EN LAS TRIPAS DEL CIS

El efecto mar de plástico de Vox, la crisis de la sanidad y otras claves del CIS andaluz

Juanma Moreno y Juan Marín son peor valorados que Pablo Casado y Albert Rivera. La sanidad se dispara como preocupación tras las mareas contra los recortes

Foto: La presidenta andaluza, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta andaluza, Susana Díaz. (EFE)

El CIS andaluz deja un ganador evidente. Susana Díaz encabeza la estimación de voto con comodidad y, tras volver a la cocina, el CIS pierde parte del sesgo favorable al PSOE. Pero en las tripas de un sondeo con casi 5.000 encuestas se esconden muchas claves que marcan la campaña y justifican algunas decisiones de los partidos. Los temas que benefician a unos y a otros, los puntos débiles y fuertes y las necesidades de los partidos asoman en las tripas de este CIS.

[Consulte el especial Elecciones Andalucía]

Nuevo mapa electoral

Según el sondeo, el PSOE ganaría en las ocho provincias andaluzas, algo que no ocurre desde 2004. Almería, una provincia sociológicamente próxima a Murcia y Alicante, que ni votó el Estatuto de Autonomía de 1980, ha sido últimamente un feudo del PP. Hasta el punto de que alguna vez Javier Arenas, siendo cabeza de lista autonómica, se presentó por Almería.

Andrés Medina, analista electoral de la empresa Public, el hombre que durante años en Moncloa trajinaba estos datos en su Excel para Mariano Rajoy, explica que en esta provincia se vislumbra lo que califica como "el efecto mar de plástico". En esa provincia, Vox obtendria un 7,55% del voto y un escaño. Es sorprendente, porque Almería "es la tercera provincia más difícil para entrar en el Parlamento andaluz, solo por detrás de Jaén y Huelva". Lo normal sería que si el partido de Santiago Abascal logra escaño lo hiciera por Sevilla, Málaga o Cádiz, las más pobladas.

Pero en Almería, con un 19,7% de población inmigrante —de ellos, un 7,67% procedente de Marruecos—, es donde el mensaje antiinmigración de ultraderecha de Vox cala, según este CIS. La preocupación por la inmigración sube del 5,3% en 2015 al 13% cuando se pregunta por los dos principales problemas. En ese caso, Vox estaría actuando como 'robaescaños' para el PP y teñiría el mapa andaluz de rojo. Otros sociólogos ponen en duda este resultado de Vox.

Lo que veo es que los andaluces quieren cambio pero se resignan a la continuidad

Resignación

Casi nadie espera una sorpresa. El 65,1% de los encuestados pronostica que ganará el PSOE las encuestas, como ha hecho siempre en democracia. "Lo que veo es que los andaluces quieren cambio pero se resignan a la continuidad", opina Medina. Las respuestas de la encuesta no destilan mucha ilusión. A la pregunta de cómo ha sido la gestión de la Junta de Andalucía en los últimos cuatro años, solo el 10,8% de los andaluces la considera buena. De hecho, el 50,6% de los que votaron al PSOE responde que ha sido regular y el 16,3% dice que mala. Lógicamente, esos porcentajes empeoran al preguntar a votantes de la oposición.

Medina señala que esa poca ilusión se refleja también en que solo el 18,8% cree que la situación económica en Andalucía es mejor ahora que hace tres o cuatro años, en lo peor de la crisis. Es relevante que en los votantes del PSOE ese porcentaje sube, pero solo cuatro puntos, al 22,8%.

¿Clave nacional o regional?

El PSOE sigue siendo el partido nacionalista de Andalucía. Los socialistas han lucido siempre con orgullo la bandera andaluza y cuando el PP ha gobernado en Madrid han sacado réditos de lo que se ha bautizado como 'la confrontación'. El 24,5% de los encuestados elige el PSOE de forma espontánea cuando se le pregunta cuál es el partido que más defiende Andalucía, muy por encima del 8,1% que elige al PP. Eso ayuda a explicar que el PSOE pida una campaña centrada en Andalucía mientras que el PP o Ciudadanos la prefieran en clave nacional, hablando de Cataluña o los Presupuestos.

Pablo Casado es más conocido que Juanma Moreno. (EFE)
Pablo Casado es más conocido que Juanma Moreno. (EFE)

Moreno y Marín, desconocidos

Hay más datos que explican por qué PP y Ciudadanos buscan una campaña nacional. El candidato popular, Juanma Moreno, solo ha logrado pasar en conocimiento del 52,7% al 56,2% en tres años. Incluso Teresa Rodríguez (59,1%) es más conocida que el candidato popular. Como contraste, Casado es conocido por el 76,6% de los encuestados, 20 puntos más que Moreno. Dentro de los votantes del PP saca mejor nota Pablo Casado (5,97) que Moreno (5,65). De los 15 días de campaña, Casado estará 11 días en Andalucía.

Algo parecido le ocurre a Ciudadanos. Juan Marín, que repite como candidato, solo es conocido por el 46,9% de los encuestados, mientras que a Albert Rivera lo identifica el 85,1%. Rivera supera a Marín en valoración general y entre sus propios votantes. Suma más el candidato nacional que el local.

En contraste, en el PSOE la valoración de los líderes es similar. Susana Díaz obtiene casi la misma puntuación (4,1) que Sánchez (4,06) en la población general y lo mismo ocurre entre los votantes del PSOE: 5,96 para Sánchez y 5,87 para Díaz. El presidente del Gobierno solo tiene agendados dos actos en Andalucía. La campaña allí será cosa de Díaz.

Teresa Rodríguez es la única que supera claramente a su par nacional en la valoración. Pablo Iglesias es más conocido (89,7%) que Rodríguez (59,1%), pero esta saca mejor nota incluso entre los votantes de Podemos.

El nuevo pacto de los botellines sí sumaría en Andalucía. (EFE)
El nuevo pacto de los botellines sí sumaría en Andalucía. (EFE)

El pacto de los botellines II sí suma

El principal cambio de estos comicios frente a los de 2015 es que Podemos e Izquierda Unida concurren juntos esta vez. Adelante Andalucía, la nueva marca, subiría al 19,34% y 20 escaños, la misma suma que tienen en la actualidad por separado. Es curioso que cuando, en 2016, Podemos e IU se aliaron para las generales en el llamado pacto de los botellines, Andalucía fue la zona donde más afectó negativamente. La suma de Podemos e IU bajó cuatro puntos respecto a los que lograron por separado en 2015. Ahora, según el CIS, no habría apenas efecto negativo.

Campaña clave

Cada vez más, las campañas electorales son decisivas. Al aumentar la oferta electoral hay más trasvase de votos entre partidos contiguos y, además, una subida de un par de puntos puede trastocar enormemente el mapa de escaños. Medina señala que "más del 46% no elige partido". Además, la fidelidad de voto es muy baja. Al mirar los que se declaraban votantes de un partido y ver qué votaron la última vez, solo Podemos supera el 60% (con un 61,9%). Es otro indicador de la resignación.

La sanidad pública

La Junta de Andalucía ha hecho siempre gala de sus servicios públicos. Algunos de sus consejeros de Sanidad fueron catapultados luego a mayores responsabilidades, como María Jesús Montero, hoy ministra de Hacienda. Pero esa bandera empieza a lucir menos. El discurso empieza a agrietarse. Cuando se dan a elegir dos de los problemas principales de Andalucía, el 21,1% señala la sanidad, que solo queda por detrás del paro y la corrupción. Medina señala que en las últimas elecciones, solo el 12% metía la sanidad en ese saco.

En los últimos años, una marea blanca para denunciar los recortes en sanidad ha crecido en Andalucía. La inició hace dos años un médico en Granada, Jesús Candel, alias 'Spiriman', cuya figura derivó en más que polémica por sus constantes insultos y denuncias. Pero, según el CIS, parece que o Spiriman tocó una tecla sensible o ha despertado la concienciación. La educación también sube como un problema, aunque en menor medida.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios