italia es una cuestión fiscal

El BCE mantiene su hoja de ruta pese a Italia: las compras acabarán en diciembre

Los tipos de interés se mantendrán en esos niveles "hasta al menos durante el verano de 2019", según ha vuelto a subrayar la autoridad monetaria

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi. (Reuters)
El presidente del BCE, Mario Draghi. (Reuters)

El Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido el tipo de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación en el 0%, mientras que la tasa de la facilidad de depósito continuará en el -0,40% y la de la facilidad de préstamo en el 0,25%. El precio del dinero se mantendrá en esos niveles "hasta al menos durante el verano de 2019", según ha vuelto a subrayar la autoridad monetaria. El programa de compra de deuda, a su vez, continuará su curso hasta diciembre.

La noticia no supone ninguna sorpresa, ya que entra dentro de lo esperado —lo que se anticipaba con ansias era el pronunciamento del presidente del BCE, Mario Draghi, respecto a la situación de su país natal, Italia—. Ante la pregunta, este ha mantenido la compostura: "Italia es una cuestión fiscal" y no altera el punto de vista del banco central. "No tengo una bola de cristal", ha zanjado el presidente, "No es nuestro trabajo. Es una cuestión fiscal y el papel del banco central no es el de mediador". Sin embargo, Draghi considera, que es bueno que el país transalpino esté negociando con Bruselas y confía "en que se alcanzará un acuerdo".

En este sentido, el presidente del BCE ha señalado que la entidad dispone del programa OMT, la herramienta específica para abordar la situación de países específicos en dificultades, pero que conlleva el sometimiento a un programa de reformas del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

"El programa OMT está sujeto a un plan del MEDE. Nuestro mandato es alcanzar la estabilidad de precios, no financiar déficits fiscales", ha apuntando Draghi en referencia a esta herramienta creada como respuesta a su promesa de 2012 de hacer todo lo que hiciera falta para preservar el euro, aunque finalmente nunca llegara a usarse.

Asimismo, Draghi ha recomendado a Roma que si realmente están preocupados por el repunte de los diferenciales de la deuda italiana en los mercados, donde se han acercado incluso a los de Grecia, deberían "rebajar el tono y no cuestionar la existencia del euro, así como aplicar políticas que lleven a la reducción del diferencial".

Respecto a los últimos datos macroeconómicos, Draghi ha admitido que "sí, el crecimiento es menor; sí las cifras son más débiles, pero ¿es esto suficiente como para hacernos cambiar el escenario de referencia? La respuesta es que no". Por lo tanto, el BCE mantendrá el ritmo previsto del programa de compras de activos. En este sentido, la entidad comprará un volumen 15.000 millones de euros al mes, que mantendrá hasta diciembre, cuando terminarán, según han recalcado.

"Los riesgos que rodean las perspectivas de crecimiento para la zona euro pueden todavía considerarse bajo control, pero al mismo tiempo, los riesgos relacionados al proteccionismo, la vulnerabilidad de los mercados emergentes y la volatilidad de los mercados financieros continúan siendo prominentes", ha comentado el presidente del BCE. "En base de los actuales futuros del precio del petróleo, los ritmos de inflación general anuales deberían rondar el actual nivel durante los próximos meses".

Las conclusiones del BCE tras la reunión

"El Consejo de Gobierno cotinuará realizado compras netas de activos al ritmo de 15.000 millones al mes hasta el fin de diciembre de 2018. El Consejo de Gobierno prevé que, siempre que los nuevos datos confirmen las perspectivas de inflación a medio plazo, las compras netas cesen a partir de entonces", ha explicado el BCE en el comunicado.

Además, ha añadido que el BCE planea "reinvertir" la mayoría de la deuda que vaya venciendo durante un "período prolongado" tras el final de las compras netas de activos, especificando que será "durante el tiempo que sea necesario" para "mantener" las condiciones de liquidez y un "amplío grado" de acomodación monetaria.

El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro registró una expansión anual del 2,1% en el segundo trimestre de 2018, según los últimos datos de Eurostat. En su reunión de junio, el BCE rebajó al 2,1%, desde el 2,4% anterior, el pronóstico de crecimiento para 2018.

Por otro lado, la tasa de inflación interanual de la zona euro se situó el pasado mes de septiembre en el 2,1%, frente al 2% del mes anterior, rebasando el objetivo de estabilidad de la autoridad monetaria.

No obstante, la tasa de inflación subyacente en los países que han adoptado el euro como moneda común, que es resultado de excluir del cálculo la evolución de la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco, se relajó en septiembre hasta el 0,9% en tasa interanual, la misma cifra registrada en el mes anterior.

Con respecto al desempleo, la tasa de agosto, la última disponible, se mantuvo estable en el mínimo desde noviembre de 2008 al situarse en el 8,1%, un punto porcentual menos que hace un año, según los datos ofrecidos por Eurostat. El próximo encuentro del Consejo de Gobierno del organismo responsable de la política monetaria de la zona euro se celebrará el 13 de diciembre.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios