La Generalitat minimiza el impacto del covid-19 ante los inversores internacionales
  1. Economía
Sigue dependiendo de la liquidez del Gobierno

La Generalitat minimiza el impacto del covid-19 ante los inversores internacionales

Hasta junio, el PIB de Cataluña ha caído un 20%, pero el informe espera que disminuya un 7,6% en 2020 y repunte un 6,5% en 2021, según las previsiones

Foto: El presidente catalán, Quim Torra. (EFE)
El presidente catalán, Quim Torra. (EFE)

Las previsiones que vende la Generalitat para la economía catalana a los inversores son mucho más optimistas que la realidad, según consta en la actualización para inversores de deuda que hace para tenedores internacionales. Así, en el informe se minimiza el impacto que tendrá el coronavirus en la economía y se asegura que “se espera que el PIB de Cataluña disminuya un 7,6% en 2020 y repunte un 6,5% en 2021, según las previsiones del Ministerio de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda”. Lejos de este optimismo, el PIB de Cataluña ha caído un 20,1% interanual hasta junio, según los datos del Idescat, por lo que la caída interanual en el conjunto del año sería mucho mayor que lo que prevé la presentación, en concreto, el triple.

[Última hora del coronavirus en España]

Sobre el impacto del covid-19 en términos macroeconómicos, el informe reconoce: “La construcción y algunas ramas del sector servicios, como el comercio minorista o la restauración y la hotelería, son los sectores más afectados por las medidas de contención para controlar la pandemia”. Sin embargo, luego lo enmarca en el escenario de derrumbe global de la economía, asegurando que “las tasas de crecimiento negativas del PIB son el patrón general en la zona euro en el primer trimestre de 2020”. Pero presenta unas cifras que le restan importancia.

Foto: La recaudación fiscal de la Generalitat se hunde un 29% por culpa de coronavirus

Sí que advierte de que hay un escenario más pesimista que la Generalitat sí contempla. “En el peor escenario (con menor intervención gubernamental y un impacto más persistente de la crisis sanitaria), la disminución estimada en 2020 es del 8,8% y el aumento en 2021 es del 5,1%”. Es decir, lo siguen fiando todo a remontar en 2021 y el escenario pesimista es mucho más optimista que la actual situación. El informe no recoge tampoco el impacto que tendrá el coronavirus, con la caída de ingresos fiscales y el derrumbe de la economía.

Sorprende esta minusvaloración de la situación, porque la presentación sobre el estado de la deuda es el documento más importante de la 'conselleria', ya que refleja las cifras y los problemas reales, lejos de los inflamados discursos políticos por la cuestión de la independencia. Pero nunca se presenta en público y, de hecho, solo se publica en inglés, ya que está pensado para los tenedores de deuda internacionales.

Deuda récord

La Generalitat ya acumula este año la cifra récord de 80.000 millones de euros de deuda, según la previsión calculada hasta junio. Así lo refleja el documento de presentación para los inversores internacionales que la propia Conselleria de Economía cuelga en su web. En total, son 80.044 millones, lo que supone un incremento del 1,8% respecto a septiembre de 2019. Eso implica un aumento en nueve meses de 1.444 millones más de deuda. Este volumen de pasivo se puede mantener por el respaldo que obtiene la Administración de los mecanismos de liquidez del Tesoro español, el mismo que reciben el resto de CCAA.

La Generalitat reconoce el aumento pero apunta que “a pesar del aumento del nivel general de deuda, la carga de intereses actual sigue siendo relativamente baja”.

El documento refleja la constante de siempre: el apoyo del Tesoro y de sus mecanismos de liquidez es el que respalda el calendario de vencimientos de la deuda de la Generalitat. De los 80.044 millones, un total de 61.704 millones están en manos del Tesoro español. Eso es lo que permite que se paguen bajos intereses por esta deuda. Precisamente este apoyo del Gobierno central es el que incomoda a una Generalitat gobernada por el independentismo.

Cuesta entender el trato que se le da al coronavirus cuando cuestiones como la reforma de la financiación autonómica se dejan caer en el texto


Según el informe, “los mecanismos de liquidez permitirán a la Generalitat avanzar en la misma dirección en 2020” en relación con su pretensión de reducir el peso del corto plazo a favor del largo plazo, lo que hace que la estructura general de este pasivo resulte más estable.

Financiación autonómica

En 2021, vencen otros 10.000 millones de deuda autonómica, lo que no será ningún problema mientras se siga contando con el mecanismo del Estado. Y hasta 2024, el calendario de vencimientos no empezará a bajar. En 2019, hubo un exceso de déficit de 1.090 millones que “se financiará a través del Fondo de Facilidad Financiera en 2020”, según recoge esta presentación. El fondo en total en 2020 cubrirá además otros 9.400 millones, provenientes de la deuda que venza y de 819 millones de exceso de déficit previsto para el año en curso.

En la presentación, se alude a cuestiones que luego no se ponen sobre la mesa en la política oficial, porque se considerarían autonomistas. Así, se critica el sistema de financiación autonómica, el cual se califica de “complejo y desequilibrado”. Y aboga por que “no es un marco sostenible y hay que renegociarlo”, algo que el vicepresidente económico, Pere Aragonès, y la Generalitat en pleno llevan eludiendo toda la legislatura: remodelar un sistema de financiación autonómica que lleva años caducado. “Si bien la base de gastos regionales está fuertemente influenciada por la ‘legislación básica’ establecida por el Gobierno central”, se manifiesta en el informe.

Coronavirus Inversores Financiación autonómica PIB Generalitat de Cataluña Cataluña Pere Aragonès
El redactor recomienda