ELECCIONES GENERALES DEL 10-N

Equipos cercanos, concentración y deporte: así preparan los candidatos el debate final

Con una bolsa de indecisos que supera el 30% y una audiencia estimada por encima de los nueve millones, el debate será el gran evento que condicionará la semana previa al 10-N

Foto: Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera, el pasado 23 de abril en el debate de Atresmedia, con Vicente Vallés y Ana Pastor. (EFE)
Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera, el pasado 23 de abril en el debate de Atresmedia, con Vicente Vallés y Ana Pastor. (EFE)

Los equipos de campaña de los diferentes partidos tienen marcada en rojo en sus agendas la fecha del debate a cinco de este lunes. Se trata del undécimo debate televisivo de líderes y en esta ocasión se le otorga una mayor importancia de la habitual al coincidir con una campaña anómala, de tan solo ocho días por la modificación de la Ley Electoral para los casos de repetición de comicios ante la falta de acuerdo para una investidura. Con una bolsa de indecisos que supera el 30%, según el CIS, y una audiencia estimada por encima de los nueve millones de espectadores, el debate será el gran evento que condicionará la semana previa a la cita con las urnas. Todos los candidatos se lo preparan a conciencia y quienes parten desde una posición menos favorable en base a las encuestas incluso lo apuestan todo a esta carta para remontar.

El programa de este lunes, que arrancará a las 22:00 y que se prolongará hasta las 00:45, será el primero que cuente con la participación de Santiago Abascal. La ultraderecha tendrá pues a su líder por primera vez midiéndose con el resto de aspirantes a la Moncloa. No estará, como no estuvo el jefe de Vox para el 28-A, Íñigo Errejón, ya que es la primera vez que compite en unos comicios de ámbito nacional. El debate lo organiza y dirige la Academia de Televisión, y han colaborado en su diseño RTVE y Atresmedia, que han designado, cada uno de ellos, a quien les representará en plató, Ana Blanco y Vicente Vallés.

Pedro Sánchez no ha destacado especialmente por su desempeño en este tipo de formatos, y de hecho en la última campaña, la del 28-A, el análisis posterior de su equipo concluyó que los dos combates, el de RTVE y Atresmedia, en días consecutivos, pudieron impulsar a Pablo Iglesias y restarle algunos escaños. Ahora, fuentes del comité electoral creen que la cita de este 4-N puede servir para incentivar la participación, pero entienden que no será definitiva.

En todo caso, el PSOE está convencido de que el debate "será un todos contra Sánchez". Y él, para afrontarlo, "retratará el bloqueo de todos y se centrará en lo que necesita España: un Gobierno fuerte, progresista y unido", según indicaban este domingo fuentes de Ferraz. El objetivo es conseguir el voto de los más de dos millones de indecisos que pueden confiar en el presidente y hacer en una semana posible un Ejecutivo sólido para el país. Los socialistas, pese a la contumacia de las encuestas, que pintan a un PSOE estancado o ligeramente a la baja, consideran que está "a un paso de lograrlo".

El PSOE se espera un "todos contra Sánchez". El líder, que se está ayudando de Iván Redondo, se mostrará como presidente "experimentado"


Sánchez "se mostrará como el presidente experimentado, firme, sereno, que sabe gestionar, con marcado carácter social y con prestigio internacional que puede liderar un Gobierno fuerte para España frente a los desafíos que el país tiene por delante". El presidente, como viene insistiendo en sus últimos mítines y entrevistas, hará hincapié en que es el "único que tiene un proyecto" para España, que tiene equipos y también presencia territorial. El resto de contendientes, cree el partido, "solo tiene un proyecto para esta semana", "frenar al PSOE".

El jefe del Ejecutivo se liberó la agenda desde que remató el mitin de este sábado en Valencia, y no volverá a tener actos hasta el martes, cuando continuará su recorrido por España en Valladolid, Badajoz y Gijón. El secretario general ha estado el debate en contacto permanente con el comité electoral, pero quien está ejerciendo de 'entrenador' es su gurú y 'spin doctor', Iván Redondo, su director de Gabinete. Este siempre ha visto como un escenario idóneo el "todos contra Sánchez", el que el líder emerja como víctima de los demás, porque fue el marco de las primarias, en las que venció, contra el pronóstico inicial, a la ungida por los notables y los aparatos, Susana Díaz.

María Casado, presidenta de la ATV, con Pablo Montesinos (PP), este domingo en el plató del debate. (EFE)
María Casado, presidenta de la ATV, con Pablo Montesinos (PP), este domingo en el plató del debate. (EFE)

Además, el debate ofrece la oportunidad a Sánchez de agitar el miedo a Vox, que tanto le rentó el 28-A, advirtiendo del peligro de un Gobierno "con franquistas", con "Casado de presidente y Abascal de vicepresidente", dado el auge de la ultraderecha en los sondeos, hasta el punto de colocarse tercero y desplazar a Ciudadanos. El secretario general ha profundizado esa línea de ataque para que la polarización alimente la participación de sus votantes, igual que ha intentado neutralizar los ataques de Iglesias subrayando que no habrá "gran coalición" con el PP. Eso también marcará la diferencia con los debates de abril, cuando los jefes de PSOE y UP apenas se rozaron.

Según fuentes del comité electoral, Sánchez no tendrá ningún problema en encararse con Vox, y está expectante por cómo PP y Cs buscan desmarcarse de Abascal. El candidato, informa EFE, podría reservarse "una sorpresa", algún anuncio o algún as en la manga, pero el partido no ha querido anticiparlo.

Casado cambia de equipo, Rivera se concentra

Para este debate, Pablo Casado también ha decidido cambiar de equipo de campaña con respecto a la del pasado 28 de abril. Hace seis meses siguió con su carrera de mítines por toda España hasta el mismo día de la cita ante las cámaras y se recluyó durante la jornada con su entonces jefe de Gabinete, Javier Fernández-Lasquetty, y con el responsable de campaña, Javier Maroto. También estaba en los preparativos la directora de comunicación, María Pelayo, la única que repetirá ahora en el equipo. Según fuentes del PP, Casado se rodeará en las horas previas al debate con los dirigentes más próximos: con Teodoro García Egea como responsable directo de la campaña y número dos a todos los efectos del PP, y con Pablo Hispán, su primer jefe de Gabinete nada más llegar a la presidencia del partido en el congreso de la sucesión de Mariano Rajoy.

El jefe del PP tendrá a su lado, otra vez, a María Pelayo, pero releva a Maroto y Lasquetty por Teodoro García Egea y Pablo Hispán

El jefe del principal partido de la oposición tiene en blanco su agenda para este lunes con el fin de preparar a fondo el debate en televisión, mientras que el domingo lo ha reservado para actos en Madrid para evitarse viajes en las horas previas al mismo.

Equipos cercanos, concentración y deporte: así preparan los candidatos el debate final

En el caso del líder de Ciudadanos, el debate puede ser crucial. Como publicó este diario, Albert Rivera sabe que el evento televisivo es su última gran bala para dar la vuelta a unas encuestas que no hacen más que empeorar sus expectativas. Por eso, ha tenido completamente libre su agenda desde el sábado hasta este lunes, que tampoco protagonizará ningún acto, cediendo todo el protagonismo predebate a Inés Arrimadas. Estos tres días ha permanecido enclaustrado en la sede nacional del partido con los principales dirigentes del equipo de campaña: José Manuel Villegas y Fernando de Páramo, y la secretaria de Programas, Marina Bravo. En toda la preparación han estado presentes su jefa de Gabinete, igual que sus principales asesores del equipo de comunicación.

Rivera ha liberado su agenda desde el lunes, consciente de que es su última bala. Ha dedicado los ratos libres a natación o 'spinning'

En el partido naranja recuerdan que Rivera no utiliza trucos mágicos para retener datos y mensajes, "tiene una cabeza privilegiada" para eso insisten, igual que no es habitual nunca verle con los discursos escritos en mítines o en la propia tribuna del Congreso. Los huecos libres de estos días los ha destinado, sobre todo, a hacer algo de deporte: natación y 'spinning'.

Iglesias: centrarse en las medidas

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha despejado toda su agenda el lunes para preparse su intervención. Preparación a la que ya viene dedicando horas durante los días previos debido a que, según apuntan desde su entorno, quiere evitar que una excesiva relajación le pueda jugar una mala pasada. Entienden que en la anterior campaña los debates le salieron bien y pretenden volver a aprovechar esta baza. Para ello, Iglesias se está rodeando de un amplio equipo, que comprende a una selección de miembros de la dirección, para fijar mensajes programáticos, entre los que se cuentan a Irene Montero, Noelia Vera, Juama del Olmo o Rafa Mayoral, así como de su equipo de comunicación, encabezados por su jefe de Gabinete, Pablo Gentili.

Iglesias se rodea de un amplio equipo, con Gentili en él, y tiene como meta que los demás rivales se retraten sobre las medidas que implantarán

Anticiparse a las salidas de los rivales, estudiándose sus argumentarios, así como preparse preguntas y respuestas que puedan poner sobre la mesa los moderadores del debate y fijar una clara línea política son algunas de las cuestiones que se trabajan en equipo. Los objetivos principales de Iglesias pasan por que el resto de candidatos se posicione sobre qué tipo de medidas van a poner en marcha si llegan al Gobierno en vistas a una futura recesión económica y fijar la política de pactos. Principalmente, con quien puede formar Gobierno, Pedro Sánchez.

Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, durante el pasado debate del 22 de abril. (RTVE)
Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, durante el pasado debate del 22 de abril. (RTVE)

Este periódico requirió a la dirección de Vox cómo estaba preparando su primera intervención en televisión Santiago Abascal, pero no recibió ninguna respuesta.

Una pregunta para arrancar el debate: "¿Cómo salimos de esta?"

Este domingo continuaron los preparativos en el pabellón de Cristal de la Casa de Campo, que acogerá este lunes el debate a cinco. La presidenta de la Academia, la periodista María Casado, directora del espacio, dio a conocer un detalle más: el programa arrancará con una pregunta que Vicente Vallés y Ana Blanco dirigirán a los cinco candidatos: "¿Cómo salimos de esta?". O sea, cómo se escapa del bloqueo. No es el modelo del debate de Atresmedia del pasado 23 de abril, en el que los presentadores, Vicente Vallés y Ana Pastor, lanzaban preguntas a los aspirantes sin que ellos tuvieran previo conocimiento de ellos. Y no eran genéricas, sino individualizadas. Las reglas las ponían los periodistas, no los partidos. 

Los representantes de los cinco partidos firmaron un acuerdo por escrito con la ATV con la que suscriben las condiciones y las reglas que guiarán este primer y único combate entre los líderes

Las cifras de este debate, citadas por EFE, son las siguientes: 

-300 profesionales de 50 medios de comunicación.
-700 personas acreditadas entre prensa, invitados y equipos de partidos.
-300 trabajadores (realización, producción, protocolo, seguridad).
-31 cámaras de grabación, 23 de ellas en el interior. Habrá dos cámaras para seguir a cada uno de los candidatos (plano medio y plano corto).
-Entre 5 y 7 kilómetros de cable en las instalaciones.
-300 metros cuadrados de plató. 19 metros de diámetro.
-Cinco espacios creados para este evento para que los cinco partidos sigan todo el debate.
-Debate accesible para todos con audiodescripción, lenguaje de signos, subtítulos, etc.
-Iluminación LED y con la misma temperatura de color.
-Dos unidades móviles, una de ellas en paralelo para actuar ante cualquier eventualidad durante la cobertura. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios