MITIN EN MISLATA

El PSOE agita el miedo a Vox y al Gobierno "con franquistas" para mover a sus votantes

Ábalos y Sánchez alimentan la polarización izquierda-derecha. El presidente llama al voto útil en torno a su partido para "desbloquear" el país: "Todos contra el PSOE y el PSOE contra el bloqueo de todos"

Foto: Pedro Sánchez, con el 'president', Ximo Puig, este 2 de noviembre en Mislata, Valencia. (EFE)
Pedro Sánchez, con el 'president', Ximo Puig, este 2 de noviembre en Mislata, Valencia. (EFE)

Estaba escrito. Al PSOE le ha solido funcionar bien como herramienta electoral la polarización izquierda-derecha. Ocurrió en las generales del 28 de abril, sin ir más lejos. Y en esta campaña del 10-N, mucho más rara y más complicada para el candidato y presidente, en la que el partido había preferido incidir en la idea más 'burocrática' de un Gobierno "fuerte", "estable" y "cohesionado", al final ha tenido que tirar de esa arma. El miedo a la derecha. Una derecha que no viene sola, sino acompañada de Vox. De esta forma, los socialistas complementan su mensaje del "todos contra Pedro Sánchez" con la imagen de un Gobierno "del PP con los franquistas" para incentivar la participación de la izquierda.

Pedro Sánchez mitineó este sábado en Valencia, justo antes del parón de su campaña necesario para preparar el debate a cinco de este lunes y que emitirán RTVE y Atresmedia. El presidente canceló su paseo previo por Cuenca a primera hora de la mañana por razones de logística y se centró en su acto en la localidad metropolitana de Mislata, que gobierna el socialista Carlos Fernández Bielsa, acompañado del ministro de Fomento en funciones y cabeza de lista provincial, José Luis Ábalos, y el 'president' de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. Fue en el pabellón del Quint del municipio, y ante unos 2.000 simpatizantes y militantes.

Fue justo el secretario de Organización el que preparó el terreno a su jefe. La "alternativa" a un Ejecutivo del PSOE es "un Gobierno con Pablo Casado de presidente y con Santiago Abascal de vicepresidente". Eso sí que es un "Gobierno Frankenstein", dijo, para rebatir a los populares, cuyo líder resucitó esa expresión ayer para sostener que Sánchez busca un Gabinete sostenido por Podemos y nacionalistas e independentistas. "¿A qué juega el PP, a vendernos que se acercará a cien escaños? Es lo que dice. Vamos a creerles. ¿Y hasta 176 [mayoría absoluta] con quién? ¿Con Ciudadanos? Si el problema de estos es el nivel de derrota que van a tener. Es el único enigma. ¿Quién está entonces en condiciones de imponerse? La ultraderecha, y luego nos dicen que las otras elecciones las ganamos por el miedo a la ultraderecha. Si es por miedo, ¿ahora qué, que están creciditos? Si lo están es porque los ha alimentado la derecha de este país".

Ábalos: "Que elija la ciudadanía: o un Gobierno del PSOE, o un Gobierno del PP con los franquistas. Esa es la cuestión, o A o B. Los demás, ¡de adorno!"


Así que la disyuntiva es esta, para el PSOE: "Que elija la ciudadanía de este país: o un Gobierno del PSOE, o un Gobierno del PP con los franquistas. Esa es la cuestión, o A o B. Los demás, ¡de adorno!", remató Ábalos.

Se vio en el debate a siete

El PSOE no quiere que se pierda de vista que los sondeos —también los internos— indican una fuerte subida de la formación de Abascal. Hasta el punto, recordó Sánchez, que hay encuestas que la sitúan tercera, tras PSOE y PP. "A la ultraderecha se la vence defendiendo los principios democráticos, se la vence condenando el franquismo, el machismo la xenofobia, el racismo, la banalización de la violencia de género. A la ultraderecha se la vence defendiendo los valores democráticos y aislándola. Porque si la ultraderecha camina con el pecho henchido es como consecuencia de que la derecha ha unido su destino a la ultraderecha y no la ha aislado".

"Si la ultraderecha camina con el pecho henchido es porque que la derecha ha unido su destino a la ultraderecha y no la ha aislado", sostiene Sánchez

A partir de ahí, los socialistas se erigen como única alternativa viable. Y se sitúa como víctima, un marco que en el entorno del presidente siempre ha gustado. "Todos contra el PSOE y el PSOE contra el bloqueo de todos. De eso va esta campaña", incidió el presidente en funciones. Se remitió a lo ocurrido anoche en el debate a siete en RTVE, donde los otros seis portavoces intentaron hostigar a la representante socialista, Adriana Lastra.

El PSOE agita el miedo a Vox y al Gobierno "con franquistas" para mover a sus votantes

En ese primer combate televisado, dijo, también se vio que "toda la oposición da por hecho que el PSOE ganará", y que "ningún partido está dispuesto a desbloquear", por lo que el "único voto útil para desbloquear el país es el voto al PSOE", concluyó. Sánchez hizo hincapié en que el bloqueo "no tiene ideología", porque entorpecieron las derechas y también la "supuesta izquierda" de Unidas Podemos. A su líder, Pablo Iglesias, volvió a preguntarle si seguirá impidiendo la investidura de un presidente socialista, una vez que él sí ha contestado que no habrá gran coalición. "Quien quiera estabilidad y un Gobierno fuerte aquí está el PSOE: no hay ninguna alternativa", insistió, añadiendo que su partido es el único con proyecto, equipos y presencia territorial. Al final, todos, derechas, la "pretendida izquierda" y los independentistas quieren un Ejecutivo "débil", un PSOE al que quieren "frenar".

De nuevo, hacia los indecisos

Sánchez, animando a la participación, dijo tener una "mala noticia" para la derecha, "empeñada en una campaña de desmovilizar a la izquierda": "La España progresista va a votar el 10-N y va a votar al PSOE". Y la "buena noticia" para el país, siguió, es que "gracias al voto masivo" a su partido se podrá poner en marcha rápidamente un Ejecutivo que avance en "justicia social, convivencia y limpieza".

Puig llama también a la "movilización total" para que no gane la "coalición del no". Pide un Consejo de Ministros en Alicante para homenajear al exilio

De nuevo, el presidente se dirigió a los indecisos, haciéndoles ver el "valor" de su voto y llamándoles a romper "el muro del bloqueo". Y frente al "insulto, la descalificación y la mentira" de la oposición, "la victoria será la movilización de la España progresista y la concentración del voto".

También Puig llamó a una "movilización total", a un "gran triunfo" del PSOE, porque la alternativa es "una historia nefasta que ya pasó". Frente a la "coalición del no" —de nuevo, Sánchez como víctima—, hay que promover, dijo el 'president', que los socialistas tengan "la mayor fuerza posible". Este es el momento del "voto útil", más que nunca. Y en alusión a la competencia con Compromís, que concurre en estas generales aliada con Más País, de Íñigo Errejón, recordó a los electores que "siempre influyen más 22 escaños que dos". Es decir, que sale más a cuenta reforzar a un PSOE que ya elaboró en el Gobierno, este año, los mejores Presupuestos para la Comunidad Valenciana (y que fueron tumbados por la derecha y los separatistas), que darle más fuerza a una formación que como mucho puede subir un poco su representación y será irrelevante en el nuevo Congreso.

El jefe de la Generalitat agradeció a Sánchez que "echara al dictador" Francisco Franco "de donde no merecía estar". Un acto "de justicia y dignidad" que debería completarse, pidió, con este otros: un Consejo de Ministros en Alicante en recuerdo a los exiliados, a los que tuvieron que partir desde allí hace 80 años. Entonces se fue "lo mejor de España" por la victoria de los sublevados.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios