Tendrá un coste de 1.406 millones

El Gobierno sube las pensiones un 0,9% y garantiza el poder adquisitivo con el IPC

El Ejecutivo cumple una de sus principales promesas con la revalorización de las pensiones con el IPC: la paga sube un 0,9% y se compensará al cierre de año si hay desviación en la inflación

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su primer Consejo de Ministros. (Reuters)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su primer Consejo de Ministros. (Reuters)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha querido comenzar la andadura del nuevo Ejecutivo cumpliendo una de las principales promesas que realizó durante la campaña electoral: la subida de las pensiones con el IPC. El primer Consejo de Ministros de la legislatura ha aprobado revalorizar las prestaciones un 0,9% de forma retroactiva al primero de enero. Esto significa que en la primera nómina de los pensionistas, que recibirán a final de mes, ya percibirán la subida correspondiente al 0,9%, que es precisamente la previsión de IPC para el conjunto del año. Esta medida tendrá un coste anual de 1.406 millones de euros, incluyendo las clases pasivas y las no contributivas.

Sánchez se ha comprometido a garantizar el poder adquisitivo de los pensionistas mientras dure su Gobierno. Esto significa que si al cierre del ejercicio la inflación ha sido superior a ese 0,9%, el Gobierno aprobará una paga complementaria (popularmente conocida como 'paguilla') para compensar la desviación del IPC y garantizar el poder adquisitivo. Esta paga se abonará antes del mes de abril de 2021. Este compromiso no solo es verbal, sino que se ha incorporado al decreto-ley aprobado este martes, de modo que se garantizarán los ingresos de todos los beneficiarios.

La subida de las pensiones beneficiará a más de 11 millones de personas que cobran algún tipo de prestación contributiva o no contributiva. La subida es homogénea para todos, de modo que, por el momento no se aprueba una subida superior para las pensiones más bajas, otro de los compromisos de Sánchez para esta legislatura. "Hemos cumplido un compromiso anunciado, la revalorización de las pensiones", ha señalado Sánchez en la rueda de prensa posterior al primer Consejo de MInistros, "nuestro compromiso es garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones".

[La receta para salvar las pensiones de Escrivá]

"Vamos a tender la mano a todas las fuerzas políticas y sociales para trabajar en la adopción de medidas justas y equilibradas que permitan mejorar la protección de nuestros jubilados y jubiladas", ha remarcado el presidente, aunque eso sí, "también tiene que ser compatible con los objetivos de estabilidad presupuestaria".

Lo que transmite el presidente con estas palabras es que cualquier medida encaminada a garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones no puede solucionarse solo con pasar el déficit de la Seguridad Social al Estado. Eso sería un simple juego de trileros que no solucionaría el problema. El presidente quiere buscar la fórmula para que el déficit del conjunto de las Administraciones Públicas se reduzca en línea con los objetivos acordados con Bruselas.

Vamos a tender la mano a las fuerzas políticas y sociales para trabajar en la adopción de medidas justas y equilibradas

El Gobierno ha adoptado esta medida de forma unilateral sin tener en cuenta el diálogo social. Sin embargo, en materia de pensiones, ni los sindicatos ni la patronal van a protestar por la subida de las pensiones con el IPC. A partir de ahora, Sánchez sí tendrá en cuenta el diálogo social, que lo ha marcado como un eje prioritario para su gobierno. "Esta tiene que ser la legislatura del diálogo, con diálogo social, territorial y generacional", ha señalado Sánchez.

Sánchez ha hecho un llamamiento a los agentes sociales, sindicatos y patronal, y a los partidos políticos para retomar el consenso en el Pacto de Toledo para la futura reforma del sistema de pensiones, que tiene que garantizar el poder adquisitivo de los beneficiarios y, al mismo tiempo, apuntalar la sostenibilidad del sistema. Esta futura reforma tendrá que abordar también la eliminación del factor de sostenibilidad y del índice de revalorización de las pensiones que aprobó de forma unilateral el Gobierno de Mariano Rajoy en 2013 y que todavía no están derogados. "Es necesrio renovar el Pacto de Toledo con los agentes sociales y el resto de fuerzas políticas", ha remarcado el presidente.

[España vuelve a las recetas fallidas contra la despoblación]

Una de las principales medidas que dialogará con los agentes sociales será la subida del salario mínimo interprofesional (SMI). Sánchez se ha reafirmado en su compromiso de finalizar la legislatura con un SMI en línea con lo que marca la carta social europea, esto es, equivalente al 60% del salario medio (entre 1.000 y 1.200 euros mensuales en 14 pagas en función de cuál sea el cálculo del salario medio).

El nuevo Gobierno también negociará la senda de estabilidad presupuestaria con la nueva Comisión Europea. La ministra de Economía, Nadia Calviño, acordó con la anterior Comisión que cerraría el año 2019 con un déficit del 2%, que lo bajaría al 1,1% en 2020 y al 0,4% en 2021 para finalmente alcanzar el equilibrio nominal en 2022. Esta senda de déficit fue la que presentó el Gobierno en el Congreso pero fue rechazada en el Senado, pero el PSOE cuenta ahora con una mayoría suficiente para aprobarla. La fijación de los objetivos de estabilidad y del techo de gasto es el primer paso para la elaboración de los presupuestos generales del estado.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios