ávila, capital de la nueva generación popular

Casado y Cifuentes destacan en la 'campaña b' del PP por lo que pase después del 26-J

El vicesecretario general acumula visitas a su circunscripción (Ávila) de los barones, ministros y altos cargos con más peso o aspiraciones de futuro en el Partido Popular

Foto: Pablo Casado, Soraya Sáenz de Santamaría y Cristina Cifuentes. (EFE)
Pablo Casado, Soraya Sáenz de Santamaría y Cristina Cifuentes. (EFE)

La campaña electoral del PP para el 26-J tiene una 'cara b' de protagonismos internos, más allá de la personal de Mariano Rajoy y la de apoyo de María Dolores de Cospedal, con dos nombres: Cristina Cifuentes y Pablo Casado. La presidenta de la Comunidad de Madrid es la dirigente regional más solicitada 'en provincias' y el hiperactivo vicesecretario general el primero en visitas a su circunscripción (Ávila) de los barones, ministros y altos cargos con más peso o aspiraciones de futuro. Son los primeros movimientos internos por lo que pueda pasar después de las elecciones y ante el próximo congreso del partido.

En fuentes de la sede de Génova dicen que la presidenta de la gestora del PP de Madrid ha recibido múltiples peticiones para acudir a actos electorales por toda España, pero que han preferido enviarla a las provincias donde hay algún escaño en juego, por peligro de perderlo (necesitan apuntalar el último resto) o por aspirar a la suma de otro diputado más. Son los casos de Salamanca, Segovia, Ávila, Guadalajara, Baleares o Huelva.

Cifuentes es la protagonista absoluta de la campaña del PP de Madrid como anfitriona en cada acto, en los de Mariano Rajoy como cabeza de lista y de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, número dos de la lista, y en los demás de ámbito más local. Ha desempeñado el mismo papel que Esperanza Aguirre en las campañas nacionales de su partido desde 2004. La presidenta de la Comunidad es símbolo de la renovación interna emprendida en el PP después del fiasco (por pérdida de poder autonómico) de las elecciones autonómicas de mayo de 2015.

Aguirre, Cifuentes y Sáenz de Santamaría en una imagen de archivos. (EFE)
Aguirre, Cifuentes y Sáenz de Santamaría en una imagen de archivos. (EFE)

El reto que se han fijado los populares en la circunscripción de Madrid no es superar el 30% de los votos como en el conjunto nacional, sino pasar del 33 por ciento cosechado el 20-D al 36 por ciento. Traducido a escaños el listón el objetivo es sumar al menos otro escaño a los 13 logrados en los comicios de hace seis meses.

La otra figura emergente de esa 'campaña B' del PP, Pablo Casado, también arrancó como símbolo de la renovación del partido después del traspiés electoral de las últimas municipales y autonómicas, cuando fue nombrado por Rajoy vicesecretario general y portavoz de la dirección.

Cabeza de lista por Ávila, Casado asume el reto de personal de mejorar sus resultados de los populares en una provincia que es su feudo señero desde que, con José María Aznar a la cabeza, integraron los últimos restos del CDS de Adolfo Suárez. El PP tiene garantizados sus dos escaños de siempre por Ávila, que en tiempos de Ángel Acebes llegaron a sacar con el 63 por ciento de los votos (comicios de 2.000).

En los últimos comicios los populares obtuvieron el 46 por ciento de los votos. Si esta vez pasan del 50 por ciento al recuperar terreno con respecto a Ciudadanos y triplican al tercer partido (PSOE o Podemos) podrían obtener tres de tres. Es una carambola muy difícil, pero probable según el CIS, que abonaría la carrera de Casado. El objetivo, al alcance de la mano, es convertirse el 26-J el dirigente del PP más votado en los comicios.

Desfile por Ávila de barones y ministros

El vicesecretario-portavoz ha fichado para su campaña en Ávila a los principales pesos pesados del PP, que han desfilado por la ciudad de Santa Teresa en un peregrinaje que en la sede de Génova achacan al empeño personal de Casado. Los principales barones y lideresas con poder institucional y político, como Alberto Núñez Feijóo, Cristina Cifuentes, José Antonio Monago, Juan Vicente Herrera y Pío García Escudero han acudido a la capital, o localidades de la provincia como Candeleda, Arenas de San Pedro o Navarredonda de Gredos.

Alberto Núñez Feijóo, acompañado de Pablo Casado, durante su visita a localidad de Ávila. (EFE)
Alberto Núñez Feijóo, acompañado de Pablo Casado, durante su visita a localidad de Ávila. (EFE)

En los actos abulenses de Casado tampoco han faltado los ministros que son candidatos por otras provincias o ni son del partido: Rafael Catalá, Íñigo Méndez de Vigo o Luis de Guindos. Y hasta secretarios de Estado como el de Seguridad, Francisco MartínezEsperanza Aguirre ha hecho su única salida de Madrid para apoyar precisamente al cabeza de lista por Ávila que empezó su carrera en Nuevas Generaciones de Madrid y en el gabinete de Aznar.

Además, Casado ha recibido el apoyo personal de sus compañeros de la dirección, Cospedal y los vicesecretarios de la última hornada: Fernando Martínez-Maillo, Javier Maroto y Andrea Levy. Y entre los actos de Ávila, en campaña y precampaña, ha hecho escapadas para estar con Fátima Báñez en Huelva (otra candidata hiperactiva), con Soraya Sáenz de Santamaría en Madrid o con Ana Pastor en Pontevedra.

Después de Rajoy y Cospedal, Casado será el 26-J el dirigente del PP que suma más apoyos de campaña del resto de sus compañeros-candidatos. Con Cifuentes forma el dúo más citado en los aparatos locales y cuadros del partido como figuras al alza por lo que pueda pasar después de las elecciones si no logran seguir en el poder y les toca recomponer filas en la oposición a partir del próximo congreso.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios