Pierde 526 millones en comparación con 2019

La recaudación fiscal de la Generalitat se hunde un 29% por culpa de coronavirus

Transmisiones patrimoniales uno de los que más se ha caído, tal y como ya pasó en la crisis de 2010. Este impuesto es el verdadero termómetro de la debilidad fiscal que sufre Cataluña

Foto: Aspecto de la terraza de un bar en el barrio de la Florida de L'Hospitalet (Barcelona). (EFE)
Aspecto de la terraza de un bar en el barrio de la Florida de L'Hospitalet (Barcelona). (EFE)

La recaudación fiscal de la Generalitat se ha desplomado por culpa de la crisis provocada por el coronavirus. Así se recoge en la última Nota de Coyuntura publicada por el departamento de Economía de la Generalitat, donde se recoge una caída de ingresos del 29,2% hasta junio de 2020 en comparación con los seis primeros meses del año anterior. La Generalitat ha perdido en total 526 millones de ingresos fiscales que dependían de los impuestos propios. Esta cifra no afecta a los impuestos cedidos por el Gobierno central, por ejemplo, el 50% del IRPF.

Así, hasta el 30 de junio, la Generalitat recaudó solo 1.146 millones de euros con sus propios tributos. Esta cifra llegaba a los 1.672 millones de euros en junio del año pasado. Pero entonces la economía crecía y, en cambio, este año el PIB de Cataluña ha caído un 20% en el mismo período.

“El confinamiento establecido en el Estado de Alarma, y ​​otras medidas de contención de la pandemia que perduran, han hecho disminuir la actividad económica, con lo cual se han reducido los hechos imponibles de los impuestos”, señala el informe de la Generalitat.

Además, ha habido otros factores que han influido de manera negativa en la recaudación de las arcas de la Generalitat, como que “la presentación de autoliquidaciones y el pago de los impuestos propios y cedidos de la Generalidad quedó suspendida desde el 14 de marzo hasta el 30 de junio”, según recoge la publicación del departamento de Economía.

De los impuestos propios la parte más importante son dos: el de transmisiones patrimoniales (568 millones), que depende sobre todo de la venta de viviendas, y que se ha derrumbado por la pandemia; y el de actos jurídicos documentados (253 millones). Entre los dos suman 821 millones, más de la mitad de lo que recauda la Agencia Tributaria de Cataluña por todos sus tributos propios.

Número 111 de la publicación Nota de Coyuntura Económica de la Generalitat de Cataluña.
Número 111 de la publicación Nota de Coyuntura Económica de la Generalitat de Cataluña.

Y es transmisiones patrimoniales uno de los que más se ha caído, tal y como ya pasó en la crisis de 2010. Este impuesto es el auténtico termómetro de los problemas fiscales de la Generalitat. Así, transmisiones patrimoniales ha descendido un 26,5% en esos primeros seis meses del año. Y transmisiones patrimoniales, por su parte, cayó un 4% en términos interanuales.

Pero no son los únicos que se derrumban. Según el informe, “la recaudación del impuesto sobre sucesiones y donaciones cae un 21,4% para los últimos meses ha sido muy baja por efecto de la suspensión de las autoliquidaciones”.

Número 111 de la publicación Nota de Coyuntura Económica de la Generalitat de Cataluña.
Número 111 de la publicación Nota de Coyuntura Económica de la Generalitat de Cataluña.


Se acumulan los problemas

Pero los problemas de la Generalitat no se centran solo en estos impuestos, pese a que su peso específico sea tan importante como sobre el total. Así, por ejemplo, la liquidación acumulada de los tributos sobre el juego ha caído un 73,1%, ya que el sector ha quedado prácticamente paralizado y la suspensión y bonificaciones de las liquidaciones acentúa el descenso que ya estaba experimentando ese tributo.

La caída de ingresos fiscales es generalizada en los tributos propios y obligará a Aragonès a hacer sacrificios en los nuevos Presupuestos para 2021


De los impuestos cedidos gestionados por el Gobierno central, el impuesto sobre determinados medios de transporte tiene una recaudación un 57,6% más reducida que la que se registró en el primer semestre del ejercicio anterior porque están disminuyendo las ventas de vehículos y porque algunos meses “el Estado no ha transferido la recaudación”, según se apunta en el informe de coyuntura.

Más que en Hacienda

El descenso de los impuestos propios de la Generalitat es mayor que el que está registrando el Gobierno en Hacienda. La ministra María Jesús Montero le reconoció a la Agencia Efe hace unos días que el descenso de ingresos fiscales estaba siendo del 18%. Pero eso se debe a que los impuestos autonómicos siempre se muestran más sensibles a las crisis que los de corte estatal.

Sin embargo, la situación de la Generalitat, como la del resto de CCAA no es problemática por ahora por el apoyo del Gobierno. Hasta junio se han registrado 10.103 millones de anticipos por el modelo de financiación y otros 1.066 por avances de pagos también por el mismo concepto.

El problema reside más a largo plazo, en concreto, para los Presupuestos de la Generalitat para el 2021 que tendrá que elaborar el vicepresidente económico Pere Aragonès si la legislatura se alarga, tal y como apuntan miembros de JxCAT. Aragonès tendrá que escoger entre subir impuestos o aplicar recortes. Y nadie que haya hecho una de las dos cosas ha ganado nunca unas elecciones. Menos si tiene que aplicar las dos a la vez.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios