La creación de empleo se traslada al Mediterráneo y deja Madrid a la cola de España
  1. Economía
Por el final del estado de alarma

La creación de empleo se traslada al Mediterráneo y deja Madrid a la cola de España

La liberación del consumo cautivo por la limitación de la movilidad cambia el patrón de crecimiento, que se desplaza desde las provincias más pobladas a las más turísticas

placeholder Foto: El turismo de playa vuelve a tirar del empleo. (EFE)
El turismo de playa vuelve a tirar del empleo. (EFE)

El final del estado de alarma ha cambiado el patrón de crecimiento de España. Si hasta el primer trimestre Madrid era la comunidad autónoma que tiraba del PIB y el empleo, con Cataluña un paso por detrás, ahora son las regiones turísticas del Mediterráneo las que han tomado el relevo a las capitales. El motivo es la liberación del consumo cautivo, que durante meses retuvo el consumo en las provincias más pobladas, y que ahora se está trasladando a la costa.

Así lo muestran los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados este jueves por el INE. El crecimiento del empleo del conjunto de España en el trimestre fue del 2,4%, pero los datos regionales muestran grandes diferencias. En Baleares, el empleo se disparó un 12%, mientras que en Madrid apenas creció un 0,5%. Todos estos datos están muy marcados por el final del estado de alarma y el inicio del verano, de modo que será necesario esperar hasta el próximo otoño para conocer realmente cuál es el ritmo de crecimiento estructural de cada territorio.

Es comprensible que en el inicio del verano los datos sean muy positivos en las zonas de turismo de verano, ya que es cuando las empresas realizan las contrataciones de cara a la temporada alta. De ahí que el análisis tenga que afinarse comparando los datos registrados en los mismos meses de la fase de recuperación, esto es, los segundos trimestres de los años 2014 a 2019.

Foto: Imagen del 'skyline' de Madrid. (Reuters)

Esta comparativa también deja a Madrid a la cola del empleo nacional. En concreto, en este segundo trimestre creó 16.000 empleos, muy lejos de los 61.000 del segundo trimestre de 2019 (el previo a la pandemia) o los 48.000 de promedio de los segundos trimestres del anterior ciclo expansivo. En otras palabras, la Comunidad de Madrid creó menos de la mitad del empleo que habitualmente incorpora entre los meses de abril a junio, el peor dato de todas las CCAA.

Su situación actual contrasta con la que experimentó en el primer trimestre del año, meses en los que tuvo el consumo cautivo por los cierres autonómicos y mantuvo abierta la hostelería. En esos meses, Madrid lideró la creación de empleo de España, y eso a pesar de la tormenta Filomena, que supuso la pérdida de casi una semana de actividad. En ese trimestre, Madrid creó más de 40.000 empleos, lo que contrasta con los 8.000 que destruye habitualmente al inicio del año, coincidiendo con la cuesta de enero.

Para Madrid, la reapertura ha supuesto perder el consumo cautivo, pero no ha conseguido recuperar el flujo de turistas que recibe habitualmente. El motivo es que sus dos motores turísticos: el destino urbano y los viajes de negocios, siguen todavía hundidos. Según los datos del INE, en el mes de junio Madrid recibió un 59% menos de turistas que en junio de 2019, la peor comunidad peninsular y la segunda peor provincia, solo por detrás de Barcelona, otra ciudad que tiene características similares a Madrid. Este dato contrasta con el de Huelva o Cádiz, que en junio estaban ya a menos de un 20% del turismo que tenían antes de la pandemia. Esto significa que durante este verano el crecimiento seguirá siendo más intenso en la costa y las grandes ciudades serán quienes aceleren cuando la situación sanitaria se normalice, probablemente a partir del próximo invierno. Será entonces cuando Madrid vuelva a registrar otro salto económico, lo mismo que Cataluña.

De hecho, Cataluña era la segunda región que lideraba la recuperación del empleo junto a Madrid en el inicio del año. En su caso, creó más de 33.000 empleos en el primer trimestre, un periodo en el que habitualmente destruye algo más de 9.000 empleos. De hecho, sus datos fueron muy positivos a pesar de que las restricciones fueron severas, lo que indica que el efecto del consumo cautivo tuvo un impacto muy relevante. Por el contrario, en este segundo trimestre, la comunidad creó 43.000 empleos, muy lejos de los casi 60.000 que incorpora en este periodo. Los datos de la comunidad están claramente afectados por la evolución de la provincia de Barcelona, que va en paralelo a la Comunidad de Madrid.

La brecha en la costa

Aunque el crecimiento del empleo se centró en los destinos turísticos, el análisis de los datos también muestra contrastes importantes. El caso más relevante es el de Baleares, comunidad que más empleo creó en el segundo trimestre del año, con 60.000 nuevos ocupados. Este dato, aparentemente positivo, es mucho peor del que registra la comunidad habitualmente en estos meses del final de la primavera y el inicio del verano. En concreto, en el último ciclo expansivo creaba más de 70.000 empleos.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE)

Por el contrario, Canarias, Andalucía y la Comunidad Valenciana registraron datos muy positivos de empleo durante el segundo trimestre. Andalucía incorporó a 102.000 nuevos trabajadores, más del doble de los que contrata habitualmente en estos meses. Y Canarias incorporó a más de 28.000 trabajadores, muy lejos de los 4.000 que contrata habitualmente en este periodo.

Por el contrario, el norte de España, que también es muy turístico, registró datos peores que los del Mediterráneo, lo que indica una recuperación algo más lenta del turismo. Durante los meses de abril y junio, el clima todavía es muy primaveral en estos destinos, lo que explica que muchos españoles hayan optado por viajar al sur. Cantabria, por ejemplo, aumentó el empleo en 3.400 personas, 1.500 menos de lo habitual, y Galicia incorporó a 16.200 trabajadores, unos 1.000 menos de lo que es habitual.

En los últimos meses también han registrado datos positivos las comunidades del interior con un elevado peso del sector primario. Este ha sido el que mejor se ha comportado durante toda la pandemia dada la demanda de producto nacional que se ha producido, en gran medida por los problemas para importar. Esto explica que comunidades como Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja o Murcia se encuentren entre las mejores en este segundo trimestre del año y también en el agregado de la crisis. De hecho, Murcia, Castilla-La Mancha y Extremadura son las tres comunidades en las que más ha crecido el empleo desde el estallido de la pandemia.

Empleo Paro Turismo PIB
El redactor recomienda