Autónomos: Sindicatos y autónomos estallan contra la subvención de la tarifa plana a Deliveroo. Noticias de Economía
Piden que se limite únicamente a los emprendedores

Sindicatos y autónomos estallan contra la 'subvención' de la tarifa plana a Deliveroo

Denuncian que esta bonificación sirve para que las plataformas digitales sigan tirando los precios del trabajo y exigen al Gobierno que limite el uso de esta ayuda a los emprendedores

Foto: Un 'rider' de Deliveroo en París. (Reuters)
Un 'rider' de Deliveroo en París. (Reuters)

El 'boom' de las plataformas digitales ha dado una estocada a las tradicionales relaciones laborales en las empresas. La irrupción de compañías como Deliveroo, Glovo o Uber bordea lo legal y tendrán que ser los tribunales quienes determinen si están empleando falsos autónomos. Hasta que se produzca una sentencia firme, estas compañías seguirán operando con su modelo de negocio de recortar los precios de la mano de obra. En España han encontrado una gran ayuda, las tarifas planas a los nuevos autónomos, que permiten seguir rebajando el coste del trabajo y mejorando los márgenes de las compañías.

Tanto los sindicatos como las asociaciones de autónomos han terminado por estallar contra esta bonificación que, en definitiva, supone “subvencionar” el negocio de estas compañías. “Estamos subvencionando el reparto de comida a domicilio o el transporte de personas”, denuncia Pepe Álvarez, secretario general de UGT, “además cargándolo sobre la Seguridad Social”.

La tarifa plana permite a los nuevos autónomos cotizar durante un año 50 euros mensuales a la Seguridad Social por la base mínima y aplica una reducción del 50% el siguiente medio año. Estas ayudas permiten rebajar notablemente los costes laborales y hace que sea rentable trabajar para estas plataformas. De hecho, muchos de ellos, cuando agotan las tarifas planas, dejan de trabajar. “El trabajo en estas plataformas tiene sentido cuando tienes la tarifa plana, pero cuando hay que pagar la tarifa normal no merece la pena porque las rentas que se pueden obtener son muy bajas”, explica Carlos Gutiérrez, secretario de Juventud y Nuevas Realidades de Trabajo de CCOO. "En Glovo tienen hasta calculado que los 'riders' duran como máximo dos años, por eso han metido hasta bonus si llevan a personas que fichen como repartidores", explica Rubén Ranz, coordinador de 'Tu respuesta sindical', la web de UGT que atiende a los trabajadores de plataformas digitales.

[Los autónomos estallan contra Amazon: "Esto es esclavismo"]

Tanto CCOO como UGT denuncian que esta relación de trabajo por cuenta ajena oculta en realidad la figura del falso autónomo. En su opinión, deberían ser contratados como trabajadores por cuenta ajena y cotizar en el régimen general como hace el resto de las empresas. Sin embargo, como medida urgente, piden al Gobierno que controle las tarifas planas para que se apliquen solo a los emprendedores. “Las tarifas planas tienen que ir con cargo a los Presupuestos Generales del Estado y hay que controlar a quién van dirigidas”, remarca Álvarez.

El trabajo en estas plataformas tiene sentido cuando tienes la tarifa plana, pero cuando hay que pagar la normal, no merece la pena

Si Deliveroo y Glovo se quedan sin 'riders' porque el margen que sacan los autónomos es tan bajo que no les da para pagar su cotización a la Seguridad Social, las compañías se verán obligadas a mejorar sus tarifas. Más si se tiene en cuenta el modelo de negocio que venden estas compañías, que es el de ofrecer una 'renta complementaria' a determinados perfiles de personas que no están activas. Una renta complementaria en ningún caso daría para pagar una cotización a la Seguridad Social.

Un agujero para la Seguridad Social

Para los autónomos que trabajan en estas plataformas podría parecer negativo que perdiesen las tarifas planas, pero sería el mal menor. Lo importante es que tengan una retribución y unos derechos equiparables al resto de trabajadores. El secretario general de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), Eduardo Abad, advierte de que este sistema de tarifa plana está “poniendo en bandeja” un sistema que hunde la retribución de la mano de obra.

“La tarifa plana favorece a estas empresas que contratan autónomos sin asegurar su viabilidad económica, lo que termina por fomentar la precariedad en el sistema”, lamenta Abad. En definitiva, empobrece más a los autónomos, por lo que lejos de suponer una ayuda, genera un incentivo perverso, en su opinión.

Aunque la Seguridad Social no ofrece datos de cuántos autónomos de los que trabajan para estas plataformas se benefician de las tarifas planas, hay vías para conseguir una información aproximada. El mejor ejemplo está en la alta rotación de autónomos dados de alta en la Seguridad Social, lo que refleja que no son emprendedores con un negocio, sino personas que entran y salen del sistema por otros motivos.

[La Seguridad Social empieza a endeudarse para abonar las pensiones]

El número de altas al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) acumuladas hasta noviembre de 2017 se quedó en el entorno de las 635.000, mientras que las bajas de actividad se situaron en 620.000. Tal nivel de entradas y salidas es extraordinario y no responde al comportamiento habitual de los emprendedores. La mayor parte de las altas están acogidas a las tarifas planas, por lo que la recaudación que consigue la Seguridad Social y el Estado es muy baja, pero sirve para acumular años de cotización de cara a la futura pensión.

La tarifa plana que tendría que ayudar a estos autónomos termina por fomentar la precariedad en el sector

“Los más optimistas apuntaban a que los afiliados al RETA aumentarían en unos 60.000 gracias a la tarifa plana”, explica Abad, pero la realidad es que apenas se han incorporado 15.000 afiliados netos. Una buena parte de la rotación responde precisamente a autónomos que trabajan para este tipo de plataformas y que utilizan las tarifas planas para que su trabajo sea rentable.

“Sin duda estas medidas, que son bienintencionadas, necesitan una revisión en profundidad, además de analizar el retorno de la tremenda inversión realizada por las administraciones, que al final es una inversión hecha por todos nosotros”, remarca Abad. El coste de las tarifas planas para la Seguridad Social supone más de 1.500 millones de euros anuales, lo que contribuye a aumentar el enorme déficit del sistema.

[El Tesoro prestará a la Seguridad Social 15.000 millones para pagar las pensiones]

En esta ocasión, sindicatos y autónomos reman en la misma dirección para que el Gobierno reserve las tarifas planas para los emprendedores, en lugar de aplicarlas a todos los trabajadores por cuenta propia. Así se conseguirían mejorar las cuentas de la Seguridad Social y también elevar los precios de la mano de obra. “Lo que no podemos es seguir subvencionando a estas plataformas”, sentencia Álvarez.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios