SONDEO DE IMOP INSIGHTS PARA EL CONFIDENCIAL

El debate, la última bala de Rivera: solo el 56% de sus votantes iría a votar el 10-N

El electorado de Cs y aquel que se ubica en el centro de la escala es el que está más desganado para ir a las urnas, el que se siente más indeciso y el que se dice más decepcionado con el partido

Foto: Albert Rivera, el pasado 31 de octubre, en su mitin de apertura de campaña en Cádiz. (EFE)
Albert Rivera, el pasado 31 de octubre, en su mitin de apertura de campaña en Cádiz. (EFE)

Albert Rivera y su equipo llaman a la movilización para el 10-N. No son los únicos que demandan a los ciudadanos una participación alta, pero sí que es cierto que la formación naranja sabe que de ella, de que sus electores salgan de la indecisión o la abulia (y también de que se no se vayan a otros partidos, principalmente a PP y a Vox), depende su suerte inmediata. Porque los más abstencionistas siguen, hoy por hoy, en el espacio de centro. Apenas el 55,6% de los que confiaron en Rivera y el 57,4% de los que se ubican en el centro anticipa que sí emitirá su sufragio. Y Rivera ve en el debate de esta noche su última bala para movilizarlos y sacarlos de casa.

Este lunes, último día permitido por la ley para la publicación de sondeos, publica El Confidencial la encuesta preelectoral del 10-N confeccionada por IMOP Insights a partir de 1.639 entrevistas, y realizada entre el 29 de octubre y el 2 de noviembre. Es decir, cuando ya habían pasado los hechos de actualidad que han marcado octubre: la sentencia del 'procés' que ha convulsionado Cataluña y generó violentos disturbios a mediados de mes, y la exhumación de Francisco Franco. El estudio da como vencedor al PSOE, con un 28% de los votos y entre 118 y 128 escaños, seguido del PP (19,6% y 81-90 diputados), Vox (13,9%, 42-50), Unidas Podemos (11,5%, 29-34), Ciudadanos (10,1%, 19-24) y Más País (3,3%, 3-5). La gobernabilidad sería mucho más compleja, puesto que ningún bloque se queda cerca de la mayoría absoluta. La pretensión del presidente de gobernar sin las ataduras de los independentistas no se haría realidad.

La participación estimada es del 68%, y se confecciona a partir del porcentaje de entrevistados que asegura que, con toda seguridad, irá a votar el 10-N (el 66,7% de la muestra) y una parte de aquellos que dicen que sí se acercarán a las urnas con mucha probabilidad. Si el 10-N la movilización registrada a las 20 horas fuese, en efecto, del 68%, España habría alcanzado un récord, pero por la banda baja: serían las elecciones con una menor participación de toda la democracia. Hasta ahora, la cifra más baja se había producido en 1979: un 68,04%, diez puntos por debajo de la convocatoria anterior, el 78,83% de 1977, las primeras generales tras la muerte del dictador.

El 28-A, el país anotó la sexta participación más elevada (75,75%, sin contar, obviamente, con el voto exterior). El único precedente que tenemos de repetición de los comicios es en 2016: fue a las urnas el 69,83%, cuando unos meses antes, en diciembre de 2015, había sido del 73,2%. Es decir, de unas elecciones a otras cayó en 3,37 puntos. Ahora, según este estudio de IMOP, podría descender casi ocho. No obstante, en esta semana de campaña podría producirse una mayor agitación de los votantes y reducirse la abstención.

El 55,6% de los votantes de Cs que irán a votar contrasta con el 77,2% de los que votaron a PP o a Vox o el 71,5% de los electores del PSOE


Esa caída de la abstención no se reparte homogéneamente por graneros de voto. Así, el 77,2% de los que votaron a PP o a Vox asegura que con toda seguridad irá a votar el 10-N. También afirma que no se quedará en casa el 71,5% de los electores del PSOE y el 70% de los de Unidas Podemos. Sin embargo, solo el 55,6% de aquellos que apostaron por Ciudadanos anticipa que ejercerá su derecho. Solo el 55,6%. Más de 20 puntos menos, si se compara con los que apuntan que el 28-A se inclinaron por Pablo Casado o Santiago Abascal. El porcentaje es prácticamente clavado (un punto por debajo, incluso) al de la anterior encuesta de IMOP para este diario: entonces solo el 56,7% de los votantes de Cs del 28-A manifestaba su intención de participar en estos comicios del 10-N.

Solo el 57,4% de los centristas

Pero no es el único síntoma de la desmovilización del votante naranja. Por espectros ideológicos, resulta que el 71,9% de los que se ubican en la izquierda y el 68,3% de los que se califican de derechas irá a votar con total seguridad. Pero solo el 57,4% de los que se sitúan en el centro adelanta que participará el 10-N. Conviene hacer en este instante una pequeña precisión: en el punto 5 de la escala no se sitúan solo los llamados centristas, sino también aquellos ciudadanos más despolitizados, aquellos sin una posición ideológica definida, que tienden a refugiarse, en las encuestas, en ese punto 5 de la regla —donde el 1 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha—. La mayor parte de ellos son muy probables abstencionistas.

Mayores de 35, mujeres y encuestados con estudios superiores son los que manifiestan que con toda seguridad participarán el 10-N

El análisis de la movilización ofrece otras claves igualmente jugosas. Así, se observa que los que menos se sienten interpelados en esta nueva convocatoria son los jóvenes. Apenas el 51,1% de los chavales de entre 18 y 24 años y el 59% de los que tienen entre 25 y 34 asegura que irá a votar el domingo. Conforme se avanza en edad, hay más compromiso con las urnas. Entre los de 35 y 44, ya es el 64,9% el que participará, y de entre los de 45 y 54, el porcentaje ya sube al 67%. Los más involucrados con la cita electoral son los mayores: el 72,5% de los que tienen entre 55 y 64 años y el 72,6% de los de más de 65 adelanta que se movilizará. Ese menor compromiso de los jóvenes complica las expectativas de los partidos nuevos. Por sexos, se sienten más movilizadas las mujeres (68,7%) que los hombres (64,6%).

También se sienten más concernidos por el 10-N aquellos con más estudios. El 72,8% de los que disponen de una titulación superior irá a votar. Un porcentaje que decrece hasta el 61% entre los que no tienen educación, hasta el 64,7% de entre aquellos con estudios primarios y hasta el 63,5% de los que confiesan tener estudios secundarios.

El debate, la última bala de Rivera: solo el 56% de sus votantes iría a votar el 10-N

De manera congruente, encontramos datos negativos para Ciudadanos cuando se pregunta por la decisión de voto. El 70,4% de los que recuerdan haber votado al PSOE, el 78,8% de los que apostaron por Pablo Casado, el 67,2% de los que confiaron en Unidas Podemos y el 87,5% de los que se inclinaron por Vox tienen, a día de hoy, su papeleta decidida. El porcentaje desciende hasta el 43,1% cuando se pregunta a los que en abril optaron por Albert Rivera. Por espectros ideológicos, pasa un poco lo mismo. El 75,9% de los que se ubican en la izquierda, el 68,2% de los que se sienten de centro izquierda, el 60,5% de los que se definen de centro derecha y el 77,6% de los que se catalogan de derechas saben qué sufragio introducirán en la urna el 10-N. Sin embargo, apenas el 50,6% de los que se colocan en el centro ha tomado una decisión.

Los de Vox, muy contentos

Asimismo, los votantes de la formación naranja son, con mucha diferencia, los más enfadados con el comportamiento del partido en los últimos meses. Se le cuestiona su postura tan rotunda de rechazo a un entendimiento con el PSOE o que haya optado por apuntalar al PP en los gobiernos de Madrid, Castilla y León y Murcia. Estrategias y decisiones que, según indica el estudio de IMOP, para muchos de los electores de Cs ponen en entredicho la capacidad de la formación para consolidarse como un agente moderador de la política.

El siguiente electorado más desencantado es el de Sánchez. El 44,4% de los que le eligieron se dice insatisfecho, por el 42,7% que se confiesa contento

El 67,3% de los que apostaron por Rivera el 28-A se sienten a disgusto con su voto, mientras que apenas un 23,2% no se arrepiente. El siguiente electorado más desencantado es el de Pedro Sánchez. El 44,4% de los que le eligieron se considera insatisfecho, frente al 42,7% que se sigue sintiendo cómodo. Los porcentajes en Unidas Podemos son similares, aunque algo mejores que los del PSOE: el 41,7% de los que escogieron a Pablo Iglesias está decepcionado con aquello que votó, mientras que un 47,5% cree que hizo bien. La ausencia de alternativa política explica que sus apoyos sociales no se vean mermados.

Los satisfechos entre los votantes del PP son mayoría también (55,4% frente al 29,1% que se dicen a disgusto). En el caso de aquellos que confiaron en Vox, ningún arrepentimiento: el 91,6% está contento con lo que hizo, frente al solo 6,1% que opina lo contrario. La formación ultraderechista, pues, es la que menos ha defraudado a sus electores, que han visto legitimada o normalizada su presencia a través del acceso al Parlamento o incorporándose a los debates y programas de televisión.

La baja movilización de los votantes de Cs y del espacio de centro, su indecisión y la decepción que sienten son elementos que juegan a la contra de Rivera. A ello se suma la enorme sangría de apoyos, a izquierda y sobre todo a derecha. La formación naranja tiene amarrados al 39,9% de sus electores, pero un 12,8% se le escapa hacia el PP y otro 12,2% hacia Vox. Hacia el PSOE se fuga un 3,3% de quienes confiaron en el partido liberal. En números absolutos, significa que entrega unos 137.000 apoyos hacia los socialistas, otros 532.000 hacia Casado y otros 507.000 hacia Abascal.

Ficha técnica

-Universo: personas de 18 años y más censadas y con derecho a voto en las elecciones generales.

-Diseño muestral:
Teléfono fijo: selección aleatoria estratificada a partir de las variables tamaño de hábitat y provincia con distribución proporcional. Selección aleatoria del hogar dentro de cada estrato. Selección del individuo con control de cuotas de sexo y edad retroalimentadas por el sistema, con aplazamiento y rellamada.
Teléfono móvil: selección aleatoria simple de la base de datos de teléfonos móviles generada automáticamente por IMOP Insights a partir de los inicios asignados a cada operador móvil. Esta base de datos se testó antes del inicio del trabajo de campo con el sistema Dali (detección automática de líneas inactivas).

-Margen de error de muestreo: ±2,5 puntos porcentuales para p=q=50% y nivel de significación del 95%, siempre en el supuesto de un muestreo aleatorio simple. 

-Trabajo de campo: del martes 29 de octubre al sábado 2 de noviembre de 2019. 

-Tamaño muestral: 1.639 entrevistas. 

-Técnica de la entrevista: telefónica asistida por ordenador mediante el sistema CATI. Un 45 % de las entrevistas se realizaron a individuos localizados a través de teléfono móvil.

-Duración estimada del cuestionario: 4,5 minutos. 

-Equilibraje: con el fin de minimizar posibles errores de campo y ajustar los datos al universo, el fichero se ha sometido a un equilibraje a partir de las siguientes matrices: sexo x edad; tamaño de municipio x provincia y equipamiento telefónico en el hogar.

-Instituto responsable de la investigaciónIMOP Insights, SA. IMOP Insights se acoge al código internacional CCI-ESOMAR para la práctica de la investigación social y de mercados. IMOP Insights cumple con los requisitos establecidos en la Norma UNE-ISO 20252. IMOP Insights está adherido al código CODIM.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios