Es noticia
Menú
Los ministros de Energía de la UE apoyan limitar los beneficios de las energías baratas
  1. Economía
Divisiones respecto al tope del gas

Los ministros de Energía de la UE apoyan limitar los beneficios de las energías baratas

Los ministros de Energía apoyan algunas medidas sugeridas por Bruselas, pero no se ponen de acuerdo respecto al tope al precio del gas importado. La Comisión hará una propuesta legislativa el martes

Foto: El ministro checo de Industria y Comercio, Jozef Sikela, en la rueda de prensa sobre energía. (Reuters/Johanna Geron)
El ministro checo de Industria y Comercio, Jozef Sikela, en la rueda de prensa sobre energía. (Reuters/Johanna Geron)

Los ministros de Energía de la Unión Europea han mostrado su apoyo este viernes a la mayoría de una serie de ideas que la Comisión Europea había estado circulando en los últimos días y que pretende presentar en una propuesta legislativa el próximo martes con el objetivo de reducir el precio de la factura de la luz. Una de las ideas que ha recibido un apoyo más sólido ha sido la introducción de un límite a los ingresos de las energías inframarginales, que están obteniendo grandes beneficios gracias al encarecimiento del gas, para así redirigirlo hacia los consumidores más vulnerables. "Presentaremos la semana que viene medidas sin precedentes para una situación sin precedentes", ha asegurado Kadri Simson, comisaria de Energía. Esa propuesta tendrá que ser discutida de nuevo por los ministros en las próximas semanas.

Se trata de una reunión extraordinaria convocada por la presidencia checa con el objetivo de encontrar una serie de medidas que permitan abaratar la factura de la luz. El invierno será largo y será duro. Ese mensaje se lleva repitiendo en Bruselas desde hace meses. Pero, ahora, algunos países, entre ellos la propia República Checa, están empezando a notar los efectos sociales. Recientemente, 70.000 checos salieron a las calles de Praga para manifestarse contra el aumento de los precios de la energía y pedir un nuevo acuerdo con Rusia. Ese es el contexto en el que se produce la reunión, y las fuentes diplomáticas insisten una y otra vez en la necesidad de mostrar unidad.

Límite al gas

Sin embargo, los ministros no se han mostrado tan de acuerdo en otra de las que eran consideradas medidas clave: el establecimiento de un precio límite para el gas ruso. Aunque finalmente ha habido un amplio apoyo a que el Ejecutivo comunitario proponga ese "tope" en la propuesta legislativa de la semana que viene, ha sido una discusión más trabada y compleja que la referente al límite a los beneficios de las inframarginales. El lenguaje del comunicado de la presidencia checa muestra esa dificultad: "Los ministros revisaron las posibles opciones para la introducción de un precio tope en el gas importado de jurisdicciones específicas (es decir, Rusia), se necesita más trabajo sobre la posible introducción de dicha medida".

Foto: EC.

El tope al gas ruso era una idea que Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, había apoyado esta misma semana, pero que ha estado generando divisiones entre los Estados miembros de maneras distintas. Por un lado, hay algunos países, como Alemania, que consideran que la medida podría poner en riesgo la seguridad de suministro de la Unión Europea: antes que tener que asumir un precio límite, Vladímir Putin podría estar dispuesto a cortar por completo el suministro del gas.

Hungría se opone por completo, calificando la idea de "absurda". "Es absurdo desde el punto de vista económico, ya que prohibir el gas ruso en el mercado de la UE limitaría el suministro y, por lo tanto, aumentaría aún más los precios del gas. La propuesta disfrazada de precio tope es esencialmente una sanción política a Rusia", ha criticado el ministro de Asuntos Exteriores de Hungría. “Es el punto del debate de hoy que queda más abierto”, ha admitido Teresa Ribera, vicepresidenta tercera del Gobierno.

Foto: El presidente de Rusia, Vladimir Putin. (EFE/EPA/Valery Sjarifulin/Tass)

Otros Estados miembros que se desmarcan de esta idea, entre los que se encuentran Bélgica o Italia, pero porque consideran que hay que establecer un precio límite a todas las importaciones de gas, independientemente de dónde vengan. Hay varios argumentos a favor de esta idea. Algunos defienden que esa generalización del tope eliminaría el argumento de un trato discriminatorio hacia Rusia y haría menos probable un corte de suministro por parte de Putin.

Otros arguyen motivos económicos. La reunión de este viernes tiene como objetivo sondear el terreno para encontrar medidas que abaraten la factura de la luz. Y limitar el precio únicamente del gas ruso no sería suficiente. Hoy solamente el 9% del gas que importa la Unión Europea proviene de Rusia, frente al 40% de antes de la guerra. Por lo tanto, defienden, es necesario ampliar ese límite del precio del gas a todas las importaciones. Había Estados miembros que se oponían claramente a esta medida, como Países Bajos, que ya se mostraban "dubitativos" respecto al simple tope a Rusia. Consideraban que una medida así afectaría negativamente a unos países terceros que están haciendo esfuerzos por importar más gas a Europa para sustituir el suministro ruso, y mandaría un mensaje muy arriesgado.

Foto: Una estación compresora de gas natural. (EFE/Filip Singer)

Simson ha admitido que una serie de ministros han solicitado que se estudie la posibilidad de establecer ese límite a nivel global, pero, aunque ha admitido que "nada está fuera de la mesa", si la intención es "limitar la manipulación de los precios de Rusia" lo lógico es dirigir el tope solamente hacia Moscú. Además, la comisaria de Energía ha subrayado que "hay una fuerte competencia en el mercado del gas natural licuado (GNL)", y que un tope a nivel global "podría generar problemas de suministro". Fuentes diplomáticas han señalado que en el encuentro ha habido bastantes países que han propuesto mirar más allá de Rusia.

Límite al consumo

Además, los ministros también han apoyado que se hagan planes para reducir el consumo de electricidad, aunque en los últimos días los Estados miembros habían mostrado diferencias respecto a si debían tratarse de objetivos obligatorios o si debían ser voluntarios. Simson ha adelantado que la intención del Ejecutivo comunitario es incluir un objetivo obligatorio. Ribera ha subrayado que espera que la Comisión Europea ofrezca "flexibilidad" a la hora de alcanzar esos objetivos de ahorro.

Jozef Síkela, ministro de República Checa, que ostenta la presidencia rotatoria del Consejo, ha explicado que esperaba "una aproximación similar al caso del gas". En julio, los mismos ministros acordaron un mecanismo para ahorrar cerca de un 15% del gas consumido con una primera fase en la que los objetivos son voluntarios, pero con un sistema que los hacía obligatorios. Sin embargo, otras fuentes de la presidencia habían mostrado dudas sobre un mecanismo así, explicando que no habría demasiado tiempo para un sistema de dos fases.

Foto: Foto: Reuters/Brendan McDermid.

Había otras ideas circulando en los últimos días, pero que ya antes de la reunión se sabía que no llegarían muy lejos. Una de ellas, impulsada por países como Polonia y Hungría, tradicionalmente contrarias a los planes de Bruselas para lograr una transición ecológica, piden abaratar los derechos de emisión, aunque las fuentes de la inmensa mayoría del resto de Estados miembros ya descartaban claramente una medida así. Otra posibilidad era la exportación del modelo de la llamada "excepción ibérica" de la que disfrutan España y Portugal, pero que era desaconsejada por los expertos del Ejecutivo comunitario por incitar el consumo de gas, aunque fuentes diplomáticas españolas descartan esa tesis. Ribera ha asegurado que varios países han mostrado interés en un sistema similar al ibérico, aunque plantea muchas dificultades técnicas para los países mejor interconectados.

Una última idea, tradicionalmente impulsada por España en los últimos meses, consistía en un desacople del gas respecto a la electricidad. Sin embargo, los mismos Estados miembros que se oponían hace un año, cuando el Gobierno español dejaba caer la idea en algunos debates, siguen oponiéndose ahora. Piden mantener la integridad del mercado energético y rechazan lo que una fuente diplomática holandesa califica de "ideas radicales" y de "lanzar el mercado por la ventana", algo que califica de "estúpido".

Los ministros de Energía de la Unión Europea han mostrado su apoyo este viernes a la mayoría de una serie de ideas que la Comisión Europea había estado circulando en los últimos días y que pretende presentar en una propuesta legislativa el próximo martes con el objetivo de reducir el precio de la factura de la luz. Una de las ideas que ha recibido un apoyo más sólido ha sido la introducción de un límite a los ingresos de las energías inframarginales, que están obteniendo grandes beneficios gracias al encarecimiento del gas, para así redirigirlo hacia los consumidores más vulnerables. "Presentaremos la semana que viene medidas sin precedentes para una situación sin precedentes", ha asegurado Kadri Simson, comisaria de Energía. Esa propuesta tendrá que ser discutida de nuevo por los ministros en las próximas semanas.

Comisión Europea Unión Europea
El redactor recomienda