Es noticia
Menú
Rajoy llamará a Fernández para que apoye los próximos pasos contra Puigdemont
  1. Elecciones Generales
El PP y el PSOE recuperan relaciones

Rajoy llamará a Fernández para que apoye los próximos pasos contra Puigdemont

La escalada independentista en Cataluña es uno de los motivos que hace urgente la formación de Gobierno y Rajoy quiere aprovechar la nueva interlocución con el PSOE

Foto: Rajoy y Puigdemont se saludan durante la visita a una exposición. Foto:EFE
Rajoy y Puigdemont se saludan durante la visita a una exposición. Foto:EFE

La escalada del desafío independentista en Cataluña es uno de los motivos que hace urgente la formación de un nuevo Gobierno, con plenos poderes, y Mariano Rajoy aprovechará el restablecimiento de relaciones con el PSOE a través de Javier Fernández para recabar su apoyo. La gestora socialista pide tiempo para convencer a su partido de la necesidad de salir del bloqueo institucional y el jefe del Ejecutivo se compromete a respetar y esperar a esos procesos de decisión. Pero en cuanto esté lista la respuesta legal a la resolución para convocar la consulta separatista, Rajoy avisará al presidente autonómico.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, acordó con el bloque de los partidos independentistas catalanes (la antigua Convergencia, ERC y la CUP) sacar adelante una iniciativa en la Cámara autonómica para comprometerse a convocar una consulta "vinculante" para la escisión de Cataluña en septiembre del próximo año. La resolución fue aprobada pese a la advertencia expresa del Tribunal Constitucional sobre su ilegalidad. De hecho, los diputados populares, socialistas y de Ciudadanos decidieron no participar en la votación.

La Abogacía del Estado estudia ahora esa resolución para formular la respuesta jurídica que decidirá a continuación el Gobierno en funciones. Como recordó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, después del Consejo de Ministros, el nuevo paso de los nacionalistas es más de lo mismo dentro de lo que ellos llaman su "hoja de ruta" anulada por el Tribunal Constitucional. Artur Mas ya estiró el pulso al Estado con su propia consulta (la del 9-N de hace dos años) y el Gobierno considera que su sucesor, Puigdemont, sigue la misma estela obligado por la CUP.

El Ejecutivo se compromete a hacer respetar el Estado de derecho ante las iniciativas de los independentistas y de nuevo recurrirá al TC para que haga valer sus resoluciones. Cuando esté lista la respuesta, se informará al PSOE en primer lugar, según confirman en fuentes gubernamentales que prefieren no precisar si la cuestión del secesionismo catalán ha sido ya abordado por Rajoy en sus dos conversaciones reconocidas con Javier Fernández.

El presidente del Gobierno en funciones ya tenía informado a Pedro Sánchez cuando era el secretario general del PSOE, pero el interlocutor socialista se limitaba a darse por enterado, aceptar la actuación ante el TC y proponerse personalmente como solución al choque entre el Ejecutivo de Rajoy y el del frente independentista previo reparto de responsabilidades entre ambos. De hecho, los socialistas, con Sánchez al frente, se opusieron al final de la pasada legislatura a la reforma del TC para aumentar sus facultades con el objetivo de frenar intentos de violación del marco constitucional.

El Ejecutivo se compromete a hacer respetar el Estado de derecho por las iniciativas de los independentistas y de nuevo recurrirá al Tribunal Constitucional

La escalada del desafío independentista es junto a la urgencia de apuntalar la recuperación económica es el gran reto que tendrá que afrontar el próximo Gobierno, un problema para el que el PP considera imprescindible mantener y ampliar el entendimiento con el PSOE hasta el nivel de confianza alcanzado con Alfredo Pérez Rubalcaba. En la Moncloa añoran los tiempos del antecesor de Sánchez, duro jefe de la oposición, pero fiable en cuestiones de Estado.

Foto: El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. (EFE)

El exministro se fajó con el PSC para que los socialistas catalanes abandonaran la causa del "derecho a decidir" de Mas, pero después de la llegada de Pedro Sánchez, el PSOE ha admitido la equidistancia de su partido hermano en Cataluña entre los secesionistas y los constitucionalistas. El líder del PSC, Miquel Iceta, era y es el más ferviente partidario de Sánchez y de su intento de formar lo que Rubalcaba llamó el "Gobierno Frankenstein": PSOE, Podemos, nacionalistas y separatistas catalanes.

El sueño del PP es recuperar ahora en la persona de Javier Fernández, amigo personal de Rubalcaba, la antigua interlocución que tenían con el PSOE de la vieja guardia para los asuntos de Estado, el primero el de la unidad nacional, pero también en la política exterior y la que afecta a compromisos con la UE, la Defensa o la Seguridad.

La escalada del desafío independentista en Cataluña es uno de los motivos que hace urgente la formación de un nuevo Gobierno, con plenos poderes, y Mariano Rajoy aprovechará el restablecimiento de relaciones con el PSOE a través de Javier Fernández para recabar su apoyo. La gestora socialista pide tiempo para convencer a su partido de la necesidad de salir del bloqueo institucional y el jefe del Ejecutivo se compromete a respetar y esperar a esos procesos de decisión. Pero en cuanto esté lista la respuesta legal a la resolución para convocar la consulta separatista, Rajoy avisará al presidente autonómico.

Mariano Rajoy Independentismo Alfredo Pérez Rubalcaba Nacionalismo Miquel Iceta
El redactor recomienda