EN LUGAR DE LA REUNIÓN DEL 17 Y 18

La Fed baja tipos al 0% y coordina líneas de liquidez con los grandes bancos centrales

Las medidas incluyen la inyección de 500.000 millones en deuda pública y 200.000 millones en deuda hipotecaria que comenzarán a emitirse a partir del lunes

Foto: El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)
El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters)

La Reserva Federal recortó el precio del dinero en un punto porcentual hasta la horquilla del 0-0,25% este domingo y anunció un paquete de medidas para dar apoyo a los mercados, golpeados por la pandemia del coronavirus. Un nivel no visto desde el periodo poscrisis de 2008-2015. Además, el banco central de EEUU también anunció una medida de liquidez coordinada con los grandes bancos centrales del mundo. El presidente Jerome Powell aclaró en la llamada con periodistas que la decisión de este domingo sustituía a la reunión del día 17 y 18 de marzo.

Tras la noticia, los futuros del dólar revertía la tendencia alcista de la última semana y se debilitaba un 0,5% frente al euro. Sin embargo, a las 2:30 CET, los futuros de la divisa estadounidense se estabilizaban hasta cotizar planos. Los futuros del Nikkei japonés apuntaban a desplomes del 4%, pero el índice terminó abriendo con caídas del 1%, hasta moderar los retrocesos hasta un -0,2% para cuando abrieron las bolsas chinas, con el Hang Seng cayendo un 3% y el SEE Composite dejándose un 0,1% en los primeros movimientos de la jornada.

A las 2:30 CET, los futuros del S&P 500 avistaban caídas de casi el 5%. Los futuros del bono a 10 años, a su vez, avanzaban caídas hasta un tipo de alrededor del 0,68% (los tipos bajan cuando el precio, marcado aquí por la demanda, sube). En Europa, los futuros anunciaban caídas del 3% del Eurostoxx 50. Los futuros del Crudo se dejaban un 2%, mientras que los del Brent cedían un 3%.

El banco central estadounidense anunció una medida coordinada con los bancos centrales de Canadá, Inglaterra, Japón, Suiza y el Banco Central Europeo (BCE) para canalizar mayor liquidez al mercado a través de líneas de swaps del dólar. Asimismo, el 'overight index swap' (OIS) quedará en 25 puntos básicos y los bancos centrales extranjeros con operaciones de liquidez en dólares también han acordado ofrecer esta vía de forma semanal con un vencimiento a 84 días, a parte de las operaciones de vencimiento semanal que ya se ofrecen. Esta medida entrará en vigor este 16 de marzo.

"Las líneas de swaps servirán como apoyo importante a la liquidez para paliar las tensiones que se están dando en los mercados globales de financiación, ayudando así a mitigar los efectos de estas tensiones en la oferta de crédito a los hogares y empresas, tanto a nivel doméstico como en el extranjero", matizó la Fed en un comunicado.

Por otro lado, las medidas anticrisis a nivel nacional incluyen la inyección de 500.000 millones en deuda pública y 200.000 millones en deuda hipotecaria que comenzarán a emitirse a partir del lunes. La Fed también prescribió un recorte de los tipos de préstamos de emergencia para bancos en 125 puntos básicos hasta el 0,25 por ciento y la prolongación del plazo de devolución hasta los 90 días. Además, la institución presidida por Powell también rebajó al cero del ratio de requisito de reserva para miles de bancos.

"La Reserva Federal está preparada para usar todo su abanico de herramientas para apoyar el flujo de crédito a los hogares y empresas y así promover sus objetivos de empleo en su máxima capacidad y estabilidad de los precios", dijo el banco central en el comunicado.

Todos los miembros del Comité votaron a favor de este paquete de medidas excepto Loretta J. Mester que hubiese preferido una rebaja de los tipos menor, hasta la horquilla del 0,5%-0,75%.

"Los tipos negativos no son apropiados"

En la rueda de prensa posterior a la decisión de política monetaria, Powell descartó que EEUU llegue algún día a ver el precio del dinero bajo cero. "No creemos que los tipos de interés negativos sean una respuesta de política monetaria apropiada aquí en Estados Unidos", zanjó. Además, Powell también recalcó que no comprará otro tipo de activos en el futuro que no sean deuda pública o hipotecaria (para lo cual necesitaría luz verde del Congreso). De hecho, el presidente quiso subrayar que el banco central estadounidense "tiene mucho margen de política monetaria" y "muchas herramientas de liquidez".

Sobre si EEUU entrará en recesión o no, el presidente de la Fed prefirió abstenerse de concretar perspectivas de cara al futuro debido a la incertidumbre en la expansión del coronavirus Covid-19 y sus consecuencias económicas. Powell se limitó a afirmar el segundo trimestre "será muy débil", pero que después de eso "es muy difícil" realizar previsiones.

Mientras tanto, según recogían medios anglosajones, Donald Trump dijo a la prensa que estaba "muy sorprendido" y "contento". "Creo que acaba de pasar algo tremendo, no me imaginé que llegaría a sorprenderme en un domingo", afirmó. "Diría que hay mucha gente en Wall Street que estará contenta... Y yo os puedo decir que estoy muy contento, no me lo esperaba. Me gusta que me sorprendan". El republicano tiene un largo historial de presiones públicas para que la Fed baje los tipos de interés, especialmente durante la guerra comercial y ahora ante las elecciones de noviembre.

De todas formas, Powell también subrayó que "desde luego" que la Fed creía "que las respuestas fiscales son fundamentales". "Ciertamente, podría haber necesidad de eso (estímulo fiscal) (...) Esto es un problema multifacético y requiere respuestas de diferentes partes del gobierno", agregó.

Una semana intensa

Esta es la segunda vez en dos semanas que la Reserva Federal toma decisiones de política monetaria de forma extraordinaria, después de recortar en medio punto porcentual el precio del dinero el día 3 de marzo, hasta la horquilla del 1-1,25%. Hacía desde 2008 que el mercado no veía a la Fed tomando este tipo de decisiones extraordinarias. La semana pasada, la institución presidida por Powell anunció la inyección de 1,5 billones de dólares de liquidez a través de su programa de 'repos'. El banco central tenía prevista su reunión ordinaria para los días 17 y 18 de marzo.

Lo hace después de caídas históricas en los mercados de renta variable de todo el mundo la semana pasada, siendo el jueves un día especialmente sangrante: Wall Street llegó a registrar su mayor caída diaria desde 1987 con desplomes del 10% y, en Europa, el Eurostoxx cayó un 12%, con el Ibex 35 sufriendo en España su mayor caída diaria de la historia.

Ese fue el día en el que el BCE presentó sus medidas monetarias contra la crisis del coronavirus y la presidenta Christine Lagarde anunció en la rueda de prensa que "el BCE no está aquí para cerrar diferenciales" - una frase que intentó rectificar en una posterior entrevista en televisión, así como a través de su economista jefe, Philip Lane. Ese mismo día, el bono italiano sufrió su mayor caída diaria en una década y el índice iTraxx Xover, medición de riesgo entre los inversores del 'high yield' europeo, se disparó 120 puntos hasta máximos de 2012.

El viernes, mientras las bolsas europeas cerraron con tímidas subidas, Wall Street terminó el día recuperando los desplomes del jueves en su última media hora de sesión gracias al anuncio de estado de emergencia del presidente Donald Trump. Al otro lado del Atlántico, los países de la eurozona han ido anunciando esta semana pasada sus medidas fiscales para responder ante el coronavirus, con Alemania llegando a anunciar avales sin límites para sus empresas. Este lunes, los líderes económicos del Viejo Continente se verán en el Eurogrupo. El presidente de España, Pedro Sánchez, decretó el sábado el estado de alarma, pero se guardó el grosor de las medidas económicas para el martes.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios