Es noticia
Menú
Mas-Colell toca a rebato tras la apertura del melón de la financiación autonómica
  1. Economía
MASA CRÍTICA

Mas-Colell toca a rebato tras la apertura del melón de la financiación autonómica

El 'exconseller' convoca a predecesores y sucesores en el cargo para hablar de financiación en un momento en que la Generalitat puede quedarse marginada de un reparto millonario

Foto: Andreu Mas-Colell. (EFE/Toni Albir)
Andreu Mas-Colell. (EFE/Toni Albir)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Como desvelaba Víctor Romero en El Confidencial, el PSOE está moviendo ficha para abrir el melón de la financiación autonómica, presumiblemente a partir de enero, cuando los Presupuestos Generales del Estado ya estén aprobados. El movimiento ha activado al economista de referencia de Cataluña, Andreu Mas-Colell, que ha tocado a rebato ante la posibilidad de la que la Generalitat se quede fuera de unas futuras conversaciones para el nuevo sistema de financiación, algo que no tendría precedentes en la historia de España. La presión es tanta que hasta la 'conselleria' de Economía está virando su postura de la manera más elegante posible, sin desafiar la tesis oficial de "o bilateralidad o nada".

Portavoces de la ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero, confirman que la intención del ministerio es abrir una ronda de financiación multilateral para intentar pactar un nuevo modelo de financiación autonómica el año que viene. A partir de este mes de noviembre el Gobierno ya trabajará con modelos de población ajustada y la intención es poder cerrar un pacto lo antes posible.

Andreu Mas-Colell ha visto el peligro, después de que el presidente de Valencia, Ximo Puig se ha cansado y se haya acercado a Andalucía en busca de un aliado de peso tras los desplantes de Cataluña, según explican economistas conocedores del proceso previo. Por eso a Puig le indignó tanto que Pere Aragonès no acudiese al encuentro de presidentes autonómicos de la Corona de Aragón que se celebró en Zaragoza. Puig quería enviar un mensaje de fuerza al PP después de que Alberto Núñez Feijóo quisiera reclutar a los aragoneses para su frente autonómico. Pero Cataluña no quiere hacer autonomismo aunque el coste de oportunidad de quedarse fuera resulte excesivo a largo plazo.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, presenta los Presupuestos Generales del Estado de 2021. (EFE)

En estas, el 'conseller' Andreu Mas-Colell reúne en un mismo acto el próximo miércoles 10 den noviembre a Oriol Junqueras, Antoni Castells y a Jaume Giró, en un acto del diario 'Ara' moderado por su directora Esther Vera y que reúne a los cuatro últimos 'consellers' de Economía bajo el título 'La infrafinanciación de Cataluña”'. Mas-Colell es el presidente del consejo editorial de 'Ara' y, después del fracaso de octubre de 2017, se ha erigido como la voz más autorizada del 'seny' nacionalista. El encuentro está cargado de morbo por los fracasos que acumulan los participantes —Junqueras, la marcha de sedes de empresas en 2017; el propio Mas-Colell la fallida privatización de ATLL; Castells la fusión de las cajas y los bonos patrióticos y Giró sumir al ICF en una crisis institucional sin precedentes— pero también por el momento y el tema. Mas-Colell, zorro viejo, sienta en la misma mesa a Giró el 'conseller' en activo con Castells, el padre del actual sistema de financiación. Porque hay fracasos, sí, pero el actual sistema de financiación ha resultado muy positivo para Cataluña. Castells, al menos, cuenta con un éxito que lucir en la pechera.

Emboscada al atardecer

El acto podría interpretarse como una emboscada al atardecer, por la hora programada para el mismo. Pero esto es Cataluña. Y Mas-Colell, que además es miembro del consejo asesor de la patronal Pimec, no es alguien ajeno a las componendas. Así que podría parecer más bien un pacto entre caballeros. Una pista de aterrizaje para que Jaume Giró pueda ir virando poco a poco el rumbo del Titanic.

Sobre el terreno la respuesta oficial de la 'conselleria' de Economía a qué harán si se abre una nueva ronda de financiación autonómica rehúye radicalidades: "desde Cataluña no se plantea una reforma del modelo, y de hecho, el Gobierno español todavía no ha puesto ninguna propuesta sobre la mesa. Si llega el momento, se mirará y se estudiará qué se hace".

La Generalitat ahora dice que estudiará qué hacer si el Gobierno abre la negociación

Fuentes del PSC van más allá: "no contemplamos que Cataluña no se siente en una mesa para cambiar el nuevo sistema de financiación. Sería dejación de funciones y una gran irresponsabilidad". Hay que recordar que los socialistas están actuando más con responsabilidad institucional que como líderes de la oposición y que una abstención del PSC sería la mejor carta con la que contaría Jaume Giró para aprobar los Presupuestos de la Generalitat para el 2022 si la CUP le deja tirado.

Ferraz y el plan B de Aragonès

El sistema de financiación lleva caducado desde 2014. Para Ferraz y el Gobierno ahora es momento porque Andalucía tiene un presidente del PP, Juan Manuel Moreno Bonilla y ven aquí una oportunidad única para arrastrar a los populares a un acuerdo que se prevé muy difícil. Un poco la misma jugada que ha visto Ximo Puig cansado del desinterés de Aragonès por una cuestión que para Valencia es capital.

El presidente de la Generalitat hasta ahora siempre había tenido un plan B: influir de manera indirecta en la negociación a través de la presidenta de Baleares, Francina Armengol y de su asesor económico de cabecera, el economista de la UPF y exconsejero del Banco de España, Guillem López Casasnovas. La razón radica en la competencia con JxCAT. En este momento están poniendo a los pies de los caballos a ERC por pactar las cuotas de catalán en Netflix y otras plataformas audiovisuales, de modo que no se ven aguantando la presión de una larga negociación de meses por la financiación autonómica.

ERC teme al ver las críticas en Cataluña por negociar cuotas de catalán de Netflix

Para Cataluña el problema de su ausencia en una mesa negociadora es de coste de oportunidad. En las dos anteriores reformas de la financiación autonómica la Generalitat catalana fue el motor de los cambios. Ahora, en cambio, no quieren ni sentarse a la mesa. Hasta la anterior reforma, hasta 2008, las CCAA recibían de medio el 32,7% de los ingresos del Estado. Tras la reforma que impulsó Antoni Castells, entre 2009 y 2019 este porcentaje aumentó al 36%. Pero no solo el conjunto de las CCAA salido ganando, también Cataluña. Hasta el 2008, Cataluña recibía el 16,2% de los ingresos del Estado. Tras el nuevo sistema entre 2009 y 2019 Cataluña pasó a percibir el 17%. En dos años un 0,8% más de ingresos. Es decir, gracias al sistema que Cataluña impulsó la Generalitat ha estado recibiendo de media más de 9.000 millones anuales en fondos.

Es el dilema de la Generalitat. O asume el discurso independentista y se mantiene al margen de las conversaciones, con lo que eso puede costarle en millones de euros, o se moja y asume el refrán de que quien parte y reparte, se lleva la mejor parte. Igual que pasó en 2008.

Como desvelaba Víctor Romero en El Confidencial, el PSOE está moviendo ficha para abrir el melón de la financiación autonómica, presumiblemente a partir de enero, cuando los Presupuestos Generales del Estado ya estén aprobados. El movimiento ha activado al economista de referencia de Cataluña, Andreu Mas-Colell, que ha tocado a rebato ante la posibilidad de la que la Generalitat se quede fuera de unas futuras conversaciones para el nuevo sistema de financiación, algo que no tendría precedentes en la historia de España. La presión es tanta que hasta la 'conselleria' de Economía está virando su postura de la manera más elegante posible, sin desafiar la tesis oficial de "o bilateralidad o nada".

Cataluña Financiación autonómica Ximo Puig Masa crítica Valencia Alberto Núñez Feijóo Generalitat de Cataluña
El redactor recomienda