europa responde: lo analizará "con atención"

Londres pondrá aranceles al jamón, ropa y coches españoles si hay un Brexit duro

El plan pretende eludir la amenaza de una 'frontera dura' con Irlanda al garantizar que no se impondrán controles adicionales sobre los bienes que atraviesen la frontera con Irlanda

Foto: Las banderas de Reino Unido, España y la Unión Europea. (Reuters)
Las banderas de Reino Unido, España y la Unión Europea. (Reuters)

Reino Unido suprimiría los aranceles sobre la gran mayoría de importaciones del país en caso de una retirada sin acuerdo de la Unión Europea, ya que alrededor del 87% del importe total de las compras al exterior se beneficiaría de este régimen, aunque, por contra, un 13% de estas sería objeto de tarifas y cuotas, incluyendo productos cárnicos, textiles o automóviles fabricados en países de la UE que hasta ahora disfrutaban de las ventajas de pertenecer al mercado único.

Asimismo, el plan de Londres pretende eludir la amenaza de una 'frontera dura' con Irlanda al garantizar que no se impondrán controles adicionales sobre los bienes que atraviesen la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

El nuevo sistema, que se implementaría durante 12 meses, mientras el Gobierno británico elabora una nueva estrategia, reduciría al 82% desde el actual 100% los productos procedentes de la Unión Europea que no pagan aranceles, pero elevaría a más del 90% las importaciones libres de tasas procedentes de otros mercados, cuando en la actualidad solo se benefician de esta condición un 56%.

Según el Gobierno británico, que ha calificado la medida como "modesta liberalización", este régimen arancelario temporal se ha diseñado para "minimizar los costes para empresas y consumidores, así como para proteger a sectores vulnerables".

["Esta es la última oferta": intento final de Bruselas y Londres para salvar el Brexit]

De este modo, el Ministerio de Comercio del Reino Unido ha señalado que aproximadamente el 13% del valor de sus importaciones seguirá sujeto a aranceles, incluyendo la imposición de gravámenes o cuotas sobre carnes de vacuno, cordero, porcino y algunos productos lácteos con el fin de apoyar a granjeros y productores que históricamente se habían beneficiado de los aranceles aplicados por la UE a estos productos.

Entre los alimentos afectados, según la documentación publicada por el Ministerio británico, estarían el jamón sin deshuesar, sometido al pago de una tasa arancelaria de 10,2 euros por cada 100 kilogramos importados, el atún en conserva, con un arancel del 24%, mientras que también se verán gravados el arroz, algunos tipos de queso, legumbres y mantequillas.

Asimismo, Reino Unido aplicará aranceles a las importaciones de automóviles fabricados fuera del país con el objetivo de apoyar a la industria automotriz británica, incluyendo una tasa del 10% a los coches y del 16% a tractores y algunos vehículos de transporte de pasajeros, aunque no se aplicarían aranceles adicionales a los fabricantes de automóviles dependientes de cadenas de suministro en la UE.

Jamón ibérico pata negra (iStock)
Jamón ibérico pata negra (iStock)


Bruselas responde

La Comisión Europea estudiará "con atención" el anuncio del Gobierno británico de suprimir la mayoría de aranceles sobre las importaciones europeas en caso de un Brexit sin acuerdo, pero ha avisado de que la Unión Europea no actuará de manera recíproca sino que aplicará el régimen arancelario en línea con las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"En el caso de que no haya acuerdo (de divorcio), la Unión Europea ya ha dejado claro que aplicará el régimen comercial ordinario para terceros países en todas las relaciones comerciales con Reino Unido", ha dicho en una rueda de prensa en Bruselas por portavoz jefe del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas.

La Unión Europea no actuará de manera recíproca sino que aplicará el régimen arancelario en línea con las reglas de la OMC

Bruselas cree que es "esencial" que la Unión Europea actúe de este modo para seguir siendo un socio comercial "fiable" para el resto del mundo, por lo que debe cumplir con las normas acordadas en foros internacionales.

Pese a que la medida de Reino Unido va dirigida a encontrar solución a la frontera con Irlanda, Bruselas ha recibido con frialdad el anuncio y ha dicho que "toma nota" del anuncio y que lo analizará "con atención", para comprobar si esta apertura tras el Brexit cumpliría con las reglas que marca la OMC y los derechos que se desprenden para la UE.

El portavoz comunitario ha avisado que la diferencia de trato comercial que plantea la parte británica con Irlanda y el resto de la Unión Europea "plantea preocupaciones".

Cerámica y combustibles

Y es que, además, el Gobierno británico contempla introducir aranceles en sectores como la cerámica, los fertilizantes y los combustibles para proteger a los fabricantes británicos frente a prácticas desleales como el 'dumping' y los subsidios públicos.

Además, las importaciones de productos textiles estará sometida a aranceles del 12% en los casos de chaquetas, pantalones, camisas y ropa interior, así como en el de ropa de cama y toallas.

"Nuestra prioridad es garantizar un acuerdo con la UE que permita evitar perturbaciones de nuestras relaciones comerciales globales", indicó el ministro británico de Comercio, George Hollingbery. "No obstante, debemos estar preparados ante cualquier eventualidad", añadió.

En este sentido, el responsable de Comercio del Gobierno británico defendió que el plan contribuirá a evitar subidas abruptas de los precios, que afectarían especialmente a los hogares con menos recursos, mientras protege al empleo en Reino Unido.

En caso de una retirada de la UE sin acuerdo, el Reino Unido se vería expuesto a un potencial impacto de 9.000 millones de libras (casi 10.500 millones de euros) por la subida de precios de las importaciones de alimentos, según cálculos de la firma de análisis Retail Economics.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios