Plantea subir el gasto en 2.510 millones

Aragonès quiere una Generalitat que gaste un 15% más el año en que el PIB crece menos

El PIB catalán en 2017 iba disparado, creció un 3,4%. Pero en 2020, a causa de la guerra comercial con China iniciada por Donald Trump, las economías industriales sufrirán

Foto: El vicepresidente del Govern y 'conseller' de Economía y Hacienda de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El vicepresidente del Govern y 'conseller' de Economía y Hacienda de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

El 'conseller' de Economía y vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, apuesta por un Presupuesto para el año 2020 que plantea gastar un 15% más que en las últimas cuentas aprobadas, las de 2017 pese a que la previsión de aumento del PIB para el próximo año es mucho menor que la de ese año. Presupuestos expansivos para tiempos constrictivos en lo económico.

Así, el PIB catalán en 2017 iba disparado, creció un 3,4%. En cambio, en 2020, a causa de la guerra comercial con China iniciada por Donald Trump, las economías industriales y exportadoras sufrirán. Y Cataluña tiene mucha industria. En el anteproyecto de los Presupuestos que Aragonès está empezando a negociar con los grupos parlamentarios la previsión de crecimiento del PIB para ese año es solo del 1,9%.

Aragonès propone gastar 2.510 M más que 2017. Y 910 M más de lo que proponía gastarse en el proyecto que no llegó a presentar para 2019

Gastar más en una economía que crecerá menos, ya que al subir el PIB por debajo de un 2% le costará crear empleo. Pese a ello el presupuesto que plantea Aragonès, uno de líderes más destacados de ERC, es expansivo. Propone gastar 2.510 millones más que en 2017. Y 910 millones más de lo que proponía gastarse en el proyecto no nato de Presupuestos que no llegó a presentar en el Parlament para 2019. Es mucho para un entorno macroeconómico que ya no estará para muchas alegrías.

Pese a esto, Aragonès ya ha advertido que, además, subirá impuestos para recaudar "otros cientos de millones" que añadir a este gasto. En una entrevista a TV3, Pere Aragonès desveló que contemplaba subir el tramo catalán del IRPF, el impuesto de Sucesiones a las familias más pudientes e instaurar algunos nuevos tributos.

Pese a este planteamiento, la CUP ya ha rechazado apoyar las cuentas por considerar que el esfuerzo inversor es insuficiente. Eso vuelve a dejar a Aragonès en manos de los Comunes si quiere sacar adelante las cuentas, algo clave para alargar la legislatura tal y como pretenden Carles Puigdemont desde Waterloo y Quim Torra en Plaça Sant Jaume. De nuevo, una vez más, todo depende de Ada Colau.

Carles Puigdemont. (EFE)
Carles Puigdemont. (EFE)

Hasta junio, el impuesto estrella de la Generalitat, el de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, solo ha crecido un 5%, en un primer signo de ralentización de la actividad económica. Se firman menos hipotecas y eso dueles en las arcas públicas de la Generalitat.

Previsión optimista

En la redacción de los Presupuestos, Aragonès juega con bazas optimistas, según explican fuentes económicas conocedoras del proyecto. Así, el 'conseller' de Economía considera que los anticipos que percibirá la Generalitat fruto de los años buenos anteriores, ya que los anticipos se calculan en función de los ingresos, permitirán esa agresiva política de gasto.

La Generalitat cuenta con los ingresos provenientes de los anticipos del sistema de financiación autonómica que se calcula en base a años buenos

De este modo, en las cuentas públicas diseñadas por este alto cargo de ERC, se prevén unos ingresos por anticipos fruto del sistema de financiación autonómico que sumen 21.442 millones, Los ingresos por esta vía crecerán en 3.468 millones, según las previsiones de la propia 'conselleria'. Este optimismo se encuentra en parte justificado. Los anticipos de la financiación autonómica se calculan en función de los ingresos pasados y se viene de 2017 y 2018, años buenos. Muy buenos, de hecho. Pero es una estimación al azar. Porque el Ministerio de Hacienda no ha dado información a las CCAA de los ingresos que les corresponden para el próximo ejercicio alegando que el ejecutivo de Pedro Sánchez está en funciones. Por tanto, los ingresos que prevé la 'conselleria' de Economía son, como mucho, una aproximación que puede responder a una perspectiva realista... o no.

Línea generalizada

Esta línea de política económica que no ajusta el gasto cuando el ciclo decae se encuentra muy generalizada. El propio Pedro Sánchez, ha presentado un carísimo programa de medidas en lugar de ajustar el gasto para adaptarse a un entorno en el que fácilmente se puede aventurar que caerán los ingresos por impuestos.

Pero es al contrario, Pere Aragonès plantea gastar 910 millones más que lo que proponía en los presupuestos del año anterior. Los que nunca fueron aprobados. Es un aumento del techo de gasto muy fuerte y que para nada comunica austeridad a unos mercados donde todavía queda mucha deuda catalana cotizando.

En las cuentas ERC también plantea hacer caja con ingresos extraordinarios por valor de 350 millones, lo que vendría a completar los anticipos a cuenta que llegarían del Gobierno central.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios