LA MITAD DE LAS EMPRESAS TUVO QUE DESPEDIR

Seis de cada 10 empresas entran en pérdidas por la pandemia económica

El Banco de España ha puesto cifras a la pandemia económica. En total, seis de cada 10 empresas han entrado en pérdidas, y casi la mitad se ha visto obligada a despedir

Foto: Local cerrado en Madrid. (EFE)
Local cerrado en Madrid. (EFE)
Adelantado en

La pandemia económica continúa causando estragos. Los últimos en incorporarse a la lista —con datos cerrados— son los resultados empresariales, que han sufrido un desplome sin procedentes. En el primer semestre de este año, en concreto, seis de cada diez empresas sufrieron problemas de liquidez debido a que gastaron más de lo que ingresaron. O, en palabras del Banco de España, los pagos asociados a su actividad de explotación, a la inversión en activos fijos y a la amortización de sus deudas “superaron a los cobros”. Es decir, entraron en pérdidas. En concreto, el 58%.

La evolución fue, incluso, peor para algunos sectores, como el comercio, la industria y la hostelería, con porcentajes cercanos al 65%, mientras que los segmentos que mejor capearon el temporal fueron la energía, la información y las comunicaciones. Aun así, alrededor del 45% de las empresas entraron en pérdidas de explotación.

La información procede de la Central de Balances Trimestral del Banco de España, que muestra que el importe de las necesidades de liquidez generadas hasta junio por las empresas españolas representó nada menos que un 123% de su valor añadido bruto. Es decir, muy por encima de sus ingresos totales descontados subvenciones e impuestos indirectos.

Necesidades de liquidez de las empresas. (Fuente: Banco de España)
Necesidades de liquidez de las empresas. (Fuente: Banco de España)

¿Cómo afrontaron las empresas este revés? Pues acudiendo al endeudamiento bancario, en unos casos, y en otros a préstamos del propio grupo empresarial. A destacar el hecho, según el Banco de España, que, dentro del endeudamiento bancario, la contribución de las líneas de avales ICO fue muy reducida para estas empresas —fundamentalmente, de tamaño grande—, aunque tuvo mayor relevancia en los sectores más afectados por la crisis del covid-19 (industria, y comercio y hostelería). Es decir, su influencia sobre la liquidez empresarial ha sido limitada, como sostiene el banco central.

Dos décadas

La consecuencia, como se ha dicho, ha sido una caída sin precedentes de los resultados empresariales durante los primeros seis meses del año. Hasta el punto de que el resultado ordinario neto, que es la figura más aproximada a los beneficios, se desplomó un 69,6%, cuando el año precedente había registrado un avance del 1,8%. Desde el año 2002, hace casi dos décadas, el resultado de las empresas no había caído a terreno negativo, lo que da idea del desastre económico que está suponiendo la pandemia.

Se trata de una mala situación que ha llevado a que los gastos de personal, también se redujeran entre enero y junio un 4,8%. En este caso, por el doble efecto del descenso de las remuneraciones y, sobre todo, por los despidos que tuvieron que hacer las empresas para sobrevivir en medio del confinamiento durante la mayor parte del segundo trimestre.

Gráficos de valor añadido y de gastos de personal. (Fuente: Banco de España)
Gráficos de valor añadido y de gastos de personal. (Fuente: Banco de España)

Ese descenso, como recuerda el Banco de España, recoge el impacto de los trabajadores afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), ya que no están incluidos en las cifras de empleo medio del primer semestre de 2020.

La caída se concentró fundamentalmente en el colectivo de trabajadores temporales, con una reducción del 17,7%, mientras que el personal fijo también se redujo, pero de forma más moderada (un 2,9%). Por lo tanto, se ha repetido el patrón de destrucción de empleo de la economía española que históricamente se ha cebado en los trabajadores más precarios. Como consecuencia de ello, el porcentaje de empresas que destruyó empleo en el primer semestre se elevó en casi 12 puntos porcentuales respecto de hace un año, hasta un increíble 48,4%, Es decir, casi una de cada dos empresas destruyó puestos de trabajo durante los primeros seis meses del año.

Endeudamiento

Debido a ello, igualmente, los salarios presentaron un incremento “moderado”, en palabras de los redactores del informe (0,6%), frente al 2,4% que habían crecido un año antes. Por sectores, mientras que, en comercio y hostelería, precisamente los más afectados negativamente, crecieron un 1,9%, en el resto las variaciones oscilaron entre el 0,4% de caída en el de la industria y el 0,3% de aumento en el de información y comunicaciones.

El hecho de que las empresas hayan tenido que acudir al endeudamiento es lógico en una situación como esta, ya que de lo que se trataba era de obtener liquidez para cubrir los déficits de explotación —menos ingresos que los gastos—, pero el Banco de España destaca un fenómeno singular.

Fuente: Banco de España.
Fuente: Banco de España.

Aunque los tipos de interés se encuentran en niveles históricamente bajos, está aumentando la proporción de los resultados que las empresas destinan al pago de los intereses de la deuda, y ello a pesar de los menores costes de financiación. Esto se debe, según el banco central, a la negativa evolución de los excedentes ordinarios, que en este caso hacen de denominador de la operación aritmética, por lo que se está rompiendo la tendencia descendente “que venía mostrando esta ratio en los últimos años”.

Es decir, paradójicamente, y debido a la caída de los beneficios, el endeudamiento pesa más en la cuenta de resultados, lo que es un lastre para la recuperación. Según la central de balances, el coste medio de la financiación ajena continuó con la tendencia descendente de los últimos años, cayendo dos décimas, hasta el 1,8%.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios