Mano derecha de Sánchez para las pensiones

Valerio, una funcionaria de la Seguridad Social para reformar las pensiones

Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en la Junta de Castilla-La Mancha, ocupando varias consejerías. Actualmente, se había reincorporado a su puesto de funcionaria en Guadalajara

Foto: Magdalena Valerio será la nueva ministra de Trabajo. (EFE)
Magdalena Valerio será la nueva ministra de Trabajo. (EFE)

Magdalena Valerio (Torremocha, 1959) se ha ganado a pulso su presencia en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. Tras su victoria en las primarias frente a Susana Díaz, Sánchez confió a Valerio la negociación de la reforma con más calado social que hay sobre la mesa, la de las pensiones. Fue ella quien lideró la oposición al Gobierno para conseguir indexar las prestaciones al IPC y mantener la suficiencia del sistema desde su puesto de secretaria ejecutiva de Seguridad Social y Pacto de Toledo. Este puesto lo compaginó con su cargo de funcionaria de la Seguridad Social en Guadalajara. Un ritmo de trabajo que la obligaba a permanecer en su centro de trabajo durante el día y a trabajar con la ejecutiva del PSOE por las tardes.

No pocas veces terminaba de elaborar los documentos para el partido en el autobús de vuelta a Guadalajara a última hora del día. Un esfuerzo que hoy ha sido recompensado por Sánchez con la cartera de Trabajo y Seguridad Social. Pero el nuevo presidente del Gobierno no solo valora su dedicación al partido, también su profundo conocimiento del sistema de la Seguridad Social. Pocas como ella conocen el sistema, y no solo a nivel gubernamental, también a nivel ejecutivo, desde su puesto como funcionaria. Es respetada hasta en las filas del Partido Popular, donde reconocen que es una de las personas que "mejor se saben los temas". Este prestigio profesional será clave para impulsar la gran reforma que tiene pendiente España.

Valerio destaca por su talante en el trabajo. Quienes han tenido que negociar con ella reconocen que intenta buscar la distensión y los puntos en común. De esta forma, su nombramiento va en línea con el resto de ministros, con un perfil técnico y moderado, para buscar amplios consensos en el Congreso. En los últimos años, ha trabajado codo con codo con Mercè Perea, diputada del PSC y portavoz del Grupo Socialista en el Pacto de Toledo, lo que anticipa que también tendrá un papel muy destacado en esta nueva etapa del PSOE.

[El acuerdo PP-PNV para subir las pensiones ya no garantiza el poder adquisitivo]

Se licenció en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y posteriormente se sacó el puesto de funcionaria del Cuerpo de Gestión de la Seguridad Social. En el año 1999 dio el salto a la política en el Ayuntamiento de Guadalajara como concejala y portavoz del Grupo Municipal Socialista, donde permaneció hasta 2005. Ese año pasó a la Junta de Castilla-La Mancha como consejera de Trabajo y Empleo. En los años siguientes, también ocuparía las consejerías de Turismo y Artesanía y de Justicia y Administraciones Públicas.

No pocas veces terminaba de elaborar los documentos para el partido en el autobús de vuelta a Guadalajara a última hora del día

En el año 2011, dio el salto a la política nacional como diputada de la X legislatura. Sin embargo, en esa época, Valerio vivió alguno de los años más duros de su vida, cuando le diagnosticaron cáncer de mama en 2014. Su obstinación y capacidad de trabajo le permitieron recuperarse de la enfermedad y volver con fuerzas renovadas al Congreso. Rápidamente, se convirtió en uno de los principales apoyos de Sánchez en su primera etapa como secretario general del PSOE, quien la nombró portavoz adjunta del Grupo Socialista en el Congreso y portavoz adjunta en el Pacto de Toledo. Con las elecciones generales de 2016, Valerio se quedó fuera del Congreso y optó por recuperar su puesto de funcionaria, que ha desempeñado hasta hoy.

Magdalena Valerio, durante su etapa como diputada en el Congreso. (EFE)
Magdalena Valerio, durante su etapa como diputada en el Congreso. (EFE)

Valerio será la encargada de impulsar una de las reformas más complicadas que tiene España por delante por su calado social, la de las pensiones. Ella lideró la oposición al Gobierno contra el índice de revalorización y el factor de sostenibilidad. No tendrá fácil alcanzar consensos en el Pacto de Toledo, que lleva más de un año de trabajo y no ha conseguido ningún avance. Además, en sus manos está también recuperar el diálogo social con los sindicatos y la patronal sobre la reforma del sistema, que lleva bloqueada más de un año. Además de garantizar la suficiencia de las pensiones y el poder adquisitivo de los mayores, Valerio tendrá que gestionar el enorme déficit de la Seguridad Social, que supera los 15.000 millones de euros anuales.

Además de las pensiones, Valerio tendrá que gestionar la gran 'patata caliente' de su ministerio, la reforma laboral del Partido Popular. Los socialistas han repetido en innumerables ocasiones que quieren derogarla y volver a la legislación anterior, pero las empresas consideran que esta es la obra más importante del Gobierno de Mariano Rajoy. A estas alturas, eliminar los cambios que introdujeron los populares no es sencillo, pero Podemos ya está presionando para la derogación completa. También los sindicatos lo han pedido. En este contexto, Valerio lo tiene muy complicado para poder ponerse de perfil con este tema y dejar correr el tiempo para evitar abordar la reforma. Al menos, intentarlo. Sin duda, es uno de los mayores retos del nuevo Ejecutivo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios