Despedir en banca cuesta 51.200 euros, 20 veces más que en hostelería
  1. Economía
SEGÚN UN ESTUDIO DE TRABAJO

Despedir en banca cuesta 51.200 euros, 20 veces más que en hostelería

Hay despidos y despidos. Un estudio que acaba de publicar Trabajo revela una enorme disparidad en la cuantía de los despidos. Los empleados de banca son los más beneficiados

Foto: Trabajadora de un bar de Toledo. (EFE)
Trabajadora de un bar de Toledo. (EFE)

Todos los despidos son traumáticos, pero unos más que otros. No es lo mismo ser expulsado del mercado laboral en banca o seguros, donde la indemnización media alcanza los 51.186 euros, que en hostelería, donde apenas se llega a los 2.472 euros. Es decir, 20 veces menos. Como tampoco es igual ser despedido en Madrid, donde el promedio de la indemnización se sitúa en 14.858 euros, que en Andalucía, donde apenas se llega a los 5.266 euros por trabajador expulsado de su empresa.

Los datos aparecen en un estudio realizado por el Departamento de Estadística del Ministerio de Trabajo, y es la mejor aproximación a lo que sucedió entre 2015 y 2018 en materia de despidos. Lo que revela es la existencia de una enorme disparidad en la cuantía de las indemnizaciones. No solo en función de la actividad económica, sino, también, por áreas geográficas y, por supuesto, en función del tipo de contrato laboral.

Las enormes diferencias, lógicamente, tienen que ver con el salario del trabajador, pero también se explican por factores externos

Así, por ejemplo, mientras que un trabajador con empleo indefinido a tiempo completo percibe al dejar la empresa una indemnización media equivalente a 16.977 euros, el más precario, un empleo temporal a tiempo parcial, solo cobra 474 euros. La indemnización media en el conjunto del país son 9.306 euros, lo que representa algo más de la mitad del salario más frecuente en España durante un año, y que Estadística ha estimado en 18.469 euros.

Foto: Una oficina de empleo, en una imagen de archivo. (EFE)

Las enormes diferencias, lógicamente, tienen que ver con el salario del trabajador en el momento de ser despedido, pero también se explican por factores externos, como la capacidad de presión de los sindicatos a la hora de forzar una indemnización más elevada, que es más alta en las empresas más grandes, la antigüedad del empleado y, fundamentalmente, la actividad económica a la que estaba adscrito el trabajador antes de ser despedido. Pero también factores estructurales como la precariedad que existe en determinadas actividades, donde los trabajadores entran y salen del mercado laboral y no consiguen acumular antigüedad.

Una dualidad crónica

Este es el caso de la hostelería, la construcción, la agricultura e, incluso, la educación, cuya indemnización media es de apenas 4.903 euros. Algunos estudios, de hecho, hablan ya de la existencia de una nueva clase social denominada los ‘sin trabajo’ que incluye a quienes entran y salen del mercado laboral con suma facilidad debido a la existencia de una dualidad crónica entre trabajadores con contrato indefinido y temporal, cuya indemnización es sensiblemente inferior.

Esta realidad es perfectamente observable en las estadísticas del Ministerio de Trabajo. En 2018, el último año que incluye el informe, se produjeron en España 421.327 despidos, pero prácticamente la mitad, 208.094, corresponde a actividades relacionadas con el comercio, la hostelería y la construcción, cuyo coste de despidos, en los dos últimos casos, es significativamente inferior a la media.

Para realizar el estudio, los técnicos de Trabajo han utilizado los datos oficiales de los asalariados que causan baja en la Seguridad Social y para los que figura declarada una indemnización exenta de tributación en la Agencia Tributaria y en las haciendas forales, o reciben pagos del Fogasa (Fondo de Garantía Salarial) durante el año de referencia abarcando todo el territorio nacional. Es decir, son rentas declaradas pagadas por los empleadores independientemente de la causa del despido, ya sea por razones objetivas de la empresa, despido disciplinario o colectivo.

Foto: Sucursal de BBVA en Valladolid. (EFE)

Lógicamente, la antigüedad, junto al sector en el que se trabaje, es el factor más determinante a la hora de fijar la cuantía del despido. Así, mientras que la cuantía media en los trabajadores con una edad comprendida entre 60 y 64 años —incluyendo ambos sexos— se sitúa en 24.346 euros (cantidad equivalente a un año de trabajo medido por el salario medio de España), en el caso de quienes tienen entre 50 y 54 años, se reduce a 14.290 euros.

A destacar el hecho de que la cuantía de la indemnización media es superior en un 33% en los hombres respecto de las mujeres, lo que se debe a un efecto composición: trabajan en sectores con salarios más elevados, pero también influyen de forma decisiva tanto el tipo de contrato (indefinido, temporal o parcial) como la antigüedad, ya que las carreras laborales suelen ser más cortas.

La reforma laboral, en 2012, supuso facilitar más los despidos por causas objetivas, además de reducirse las indemnizaciones

La cuantía de las indemnizaciones por despido, como se sabe, forma parte del conflicto laboral desde que hace 40 años se aprobara el Estatuto de los Trabajadores. En la penúltima reforma laboral, de 2010, se redujo la indemnización por despido improcedente para las nuevas contrataciones indefinidas a 33 días de salario, cuando previamente se pagaban 45 días. En paralelo, se elevó de manera gradual durante cuatro años, de ocho a 12 días por año trabajado, la indemnización por despido para los contratos temporales. Igualmente, también se ampliaron las condiciones en las que un despido por causas objetivas podría justificarse. En este caso, el empleador paga 20 días.

Foto: Una camarera recoge vasos en una barra de bar en Logroño, antes del cierre de la hostelería. (EFE)

Lo que hizo la siguiente reforma laboral, en 2012, fue facilitar más los despidos por causas objetivas, además de reducirse las indemnizaciones por despido improcedente tanto para los contratos ya existentes como para las nuevas contrataciones. Eliminando, por último, la exigencia de autorización administrativa para los despidos colectivos.

Todos los despidos son traumáticos, pero unos más que otros. No es lo mismo ser expulsado del mercado laboral en banca o seguros, donde la indemnización media alcanza los 51.186 euros, que en hostelería, donde apenas se llega a los 2.472 euros. Es decir, 20 veces menos. Como tampoco es igual ser despedido en Madrid, donde el promedio de la indemnización se sitúa en 14.858 euros, que en Andalucía, donde apenas se llega a los 5.266 euros por trabajador expulsado de su empresa.

Empleo Ministerio de Trabajo Indemnizaciones Banca Hostelería Precariedad Sindicatos Cobra Seguridad Social Comercio minorista
El redactor recomienda