Es noticia
Menú
El INE revisa al alza en 0,6 puntos el PIB en el tercer trimestre: creció un 2,6%
  1. Economía
Seis décimas más

El INE revisa al alza en 0,6 puntos el PIB en el tercer trimestre: creció un 2,6%

El instituto revisa su dato adelantado del verano principalmente por el mejor desempeño del consumo de las familias, que no cayó un 0,5% como había estimado inicialmente, sino que creció un 1%

Foto: Imagen de la playa de La Malagueta. (Efe/Jorge Zapata)
Imagen de la playa de La Malagueta. (Efe/Jorge Zapata)

El INE ha publicado este jueves su revisión del dato adelantado de la contabilidad nacional del tercer trimestre del año con una importante mejora: el PIB español creció 0,6 puntos más de lo estimado inicialmente, lo que supone un avance a lo largo del verano del 2,6%. Se trata de una importante mejoría que se debe, principalmente, al crecimiento del consumo de las familias. En un primer momento, el INE calculó que se había producido un descenso del gasto del 0,5% respecto al segundo trimestre del año, una cifra que resultó sorprendente en ese momento porque indicaba una caída del consumo respecto a la fase final del estado de alarma. Ahora revisa esa cifra y la sitúa en terreno positivo, dejando un crecimiento del consumo privado del 1%.

Esto significa que el PIB creció casi un tercio más de lo estimado inicialmente por el INE. Una buena noticia que refleja un mayor repunte de la actividad económica en España tras el final del estado de alarma. El INE ha incorporado a los datos de contabilidad nacional el grueso de indicadores del mes de septiembre que no están disponibles cuando publica su cálculo adelantado. Estos datos muestran un mejor desempeño del consumo en la recta final del verano, en gran medida espoleado por los buenos datos sanitarios y la mejora de la confianza económica.

Foto: Cartel de coronavirus en el estadio del Dortmund. (Reuters/Wolfgang Rattay)

En tasa interanual, el crecimiento que en el dato adelantado era del 2,7% sube en siete décimas hasta el 3,4%. Un avance suficiente como para obligar a las casas de análisis a revisar al alza sus previsiones de PIB para este año. Lo que sí se confirma, con este dato, es que el PIB no crecerá el 6,5% del cuadro 'macro' del Gobierno. Para que eso fuese posible, el cuarto trimestre tendría que arrojar un crecimiento del 7,8%, una situación imposible, y más en plena ola del virus. Lo más probable ahora es que el año cierre con un crecimiento en el entorno del 4,9 con un avance trimestral cercano al 2%. Dato superior al 4,5% en el que se sitúa el consenso de analistas actualmente.

El INE también ha revisado los datos del PIB del primer y segundo trimestre del año. En el caso del primer trimestre empeora levemente (tres centésimas), lo que deja una contracción del 0,7% como consecuencia de la ola del virus posterior a las navidades de 2020. Por el contrario, mejora una décima el dato del segundo trimestre del año, lo que deja un crecimiento del 1,2%. Con esta revisión al alza de los datos, el PIB español se situó, durante el pasado verano, un 5,9% por debajo de los niveles existentes antes de la pandemia y no un 6,6% como calculó inicialmente.

El INE también ha revisado al alza las cifras del consumo público durante el tercer trimestre, que creció un 0,5% en vez del 0,1% estimado inicialmente. El peor dato, en lo que se refiere a la demanda interna, se lo lleva la inversión en construcción, que pasa de mantenerse estancada a registrar una contracción del 0,4%. Por el contrario, la inversión productiva (maquinaria y bienes de equipo) se mantiene casi sin cambios, con un avance del 3,7%. En suma, la demanda nacional aportó 2,5 puntos al crecimiento y no 1,5 puntos como estimó el INE inicialmente, lo que indica una economía doméstica más dinámica.

Por el contrario, la demanda externa aportó algo menos al crecimiento: 0,9 puntos en vez de los 1,2 puntos estimados inicialmente. El motivo es que las importaciones fueron mayores de lo estimado inicialmente, como consecuencia del dinamismo de la demanda interna. En concreto, las importaciones de bienes y servicios crecieron un 2,2% frente al 0,7% estimado inicialmente. Las exportaciones también se revisan al alza, siendo del 7,1% en lugar del 6,4% adelantado.

Foto: Pedro Sánchez y Yolanda Díaz celebran la convalidación de la reforma laboral (EFE/Huesca)

Por sectores, la principal mejora se la llevan la hostelería y el comercio, consecuencia de esa mayor demanda interna. El incremento de su producción fue del 11,8% frente al 7,9% estimado inicialmente, esto es, cuatro puntos más de crecimiento. También las actividades profesionales, científicas y técnicas (servicios de alto valor añadido) registran una importante mejoría: del 4% estimado inicialmente pasan al 5,6% de crecimiento trimestral. La industria manufacturera se lleva la parte negativa, previsiblemente por las dificultades de suministro que sufrió desde el pasado mes de septiembre. El crecimiento del sector fue del 3,1% frente al 3,4% adelantado.

Los nuevos datos del INE resuelven una de las grandes incógnitas de la economía española: ¿por qué se ha desplomado la productividad en esta fase de la salida de la crisis? Al revisar al alza el PIB sin variar las horas de trabajo, el resultado es una productividad mayor. O, al menos, una caída más moderada. En concreto, la productividad por hora trabajada que caía un 0,6% en tasa interanual en el dato adelantado, ahora avanza un leve 0,1%.Esto significa que la situación de productividad es muy similar a la del verano de 2020.

En cuanto a la productividad por trabajador, que caía un 3,3% en el dato adelantado, ahora desciende un 2,6%, una cifra más moderada. En cualquier caso, tiene sentido que la productividad por puesto de trabajo se reduzca precisamente porque las empresas han acelerado la reincorporación de sus plantillas incluso aunque no tuvieran garantizada la recuperación de la demanda.

El INE ha publicado este jueves su revisión del dato adelantado de la contabilidad nacional del tercer trimestre del año con una importante mejora: el PIB español creció 0,6 puntos más de lo estimado inicialmente, lo que supone un avance a lo largo del verano del 2,6%. Se trata de una importante mejoría que se debe, principalmente, al crecimiento del consumo de las familias. En un primer momento, el INE calculó que se había producido un descenso del gasto del 0,5% respecto al segundo trimestre del año, una cifra que resultó sorprendente en ese momento porque indicaba una caída del consumo respecto a la fase final del estado de alarma. Ahora revisa esa cifra y la sitúa en terreno positivo, dejando un crecimiento del consumo privado del 1%.

El redactor recomienda