Dos décimas por encima del mercado

Sánchez elabora los presupuestos con una previsión de crecimiento más optimista

Economía estima que la economía española crecerá un 2,2% en 2019, en línea con los principales analistas, pero ya descuenta el ajuste fiscal que el resto todavía no ha contabilizado

Foto: La ministra de económia, Nadia Calviño, junto al exiministro y vicepresidente del BCE, Luis de Guindos (Efe)
La ministra de económia, Nadia Calviño, junto al exiministro y vicepresidente del BCE, Luis de Guindos (Efe)

El Gobierno de Pedro Sánchez ya tiene listo el cuadro macroeconómico con el que presentará sus Presupuestos Generales del Estado (PGE) y ha optado por una visión más optimista que la del resto de analistas. El Ejecutivo considera que, sin ajuste fiscal, el PIB crecería un 2,4% en 2019, esto es, dos décimas por encima de lo que está valorando actualmente los principales organismos, como el FMI, la Comisión Europea o el Banco de España y una décima por encima de lo que preveía hace tres meses. De esta forma, el Ejecutivo rompe la tendencia que había marcado en los últimos años el Gobierno de Mariano Rajoy de plasmar un cuadro macro conservador.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha adelantado en una entrevista en RNE que, una vez realizado el ajuste del déficit al que obligó el veto de PP y Ciudadanos en el Senado, el crecimiento del PIB será finalmente del 2,2%. En este sentido sí se sitúa en línea con el consenso de analistas, pero con una gran diferencia: el Gobierno contempla dentro de esta estimación el ajuste del déficit de nada menos que 1,4 puntos del PIB, esto es, más de 16.000 millones de euros. Es evidente que tal ajuste tendrá un impacto sobre el crecimiento, de ahí que cuando los analistas lo incorporen a sus previsiones (no lo han hecho porque todavía no se conoce cómo piensa hacerlo el Gobierno) se verán obligados a recortar sus previsiones de crecimiento. Eso, o podrían estimar que el ajuste que anuncia el Gobierno no es tal y que, por tanto, los números estarían inflados y el desvío recaería sobre el déficit.

El Gobierno estima que con un déficit del 1,8% (que es la senda de déficit que intentó aprobar Sánchez y que se encontró con el veto de PP y Cs) el PIB crecería un 2,4%. Esto significa que descarta que el PIB siga desacelerando, ya que el ritmo de crecimiento interanual del tercer trimestre ya se situó ahí. Una visión que ningún analista comparte actualmente. Al contrario, la mayor parte considera que el crecimiento se frenará hasta el 2,2% sin tener en cuenta el ajuste del déficit. Por ejemplo, el Banco de España estima un crecimiento del 2,2% con un déficit del 2,4% del PIB. Esto significa que sería necesaria una política fiscal contractiva que redujese el desfase presupuestario en 1,1 puntos del PIB, esto es, unos 13.000 millones de euros. Tal ajuste tendrá efectos negativos sobre el PIB, como no puede ser de otra forma.

[La llegada de 270.000 inmigrantes cada año reducirá el déficit de las pensiones 2,2 puntos]

Pero el Banco de España no es el único que disiente con las previsiones del Ministerio de Economía. Por ejemplo, la Comisión Europea estima que el crecimiento será del 2,2% con un déficit también del 2,2%. Esto es, iguala la estimación del Gobierno a falta de un ajuste de 0,9 puntos del PIB.

Los datos económicos recibidos en el último trimestre del año han sido más positivos de lo que esperábamos

El Gobierno estima en su cuadro macroeconómico que una reducción del déficit equivalente a 0,5 puntos del PIB resta 0,2 puntos de crecimiento económico. Si esa previsión es correcta, significaría que los analistas tendrían que reducir en unos 0,5 puntos su previsión de crecimiento. De esta forma, no coincidiría, de ninguna manera, con la previsión que ha lanzado hoy el Gobierno. En resumen, todos estos datos se resumen de una forma: el Gobierno ha optado por elaborar los PGE con una previsión de crecimiento optimista. La ministra Calviño ha argumentado esta previsión en que "los datos recibidos en el último trimestre del año han sido más positivos de lo que esperábamos".

Esto es solo la antesala de las cifras concretas que se conocerán a partir del viernes cuando el Consejo de Ministros apruebe el anteproyecto de ley de los presupuestos. El Plan Presupuestario del Gobierno ya pecó de optimista, como posteriormente reconoció la AIReF, la Comisión Europea y el resto de organismos, ya que no se creyeron las cifras de ingresos que incorporó. El riesgo de desvío es superior ahora, ya que se han caído medidas de ingresos como la subida de las bases máximas de cotización un 12% o los 1.000 millones que pretendía recaudar de las cotizaciones de los autónomos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios