Prevé un desplome del PIB del 12,8%

El FMI alerta de que la recuperación peligra por los rebrotes y pide mantener las ayudas

El organismo advierte a España de que el descontrol de la pandemia es “crítico” para la recuperación y señala que el país es especialmente vulnerable a una crisis larga

Foto: La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. (Reuters)
La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. (Reuters)

Los rebrotes del virus son ya un quebradero de cabeza para España y los organismos internacionales así lo apuntan en sus informes. El último ha sido el FMI, que ha publicado hoy los resultados de su misión anual a España, en los que advierte a las autoridades de que “mantener controlada la segunda oleada de infecciones será crítico para las perspectivas económicas”. En otras palabras: no frenar al virus ahora y permitir su propagación tendrá un efecto económico amplificado en el tiempo. Toda una advertencia para las administraciones que prefieren adoptar medidas laxas contra el coronavirus para no frenar la actividad económica.

“En medio de una segunda oleada de infecciones, el incipiente repunte económico corre peligro”, advierte el FMI. España es el país europeo que registra los peores datos de rebrotes, lo que significa que también su horizonte económico es el que presenta más nubarrones. Es por esto que, para el Fondo, la mejor política económica posible es el control de la pandemia. “Resulta crítico asegurar la efectividad de las nuevas medidas de contención y la preparación del sistema sanitario para poder hacer frente a nuevos brotes”, explica el Fondo.

El organismo pronostica un desplome del PIB este año del 12,8%, esto es, casi cuatro puntos peor que la previsión actual que maneja el Gobierno. Y de cara a 2021 el rebote de la actividad sería del 7,2%, lo que significa que un año y medio después del fin del estado de alarma no se habrá recuperado ni la mitad de la actividad perdida. De hecho, las previsiones del Fondo apuntan a que España volverá a “una senda de crecimiento sostenible con el desempleo en disminución [...] como pronto en 2022”. Esto es, la crisis será larga y estará sometida a grandes incertidumbres.

Y aquí entra en juego la segunda gran advertencia del FMI: España es “particularmente vulnerable a disrupciones prolongadas”. El reducido tamaño de las empresas, con un tejido productivo plagado de pymes y microempresas, hace que España sea especialmente vulnerable a las crisis largas. Este tipo de empresas apenas tiene músculo financiero para soportar una recesión, de modo que cuanto más se retrase la recuperación, mayor será el riesgo de impactos permanentes sobre la actividad.

Resulta crítico asegurar la efectividad de las nuevas medidas de contención y la preparación del sistema sanitario

Ante esta coyuntura, el Fondo Monetario Internacional reclama a España que mantenga en funcionamiento las políticas públicas que han permitido mitigar el impacto de la crisis. El organismo señala especialmente la figura de los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo), a la que califica de “exitosa” por cómo ha conseguido contener la destrucción de empleo. “El apoyo fiscal debería mantenerse hasta que la recuperación se encuentre firmemente encarrilada”, señala el organismo”, quien considera “crucial” la continuidad de los distintos programas de protección de rentas a hogares y empresas.

[Así quedan los ERTE después del acuerdo del Gobierno con los agentes sociales]

A medida que pasen los meses, estas ayudas deberían focalizarse hacia los sectores más necesitados, para ganar eficiencia y minimizar la escalada de la deuda. Los trabajadores ERTE que no se incorporen al empleo deberían convertirse paulatinamente en parados. Este cambio es muy relevante, ya que aunque se mantiene una prestación pública, esas personas ya no tienen contrato, de modo que tienen más incentivos para buscar un empleo.

El FMI también aplaude la introducción del ingreso mínimo vital (IMV) como una política “acertada” para combatir la desigualdad y el riesgo de pobreza que se han acentuado como consecuencia de la crisis económica. El FMI también pide mejorar el funcionamiento del mercado laboral para reducir la tasa de paro, aunque el camino que propone es el contrario al que pretende seguir el Ejecutivo, ya que pide “promover la flexibilidad de las condiciones de trabajo”. También pide la creación de un “fondo para despidos”, esto es, la famosa mochila austríaca.

Además, el FMI pide al Gobierno que planifique un posible escenario de impagos que puede producirse en los próximos meses, a medida que las pymes tengan que empezar a repagar los créditos solicitados y no puedan hacerlo. El Fondo recomienda “revisar y adaptar” el programa de avales del ICO para evitar el “efecto precipicio” que se produce cuando las pymes tienen que empezar a pagar los créditos.

En el caso de que las empresas viables empiecen a atravesar problemas de solvencia, el FMI recomienda poner en marcha programas de recapitalización con dinero público, como el que ya ha puesto en marcha el Gobierno a través de la SEPI. Este programa debería ampliarse a las pymes si fuese necesario para contener las quiebras.

Aunque en este momento España debe mantener activas sus políticas fiscales expansivas, debería planificar ya una senda de estabilidad para cuando se estabilice la economía, no antes de 2022. El Fondo alerta de que la deuda pública superará el 120% del PIB como consecuencia de la crisis, el dato más elevado desde que existen registros modernos. El plan de ajuste debería incluir una reforma fiscal para elevar los ingresos públicos, reclama el FMI.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios