LA OTRA CARA DE LA MONEDA

El Brexit dispara el interés de los españoles por Londres, destino de moda este año

Las agencias de viajes pronostican un repunte del 6% en las reservas hacia Reino Unido desde España, tanto por la enorme expectación como por la devaluación de la libra esterlina

Foto: Londres fue uno de los destinos europeos más demandados en Semana Santa. (EFE)
Londres fue uno de los destinos europeos más demandados en Semana Santa. (EFE)

¿Vendrán menos británicos a España cuando Reino Unido salga de la Unión Europea? El sector turístico patrio tiene motivos para preocuparse ante un Brexit duro, tanto por una hipotética devaluación de la libra como por los nuevos trámites que deberán completar para viajar a nuestro país (visado, seguro sanitario, etc.). Pero hay otro enfoque en esta historia.

Los hoteles y touroperadores con presencia en Reino Unido se frotan las manos ante una temporada que se presenta extraordinaria. Es la otra cara del Brexit, un embrollo que ha despertado la curiosidad de cientos de españoles por descubrir (o redescubrir) Londres, la capital europea de moda. Las agencias de viajes prevén un repunte del 6% en las reservas hacia Reino Unido desde nuestro país para este año.

[Lea aquí: Las reservas de británicos resisten al Brexit salvo en Baleares]

"En turismo emisor, estamos notando un repunte de interés hacia destinos británicos. A eso se suma la devaluación de la libra esterlina, lo que convierte a Reino Unido en un destino más barato", explica el presidente de la Unión de Agencias de Viajes (UNAV), Carlos Garrido, tras ser consultado por este periódico.

Sin ir más lejos, Londres ha sido una de las capitales europeas preferidas por los españoles en sus desplazamientos de Semana Santa. Es la mejor época para visitar Reino Unido, "lo cual también es una oportunidad para las agencias de viajes españolas en su actividad emisora", destaca Marcos Franco, socio fundador del Observatorio del Turismo Emisor (ObservaTUR).

A río revuelto, ganancia de pescadores

"Londres siempre ha sido una ciudad muy demandada, y ahora con más motivo porque los viajeros tendrán un mayor poder adquisitivo", añade Martí Sarrate, presidente de la Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVE). Prueba de ello son los extraordinarios datos de cadenas hoteleras españolas con presencia en la capital británica.

Un ejemplo es Meliá, cuyos ingresos por habitación (RevPAR) crecieron un 23% y un 12% en el último trimestre de 2018 en sus dos hoteles de Londres. No obstante, la compañía capitaneada por Gabriel Escarrer admite que el Brexit puede llegar a limitar su visibilidad entre los turistas, tanto nacionales como internacionales. Su verdadera preocupación son los británicos tentados a cancelar su viaje a España… o no.

[Lea aquí: "España podría perder 3,6 millones de turistas británicos con un Brexit duro]

Londres ha batido todos los récords en Semana Santa. (EFE)
Londres ha batido todos los récords en Semana Santa. (EFE)

Carlos Garrido niega que las reservas de turistas británicos hacia España estén en caída libre. Al contrario, han crecido un 2% en lo que va de año porque los ingleses se caracterizan por "planificar sus vacaciones con mucha antelación". Y no menos importante, nuestro país, su clima y sus costumbres les gustan demasiado como para dejar de venir.

En contraste con esa visión tan optimista, el consejero delegado de Meliá teme que España pierda 3,6 millones de turistas británicos en el peor escenario (Brexit duro). En la actualidad, Reino Unido tiene un peso superior al 20% en el volumen de viajeros internacionales, por delante de Alemania, Francia, los países nórdicos, Italia y Holanda. Ese porcentaje asciende al 40% en algunos aeropuertos como el de Alicante, donde Ryanair opera rutas desde o hacia Londres, Manchester, Liverpool o Bristol, entre otros.

España recibió 18,5 millones de turistas ingleses en 2018, si bien la cifra supone un descenso interanual, tanto en número de viajeros (-2%) como en pernoctaciones (-3,4%), según los datos de la patronal Exceltur. "El aspecto puramente económico puede ser clave para la evolución del negocio turístico. La depreciación de la libra y el menor poder adquisitivo de los británicos encarecerá el coste de sus vacaciones, lo que podría inclinar la balanza hacia otros destinos competidores del arco mediterráneo", zanjan desde ObservaTUR.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios