El empleo creció en 464.900 personas en el segundo trimestre y 210.800 trabajadores salieron de los ERTE
  1. Economía
Más de 19,6 millones de ocupados

El empleo creció en 464.900 personas en el segundo trimestre y 210.800 trabajadores salieron de los ERTE

El final del estado de alarma y el inicio de la campaña de verano permitieron una fuerte recuperación del empleo. La reducción del paro se frenó gracias a la fuerte incorporación de activos

placeholder Foto: El final del estado de alarma marca el rebote del empleo. (EFE)
El final del estado de alarma marca el rebote del empleo. (EFE)

El final del estado de alarma y el inicio de la temporada turística se unieron para impulsar el empleo en el segundo trimestre del año, como muestran los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves por el INE. Entre abril y junio se crearon 464.900 nuevos empleos y, además, 210.800 personas salieron de los ERTE. De esta forma, el empleo marcó el segundo mejor segundo trimestre de la historia, solo superado por el del año 2018. Buenas noticias que, sin embargo, hay que poner en contexto, ya que todos los segundos trimestres son muy positivos por las contrataciones de cara al verano (la media de la última fase expansiva, entre 2013 y 2019, era de 342.000 ocupados más).

En un mercado laboral que sigue marcado por los ERTE, la mejor aproximación al empleo es la de las horas trabajadas, ya que es el indicador que da la señal más clara de la carga de trabajo real del país (los datos de ocupación desestacionalizada tampoco miden el efecto de los ERTE). En total, las horas de trabajo aumentaron un 7,7% respecto al trimestre anterior y un 34,4% respecto al mismo trimestre del año anterior. En este caso, sí que se trata del mejor segundo trimestre de la historia, lo que muestra que previsiblemente también será el mejor en términos de PIB (el INE publicará el viernes los datos del PIB). En el último ciclo expansivo de la economía española, entre 2013 y 2019, el aumento de horas trabajadas en el segundo trimestre fue del 3,2% en promedio. Esto significa que los registros de este año duplican a los de esa fase expansiva, lo que indica una fuerte recuperación del empleo en términos reales (descontando el efecto de los ERTE).

La brecha entre la evolución de las horas trabajadas y el empleo muestra el efecto de los ERTE durante la crisis. La variación que marcan ambos indicadores es muy diferente, muy volátil en el caso de las horas trabajadas y mucho más estable en el de la ocupación. Esto significa que el ajuste de las horas de trabajo se ha realizado por la vía de los ERTE de forma mayoritaria, evitando la destrucción de empleo. Esto explica que el número de ocupados se situara en el segundo trimestre ya por encima de 19,67 millones de personas.

De esta forma, el mercado laboral se queda ya a solo un 0,7% de los niveles registrados antes de la pandemia, esto es, 133.200 ocupados menos. Sin embargo, también sería oportuno descontar el número de trabajadores en ERTE, que según el INE serían unos 210.800 (el dato es inferior al real previsiblemente porque en torno a un tercio de los trabajadores en ERTE han recuperado parcialmente su actividad).

Foto: El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. (Efe)

El impulso del empleo permitió una importante rebaja del paro. En total, salieron del desempleo 110.100 personas. Sin embargo, este dato fue notablemente peor al que se registra habitualmente en los meses del final de la primavera y mucho peor que el de la creación de empleo. El motivo es que la población activa aumentó intensamente en el segundo trimestre, lo que indica que muchas personas desanimadas optaron por incorporarse al mercado laboral ante la expectativa de conseguir un empleo. La actividad creció en 354.800 personas, lo que supone el mejor dato de toda la serie histórica y triplica los registros del último ciclo expansivo. Tal incorporación de personas a la actividad evidencia que el temor al virus va desapareciendo gracias a la vacunación.

Esta incorporación de activos, que entran directamente al paro, provoca que la reducción de la tasa de desempleo sea muy lenta. En el segundo trimestre se situó en el 15,26%, apenas siete centésimas menos. En cualquier caso, la tasa de desempleo se mantiene por debajo de los niveles de 2018 y 1,24 puntos por encima de los mínimos registrados en 2019, el año previo a la pandemia.

El final del estado de alarma y el inicio de la temporada de verano hicieron que los mejores datos se concentraran en el sector servicios. En total, los servicios incorporaron a 365.700 ocupados más, esto es, tres de cada cuatro nuevos empleos. Por su parte, la construcción incorporó a 63.100 ocupados; la industria, a 23.000, y la agricultura, a 13.100 ocupados.

Encuesta de Población Activa (EPA) Empleo ERTE Paro
El redactor recomienda