Evita miles de delitos al año en EEUU

Las subidas del salario mínimo logran reducir los niveles de criminalidad

Un estudio demuestra que, en EEUU, los estados que apuestan por realizar subidas razonables del salario mínimo consiguen menores tasas de reincidencia de los presos recién liberados

Foto: Manifestación por la justicia social y económica en Nueva York. (Reuters)
Manifestación por la justicia social y económica en Nueva York. (Reuters)

El salario mínimo ha sido objeto de debate en España en los últimos meses como consecuencia del anuncio del Gobierno de subirlo hasta 900 euros al mes. En la mayor parte de los casos, el debate giró en torno a los efectos económicos de esta medida, pero en realidad, el salario que perciben los trabajadores trasciende a todos los ámbitos de su vida. Un estudio publicado por el National Bureau of Economic Research (NBER), una de las organizaciones mundiales de estudios económicos más reconocida, acaba de revelar que el salario mínimo ayuda a la reinserción de los presos reduciendo sus tasas de criminalidad.

El estudio, realizado por dos profesores estadounidenses, Amanda Y. Agan y Michael D. Makowsky, muestra una conexión entre el salario mínimo y las tasas de criminalidad que, en realidad, es lógica. Los presos recién liberados se enfrentan a un mundo hostil por su condición de exconvictos. Lo normal es que su acceso al mercado laboral sea complicado y la mayor parte acaban cobrando salarios muy bajos, de este modo, están más protegidos si existe un salario mínimo que establece un suelo digno a sus ingresos, lo que desincentiva que reincidan en delitos con fines económicos, principalmente robos y tráfico de drogas.

Los dos autores descubrieron que los estados de EEUU que aumentaban su salario mínimo lograban mayores niveles de reinserción de sus presos con menores tasas de criminalidad. Después de estudiar casi 5,8 millones de casos de exconvictos en todo EEUU desde el año 2000 hasta 2014 en 43 estados de EEUU, los profesores llegan a la conclusión de que subidas de 0,5 dólares (un incremento del entorno del 8%) del salario mínimo por hora reduce la probabilidad de que los exconvictos vuelvan a la cárcel en un año un 2,8%. Y para subidas de 1 dólar en 3 años se reduce la probabilidad de reincidencia en un 2,25%.

Cada año salen de la cárcel 600.000 personas en EEUU y casi un tercio (un 33%) acaban volviendo en un plazo de tres años por reincidir. Esto significa que evitar un 3% la reincidencia supondría evitar casi 18.000 delitos juzgados con pena de cárcel cada año. Una cifra que supone, además, un importante ahorro para el país logrado por el aumento del salario mínimo. Es importante señalar que el estudio solo encuentra correlación entre el salario mínimo y las menores tasas de criminalidad para los delitos que sirven para generar ingresos, no así para el resto, que se mantienen inalterados. Traducido al 'lenguaje económico', el salario mínimo genera un incentivo para abandonar la criminalidad e integrarse en el mercado laboral legal.

Vemos una tendencia a la baja: los salarios mínimos elevados parecen estar asociados con un riesgo reducido de regresar a prisión

"Existe la oportunidad de que los salarios mínimos más altos tengan éxito en sacar a las personas de las actividades ilegales que generan ingresos y se integren en el mercado laboral real", explican los autores en su estudio. Es cierto que en este caso se generan dos efectos contrapuestos: la subida del SMI mejora las condiciones de los trabajadores que consiguen un empleo, pero si es demasiado alto puede generar el efecto contrario y expulsar del mercado laboral a los exconvictos. De ahí que el diseño del salario mínimo tenga que ser cuidadoso para evitar el efecto contrario al que se pretende conseguir si se sube en exceso.

En EEUU la regulación sobre el salario mínimo se fija a nivel federal, pero también existen estados e incluso ciudades con su propio SMI, lo que permite realizar comparativas dentro del país. En los dos últimos decenios, muchos estados han aprobado subidas del SMI por encima del nivel fijado por el Gobierno Federal y, en esos casos se observa una reducción significativa de la criminalidad. "Vemos una clara tendencia a la baja: los salarios mínimos elevados parecen estar asociados con un riesgo reducido de regresar a la prisión". Si bien es cierto que las tasas de reincidencia de los hombres son mucho mayores, también lo es que se reducen en igual cuantía en mujeres y hombres gracias a la subida del SMI.

Del SMI a los subsidios

El estudio también analiza el impacto sobre las tasas de reincidencia de un subsidio existente en EEUU para los trabajadores con menores salarios. Esto es, un complemento salarial para mejorar los ingresos que consigan en el mercado laboral legal, denominado Crédito por Ingreso del Trabajo (EITC).

Este subsidio no resulta tan efectivo como el SMI. Aunque el resultado es similar: mejorar la renta de los trabajadores con menos ingresos, aquí entra en juego la confianza de los ciudadanos en percibir esta ayuda, la burocracia que supone, etc. Los resultados del estudio muestran que esta protección consigue reducir las tasas de reincidencia de las mujeres, pero no las de los hombres, que se mantienen inalteradas.

El salario mínimo puede servir como un salario de eficiencia que proporciona un bien público en forma de criminalidad reducida

Esto significa que los hombres no encuentran un incentivo suficiente en este complemento salarial para salir de la delincuencia y optan por seguir en ella en la misma proporción en la que lo harían si no existiese tal ayuda. Sin embargo, existe un efecto positivo de estas ayudas y es que no aumentan el riesgo de desempleo, como sí provoca el SMI si la subida es excesiva.

[El drama de los salarios está en el empleo a tiempo parcial: el 80% no llega a 1.000 euros]

"Nuestro estudio muestra la posibilidad de conseguir beneficios de segunda ronda significativos con políticas salariales amplias", explican los autores, "el salario mínimo puede servir como un salario de eficiencia que, si bien se sitúa por encima del equilibrio del mercado para los presos liberados, proporciona un bien público en forma de actividad delictiva reducida".

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios