Primera reunión de la 'era Sánchez'

El nuevo Gobierno urge al Pacto de Toledo a recuperar poder adquisitivo de las pensiones

El PSOE reiterará la necesidad de volver al IPC para la revalorización anual de las pensiones. En paralelo, impulsará el diálogo con los agentes sociales que lleva más de un año congelado

Foto: La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. (EFE)
La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. (EFE)

Las pensiones es uno de los temas más calientes que tiene que abordar el Gobierno de Pedro Sánchez en las próximas semanas. La Comisión del Pacto de Toledo retoma este martes su calendario de reuniones que llevaba paralizado desde que comenzó la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso. La nueva ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, no quiere desaprovechar la oportunidad para conseguir una gran mayoría en el Congreso que respalde la recuperación del IPC para la revalorización de las pensiones.

Este es uno de los discursos que más ha repetido el PSOE como líder de la oposición y ahora no quiere desentenderse de sus responsabilidades como Gobierno. Por este motivo, los socialistas insistirán en la Comisión que los pensionistas no pueden perder poder adquisitivo. “El equilibrio financiero del Sistema de la Seguridad Social tiene que estar garantizado, pero no lo haremos sacrificando el poder adquisitivo de las pensiones”, explica Mercé Perea, portavoz del PSOE en el Pacto de Toledo.

Los socialistas confían en la mayoría parlamentaria generada para la moción de censura contra Mariano Rajoy para renovar las recomendaciones del Pacto de Toledo. Todas las formaciones, desde el PNV hasta el PDeCAT pasando por Podemos, consideran que es fundamental derogar al índice de revalorización de las pensiones (IRP) y recuperar el poder adquisitivo. Es por ese motivo que los socialistas intentarán que las negociaciones se centren en superar la segunda recomendación, que es la que trata de la suficiencia de las pensiones.

[El Gobierno seguirá vigilando las cuentas de Cataluña tras levantar el control de los pagos]

Además de la derogación del IRP, queda en el aire el factor de sostenibilidad. El PSOE también criticó duramente este instrumento por el cual se reduce la pensión inicial de los jubilados para adecuarla a su esperanza de vida. Los socialistas quieren derogar el factor tal y como está concebido en la actualidad, pero no descartan que se pueda introducir otro tipo de instrumento para adaptarse al envejecimiento de la población. De hecho, en la reforma de las pensiones del año 2011, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ya introdujo la idea de establecer una herramienta para limitar la tasa de sustitución, pero no llegó a concretarse su diseño.

El equilibrio financiero de la Seguridad Social tiene que estar garantizado, pero no lo haremos sacrificando el poder adquisitivo

El punto de partida para el Ministerio de Trabajo es recuperar las pensiones públicas como las dejó Zapatero y no ve con malos ojos estudiar algún otro factor que aporte sostenibilidad. Pero en ningún caso aplicar el que introdujo el Partido Popular en el año 2013 con su mayoría absoluta. Ahora, el ministerio será el encargado de elaborar un instrumento de sostenibilidad que no afecte a la suficiencia del sistema ni a su contributividad.

[El acuerdo PP-PNV para subir las pensiones ya no garantiza el poder adquisitivo]

Las negociaciones no serán fáciles, ya que el PP controla la presidencia de la Comisión del Pacto de Toledo con Celia Villalobos y es el partido con más diputados. Sin embargo, cuenta con el apoyo de la mayor parte de grupos políticos, que consideran que es el momento de eliminar la reforma de 2013. El acuerdo no estaba lejos hasta que comenzó el debate de los Presupuestos y se paralizaron las negociaciones. Ahora tendrá que ser la nueva ministra quien se encargue de construir un gran acuerdo para lanzar esta reforma, que es una de las más urgentes que tiene el Ejecutivo sobre la mesa.

Impulsar el diálogo social

El ministerio también quiere recuperar el diálogo social para impulsar la reforma. El Ejecutivo de Rajoy bloqueó la Mesa de pensiones con sindicatos y patronal hace más de un año, lo que frenó todavía más cualquier avance. Trabajo quiere recuperar una relación fluida con los agentes sociales, por lo que convocará a los representantes de los trabajadores y las empresas en los próximos días.

El Gobierno quiere dar su primer guiño al diálogo social en el Pacto de Toledo. Su intención es dejar abierto el cálculo de la revalorización de las pensiones a la aportación que hagan las dos partes. Eso sí, siempre que no implique la pérdida de poder adquisitivo. De esta forma, la segunda recomendación del Pacto quedaría redactada de forma similar a la actual, que lleva vigente desde el año 2009. Con ese punto de partida, sindicatos y patronal podrán establecer indicadores alternativos que complementen al IPC, como puede ser la evolución del PIB, los salarios o la productividad.

El PSOE quiere centrar la negociación del Pacto de Toledo en la suficiencia de las pensiones y no pasar a otros temas hasta que no esté garantizada

Con este gesto, el ministerio quiere impulsar, de forma paralela, la negociación en la Mesa de pensiones e involucrar a sindicatos y patronal. Al fin y al cabo, las recomendaciones del Pacto de Toledo marcan las líneas generales de la futura reforma, pero los detalles se negociarán con los agentes sociales. Los sindicatos esperan con optimismo la llamada de Valerio para comenzar las conversaciones. Fuentes de CCOO explican que “la música suena bien, pero que hay que ver lo que dice la letra” antes de celebrar nada. En cualquier caso, descongelar la Mesa de pensiones que lleva desde febrero de 2017 sin ningún avance es una gran noticia para los sindicatos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios