema se multiplica ahora, con dos grupos más. No hay espacio para todos. Al menos para que cada formación tenga una planta para ella sola. Aunque la nueva Mesa de la Asamblea (el órgano rector de la Cámara en la que no están ni Más Madrid ni Podemos) debe decidir cómo se distribuyen estos espacios, la mayoría de los partidos creen que la lógica (para hacer las menos obras posible) hará por ejemplo que el PSOE tenga que compartir planta con Vox y que el Más Madrid de Íñigo Errejón ocupe la misma planta que sus excompañeros de Podemos.

Porque Más Madrid y Podemos-IU han sacado por separado los mismos diputados que Podemos en 2015. Más Madrid ha obtenido 20 escaños y Podemos-IU solo siete, por lo que lo más normal es que ambas formaciones compartan la primera planta, que hasta la fecha han ocupado los 27 de Podemos. Lo único que habría que hacer, si así lo piden estos dos grupos, es hacer dos accesos distintos. En teoría, es lo más factible porque en las últimas semanas, cuando Errejón anunció que iría a las elecciones separado de Podemos, diputados errejonistas que ya estaban en la Asamblea han compartido planta con sus futuros excompañeros mientras terminaba la legislatura.

El edificio de grupos de la Asamblea de Madrid.
El edificio de grupos de la Asamblea de Madrid.

Ciudadanos ha crecido, de 17 a 26 diputados. Por lo que pedirá quedarse por completo la segunda planta, que actualmente comparte con el PP. Los populares son los que más escaños han perdido, de 48 a 30. Habrá que ver si se acomodan todos en la tercera planta y ceden parte de la segunda a Ciudadanos y parte de la cuarta (que hoy comparten con el PSOE) a Vox. Porque los 12 diputados de Vox necesitarán su espacio y lo más factible es que ocupen la parte de la cuarta planta que hoy tiene el PP. En esa planta ya están hechos dos accesos, por lo que no habría que hacer grandes reformas.

El PSOE, que ha obtenido los mismos diputados que en 2015, es decir, 37, se mantendría igual: toda la quinta planta para ellos y parte de la cuarta, que pasaría a compartir con Vox. Hay que tener en cuenta que los siete miembros de la Mesa y algunos presidentes de comisiones parlamentarias no ocupan despachos en el edificio de los grupos sino en el del pleno, por lo que liberan despachos en la primera zona. El reparto no está decidido, ya que será una de las primeras cuestiones que tendrá que tomar la Mesa, que ya se ha reunido pero no ha tratado este tema en profundidad. De hecho, el grupo parlamentario de Vox ha sido ubicado en una sala de reuniones mientras se les asignan los despachos oficiales.

También habrá que decidir quién asume el coste de las obras si finalmente hay que realizarlas: el presupuesto de la Asamblea o la asignación que recibe cada grupo. Lo normal es que lo pague la Asamblea. Ya en esta legislatura se llegó al acuerdo de que el Parlamento financiara "la reparación, mantenimiento y conservación" de las instalaciones donde trabajan los grupos. Luego, cada grupo recibe una asignación fija (489.832 euros) y una parte variable en función del número de diputados, 17.809 euros por escaño. Así, el PSOE recibirá 659.000 euros; el PP, unos 534.000 euros; Ciudadanos, 463.000 euros; Más Madrid ingresará 356.000 euros; Vox, unos 214.000 euros, y Podemos-IU, solo 125.000 euros.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios