Es noticia
Menú
¿De excepción ibérica a normalidad europea? La UE se abre al 'desacople' energético
  1. Mundo
Consejo extraordinario el 9 de septiembre

¿De excepción ibérica a normalidad europea? La UE se abre al 'desacople' energético

La excepción ibérica para desligar el precio de la luz del coste de gas gana adeptos en las capitales europeas, mientras Bruselas se abre por primera vez en su historia a reformar el sistema eléctrico

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (EFE/EPA/Stephanie Lecocq)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (EFE/EPA/Stephanie Lecocq)

La excepción ibérica podría dar paso a la normalidad europea. Tras meses de recelos y cierre en banda, los seis meses de guerra en Ucrania derriban también el tabú energético europeo. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, prepara una propuesta para articular una “intervención de emergencia” y “una reforma estructural” del mercado eléctrico europeo. Pero la Comisión Europea no actúa sin que se haya producido ya un cambio tectónico entre los propios gobiernos más reacios a una injerencia en el mercado eléctrico; un giro de 180 grados en apenas unas semanas.

“Tenemos que frenar esta locura que está ocurriendo actualmente en los mercados energéticos”, ha asegurado recientemente el canciller austriaco, Karl Nehammer. El viernes, los precios de la luz en Alemania y Francia se dispararon más de un 25%. Y el contrato en Berlín a futuro ha pasado este lunes por primera vez en la historia de los 1.000 euros el megavatio hora.

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (EFE/Stephanie Lecocq)

Con este escenario de alto voltaje, Alemania ya se abre a imponer un tope al gas. El motor alemán era, junto a Países Bajos, el gran oponente a estas demandas, similares a las que Madrid llevaba tiempo formulando en Bruselas. Hace tan solo cinco meses le valieron a Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, el apelativo de “Don Quijote” o “intervencionista radical”.

Establecer un ‘decoupling’ de los precios de la electricidad frente al gas a nivel europeo será, de hecho, el tema estrella del consejo extraordinario que los 27 ministros de Energía celebran el próximo 9 de septiembre. La presidencia checa del consejo lo ha convocado de urgencia tras aseverar que el mercado energético europeo “está paralizado” y es vital “arreglarlo”.

Las voces europeas que piden formalizar esta medida en el ámbito de los Veintisiete han ido creciendo a lo largo de los últimos días. “Ya no hay un vínculo entre el coste de producción de la electricidad y lo que se paga por ella. El sistema de fijación de precios europeo debe revisarse”, aseguraba la ministra de Energía belga, Tinne van der Straeten.

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (EFE/Julien Warnand)

Con Alemania, Austria, Italia o Bélgica en el barco, la medida puede encontrar resistencias entre las delegaciones danesas o finlandesas, más reacias a esta intervención. Por lo pronto, España suma dos meses aplicando ese tope del gas. Los precios en los mercados eléctricos europeos previstos para mañana marcan 202 euros por megavatio hora en España; 660,2 euros en Alemania; 706,4 euros en Italia, y 743,8 euros en Francia, según el Ministerio para la Transición Ecológica.

Los europeos asumen que son rehenes del “chantaje” energético del Kremlin. Durante el fin de semana, Dmitri Medvédev, subdirector del Consejo de Seguridad ruso, pronosticó un aumento de las tarifas de gas a Europa de hasta 5.000 euros por cada 1.000 metros cúbicos para finales de este año, lo que supondría un alza de la factura del 42,8%. “No podemos dejar que Putin determine el precio de la electricidad europea cada día”, ha protestado el canciller austriaco.

Un hito: Bruselas se abre a la primera reforma energética

Los precios desorbitados en la factura de la electricidad dejan ya una enseñanza en Bruselas: el sistema actual, tal y como está concebido, no es sostenible en tiempos de guerra dominados por la incertidumbre y los cierres de gas orquestados por el Kremlin. El 31 de agosto se producirá la tercera interrupción del verano en las tuberías del Nord Stream 1.

Foto: Plataforma petrolífera cerca de Stavanger, Noruega. (Reuters/Nerijus Adomaitis)

El problema de los precios de la electricidad comenzó a despuntar hace un año. La vuelta a la normalidad después de un año y medio de cierres de fronteras, empresas y comercios dejó un desequilibrio entre la oferta y la demanda de energía a nivel internacional. Fue durante el verano pasado cuando España hizo de la preocupación energética su principal batalla en Bruselas. Pero las llamadas hacia una revisión del sistema europeo y de un ‘decoupling’ del gas para suavizar la factura eléctrica se toparon una y otra vez con el ‘nein’ de la Comisión Europea, Alemania y Países Bajos.

La guerra en Ucrania ha fortalecido el mensaje de Madrid y Lisboa. Bruselas ha tenido que asumir a la fuerza que lo que creía una crisis transitoria es ya una de presente y futuro. Y casi de supervivencia. El sistema eléctrico europeo "fue desarrollado para diferentes circunstancias, por eso ahora estamos trabajando en una intervención de emergencia y una reforma estructural", ha anunciado Von der Leyen en la cumbre de Bled, Eslovenia, celebrada este lunes.

La UE se abre así a reformar su sistema. Bruselas deberá ahora concretar su propuesta. Con el carbón y el petróleo sancionados, el gas se ha convertido en la principal herramienta del Kremlin para devolver el golpe de las sanciones a una Unión que antes de la guerra compraba a Rusia el 40% de sus hidrocarburos. En la cumbre de marzo, donde España y Portugal consiguieron 'in extremis' su excepcionalidad ibérica, era impensable que Bruselas abriese la puerta a una renovación de su mercado energético con anclaje en los años noventa. Así, la invasión rusa de Ucrania deja ya cambios estructurales no solo en el terreno geopolítico, sino también en la arquitectura energética europea.

La excepción ibérica podría dar paso a la normalidad europea. Tras meses de recelos y cierre en banda, los seis meses de guerra en Ucrania derriban también el tabú energético europeo. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, prepara una propuesta para articular una “intervención de emergencia” y “una reforma estructural” del mercado eléctrico europeo. Pero la Comisión Europea no actúa sin que se haya producido ya un cambio tectónico entre los propios gobiernos más reacios a una injerencia en el mercado eléctrico; un giro de 180 grados en apenas unas semanas.

Unión Europea Conflicto de Ucrania Ursula von der Leyen
El redactor recomienda